""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

domingo, 26 de marzo de 2017

La hermana ( Monólogo dramático)



(Es un poco largo. No mucho, pero algo. Si no os apetece leerlo pasad. Si queréis comentar podéis bajar y poner: "Hay que joderse...")

(Fondo negro. A la izquierda del escenario  una actriz de unos setenta años se balancea en una mecedora con la mirada perdida. Está vestida y peinada con esmero pero con cierta austeridad, viste una blusa blanca mate con lazada, una servilleta atada al cuello a modo de babero y una falda como de andar por casa de color indefinido. Aprieta contra su regazo una fotografía. A su lado, la hermana, una mujer de similar edad, elegantemente vestida, peinada y maquillada, en pie, sujeta un plato y una cuchara. Detrás, una mesita  supletoria de jardín.  Ambas se mantienen inertes con la mirada perdida mientras el público se sienta.)

Hermana:

(Intentando meter una cucharada del puré en la boca de Rose).
No sé en qué momento normalizamos esta atrocidad. A decir verdad prefiero no pararme a pensarlo. (Se incorpora). O detienes la mecedora ya o te llevo adentro y no te saco en lo que queda de día. (La mecedora se detiene y Rose abre la boca mecánicamente sin dejar de mirar al vacío. Da un manotazo y la cuchara salta por los aires ensuciándole el pelo). Ya está. Ya lo has hecho otra vez. ¡Maldita seas!

(Deja el plato sobre la mesita, coge un paño y le frota los mechones de pelo sucios con suavidad).
Ay, el tiempo. Se te enredó en la aspereza de esos rizos. Cada hora transcurrida desde entonces trenzada en estas canas tuyas, tan blancas…, demasiado para tu edad. ¿Lo hiciste adrede, verdad? Confiésaselo a tu hermana. Saltaste cincuenta años hacia adelante, te escaqueaste de todo. Fuiste  más lista que yo…

(Deja el paño, coge el plato y se dispone a darle el puré pero vuelve a dejarlo sobre la mesita).
Anda, dame esa foto, suéltala. (Rose  reacciona, se encoge tratando de proteger la fotografía). ¡Dame la maldita foto, los vas a manchar! (Rose, con la mirada siempre perdida, emite un chillido como de animal herido).

Tranquila, cielo, tranquila, no te la quito, tranquila. (La acaricia). Es solo que no queremos mancharlos, ¿verdad? (Rose se calma poco a poco), las dos les queremos mucho, no es cierto, ¿mi niña?  (Como si nada hubiera pasado Rose sigue balanceándose. La hermana trata a duras penas de darle el puré).

¿Los recuerdas aún? ¿Viven ellos tras esos ojos tuyos? ¿Es ahí donde vives? ¿Con ellos? ¿Y yo? ¿Por qué me has dejado aquí sola? Enséñamelos, anda, cielo…
(Mecánicamente Rose separa la fotografía de su vientre, sin mirarla,  y la deja a la vista de su hermana).
¿Quiénes son, Rose? Dime sus nombres… venga, dime algo, ¿Qué recuerdas?... Vamos, habla… (Pausa) ¡Dime algo, Rose! ¡Maldita sea, dime algo!  ¡Cerda egoísta! ¡Eso es lo que eres, una maldita cerda egoísta!

(Deja el plato sobre la mesita). Debería dejarte morir de hambre… Qué más quisieras tú, ¿verdad, querida? No te liberaré Rose, no te hagas ilusiones, debes cumplir con  tu parte: eres la presencia irritante que me mantiene en vida… (Pausa. Desplazándose al centro del escenario) En vida… VIDA…(Suspira) ¿Estamos vivas, Rose? ¿Estamos vivas?

 (Cenital.  La hermana   habla al público).
Oh, Rose, cómo lo amaba, tú jamás sentiste algo así, no estaba en tu naturaleza. Tu amor era aburrido, Rose, repugnantemente impecable.  Intenté una y mil veces borrarle de mi mente. Pero, créeme,  me fue imposible, yo no era yo, era mil brasas ardientes de deseo.

Al principio me resultó fácil, cuando éramos solo tú y yo y Jack y la pequeña Jenny. Me bastaba  fantasear con su amor. El modo en que me miraba me colmaba. Arrebatártelo en mis sueños, con eso me conformaba.

Hasta el día en que lo descubrí y  me di cuenta de que no nos amaba a ninguna de las dos. Cualquier mujer inteligente se habría dado cuenta menos tú, Rose. Aparcaba el coche frente a la casa cada día,  transcurrían las horas y él no venía. Los celos me destrozaban, sin embargo tú, la esposa confiada, nunca maliciaste nada. Ni siquiera cuando él te decía que se había parado a consolar a Betty Smith de su dolorosísimo divorcio. (Se gira hacia su hermana y grita). ¡¿Cómo fuiste tan idiota, Rose?! (Avanza hacia ella. Se ilumina la parte izquierda del escenario. Rose, sigue balanceándose abrazada a su foto).  Siempre fui más avezada que tú. Tendría que haberse casado conmigo. Le hubiera hecho feliz, no la hubiera necesitado a ella (Se tapa la cara y llora. Mira a su hermana con rabia). ¡Ni siquiera se escondían, Rose! ¡Idiota! ¡Tuve que arrastrarte engañada, pegar tu estúpida nariz a aquella ventana para que abrieras los ojos de una jodida vez! ¡Para que sufrieras en tu  carne muerta lo que yo sufría cada noche viéndoles retozar desnudos sin siquiera tomar la precaución de correr las cortinas, Rose, así de tonta te hacían! ¡Así de idiota eres, Rose!

(Más calmada) Recuerdo el alivio que sentí esa noche,  cuando pensé que por fin lo había destrozado todo: a ti, a Jack, a Betty, a mí misma. Un gran estallido, una gran bomba de mierda saltando por los aires. Por fin pude dormir, me dormí como una niña escuchando vuestros gritos.

Pero tú, idiota, tuviste que perdonarle ¿Cómo se puede ser tan débil, eh, Rose? (Empuja la mecedora una y otra vez). ¡Nos jodiste la vida!

Por el bien de Jenny, dijiste. ¡Dos años,  tenía dos años! ¡No se enteraba de nada!  Jenny sería feliz ahora, todos seríamos felices si le hubieras dejado ir. ¡Con tu silencio causaste un jodido desastre, Rose!

(Vuelve al centro del escenario. Rose queda en penumbra. Más serena, habla al público).
Veo esa maldita escena ante mis ojos cada día. Aquel rayo de sol cegándome los ojos. Mi mano a modo de visera (hace los gestos). Jenny riendo ahí delante, justo tras esa cancela. El sonido de la puerta del coche de Jack al cerrarse. Corro para no perderme ni un segundo  de su llegada. Por fin le veo. La piel tostada de su rostro. La camisa  tan blanca. Su sonrisa iluminada corriendo a besar la de Jenny.  Oigo la vocecita de Jenny gritando papá. La voz rotunda y viril de Jack exclamando “hijita”. Y entonces, como un trueno subiendo del mismísimo infierno, aquel ruido infame: el rugido de satanás saliendo de un tubo de escape. El rostro altivo de  Betty,  erguida y majestuosa al volante de su Ford. ¡¡Dios mío, no, no, no!!!!  (Va hacia Rose) ¡Cada maldito día les veo volar por los aires, Rose!!  ¡El cuerpecito de Jenny! ¡La camisa ensangrentada de Jack! (Patea la silla de ruedas) ¡¿Me oyes, maldita cobarde??!!  ¡Despierta, maldita,  despierta! ¡No me dejes con la culpa, Rose! ¡No me dejes con la jodida culpa! ¡Idiota, Rose! ¡Estúpida, Rose! ¡¿De qué huyes?! ¡¿No ves que ya estamos muertas?! (Exhausta cae a los pies de Rose y solloza acariciándole las manos):

¿Estamos muertas, Rose? ¿¿Es esto el infierno??  (Rose, con la mirada perdida,  acaricia la cabeza de su hermana).

                                                                TELÓN.
                                                                 
                                                               ©2017
                                                                      





65 comentarios:

Celia Segui dijo...

Hay que joderse... 1

(El siguiente tiene que poner: Hay que joderse...2 y así todos...)

Celia Segui dijo...

:P :P :P

lopillas dijo...

hay que joderse 2 jajjajaja
Has conseguido captar mi atención absolutamente y trasladarme a un teatro, buenísimo. Me ha encantado, de veras.
Enhorabuena linda

palomamzs dijo...

Hay que joderse 3
Me lo he leído y dos veces porque a la primera no lo había pillado bien.
Muy bueno, Celia. Tú podrías hacer este monólogo, lo harías genial.
"Se te enredó el tiempo en la aspereza de los rizos", esa frase me ha encantado.
Besos

X dijo...


No sé si hay que joderse (aunque si hay que ir, se va)... pero ellás sí están muy jodidas... mucho.
Es duro, desgarrador...
Y no se hace largo... para nada.
Bien hilado.

Un beso y un cálido abrazo!

unjubilado dijo...

Hay que joderse... 5

Repito con enlace "Hay que joderse... 5"
Besos

Celia Segui dijo...

Hay que joderse...6
Jubi, estás en todo.
X, un punto menos :P
Besos.

El collar de Hampstead dijo...

Hay que joderse...7

No se me ha hecho largo,es una historia interesante y...estremecedora.
Estoy con Paloma en que tú la representarías muy bien en un escenario.
; )

Un beso,artista.

chema dijo...

lo he leído dos veces para enterarme bien. una historia trágica muy bien contada, y que seguramente tú entonarías a la perfección. ya recuerdo que en una ocasión compartiste aquí una grabación de un monólogo declamado por ti.
besos, celia!

Marigem Saldelapuro dijo...

Hay que joderse 8
Conste que me lo he leído del tirón y me ha encantado. Uffff, he sufrido, pero me ha enganchado.
Besos y qué bien escribes.

Kristalle dijo...

Muchas gracias por pasarte, hay que joderse 9 jaja

Macondo dijo...

Hay que joderse 10.
Y tan dramático. Enganchado de principio a fin me has tenido. ¿Cómo no iba a leerlo?
Besos.

sergio Gomez dijo...

Me encantó joderme, la verdad me supo a poco me quedé con ganas, espero más felicidades

Chaly Vera dijo...

Hay que joderse 13 y no dejar de joder

Besos

Conxita Casamitjana dijo...

Hay que joderse 14...
Aplausos Celia, he podido visualizar perfectamente la escena, terriblemente dramática con esas dos mujeres pilladas por el mismo hombre y su vida después de él.
Por un momento he pensado que era alguna obra de teatro en la que participaste y que me encantaría ver.
Muy bueno.
Besos

Hola, me llamo Julio David dijo...

Hay que joderse 15. ¿15, cierto? Jaja

Pues pobres hermanas, viviendo en soledad y remordimiento (al parecer una más que la otra, eso sí).

Saludos y saludes!

TORO SALVAJE dijo...

Porqué he de poner eso?

No quiero.
Yo soy un rebelde.

Flipo con los actores... mientras lo leía he pensado en que hay que aprenderse eso de memoria... y si te lo aprendes... todavía los nervios de que no se te olvide nada... ufffffff, yo no hubiera podido ser actor... se me hubiera comido el estrés.

Besos.

Celia Segui dijo...

Rebelde del copón :P

Es fácil aprenderse una obra de teatro, no hay que memorizar como un idiota, hay que interiorizar, si vives lo que dices al final te sabes cada coma...
Bueno, a mí me resulta facilísimo. Antes me podía aprender tres folios en diez minutos más o menos. Es práctica.
BEsos y gracias a todos.

Ambar dijo...

Yo tampoco pongo eso. Soy rebelde, como Toro. Me ha gustado mucho Celia, consigues que tener al espectador enganchado hasta llegar al climax final.
Digo espectador porque realmente así me sentía porque estaba visualizando la puesta en escena.
Un monologo lleno de matices para el lucimiento de una actriz.
Besos

TORO SALVAJE dijo...

Tres folios en blanco, verdad?

:P

Celia Segui dijo...

Jajajaja, es cierto, capullo :P

Celia Segui dijo...

Puntualizo: no era una monólogo, era un guión. Lo hice para Jesús Hermida :P

Enrique Tarragó Freixes dijo...

"Hay que joderse", que bien escribes Celia, es como si pintaras ... "aquel ruido infame: el rugido de satanás saliendo de un tubo de escape"
Un abrazo de fin de semana, último y bendito minuto de un bendito día

maria francisca belmonte mondejar dijo...

Madre mía, que drama, la verdad es que la hermana no me ha caído nada bien, está histérica, de pronto acaricia a su hermana, como le grita y la insulta.
Ros tiene todo el derecho de estar catatónica, es su marido y su hija, los que ha perdido. Su hermana solo a perdido humo , nada más.
Un besazo guapa!!!

maria francisca belmonte mondejar dijo...

Ahhhh!!!! Hay que joder. Noooooooo hay que joderse!!!!

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Con permiso te tengo que pintar en mi apartada y nueva exposición de aristas con noticia ... https://etf1949.wordpress.com/2017/03/27/noticias-del-blog-de-celia-crnicas-de-una-espaola/
Un abrazo muy fuerte, artista

Tracy dijo...

Muy bien construido , aunque me ha dejado mal cuerpo esa relación entre esas hermanas.

Alfred dijo...

Hay que joderse...el que toque.
Me recuerda aquello de "Qué fue de Baby Jane"!!!
Muy bueno.
Besos.

Celia Segui dijo...

Mil gracias, Enrique.

Gracias a todos.
Besos.

José A. García dijo...

Cuanta desazón...

¿Para qué continuar?

Saludos,

J.

spanierinindenalpen dijo...

Hay que joderse 30. Creo.
Pues a mí no se me ha hecho largo, al revés!!! ¡Me ha encantado! Muy bien escrita y muy bien hilada para enganchar al lector / espectador. ¡Enhorabuena!

Milena dijo...

Muy buen guión, Celia, se te da genial, alucino... he visto la escena tal cual... tiene mucha miga esa historia de celos... esa hermana vive en el puro infierno...

Besos

Maite Lorenzo dijo...

¡Qué pasada!!1
Intrigada hasta el final.
Si lo has escrito tú, te felicito.
Me ha encantado el dramón.
Besos

Verónica dijo...

Jajaja no veas la que hay liada con el "Hay que joderse...", no se por qué número va.. así que..

Hay que joderse X..

Es genial el texto, me ha encantado.. Realmente me lo he imaginado representado en un teatro. Muy bueno, muy triste, muy desgarrador. Por desgracia es real, y hay gente muerta en vida.

Te felicito.

Feliz semana! Besos.

Carmen Silza dijo...

Me has tenido en ascuas hasta el final, los celos son un veneno y entre hermanos hace más nocivo.
Feliz comienzo de semana.
Bssss!

Amalia sanchez Escobar dijo...

Jajajaja

Hay que joderse 16 ??

Bueno. Un abrazo.
Tienes una encantadora imaginación.

Juli Gan dijo...

¡Hay que joderse! Esteee, ¿La tal Betty Smith en un arranque (NUnca mejor dicho) de ira se cepilló al padre/amante e hija de él? Pobre Rose, pobre hermana ¿Tula?, porque es como la tía Tula.

Mi Álter Ego dijo...

Hay que joderse... (no sé qué número y me da pereza contarlos). Jajajajaja. No, lo he leído. Prometo que lo he leído.
Vaya intrigas familiares. Y lo más fuerte es que cosas así suceden en la vida real. Besotes!!!

Amapola Azzul dijo...

Buena semana Celia. Y gracias por tus palabras de ánimo.
Un abrazo.
Me gustó la historia.

Mirella S. dijo...

Hay que joderse ¿40? Me encantó la historia (sí, soy truculenta) e imaginé perfectamente a las dos protagonistas en el escenario.
Felicitaciones, Celia.
Besotes.

Rosa dijo...

Terrible, muy buen relato, Celia.
Jajaja, como no sé el número, no lo pongo, jajaja ...

Un beso, Celia.

lavelablanca dijo...

¡Vaya, vaya, Celia, ya lo creo que lo he leído! La tensión de la escena puesta en un tiempo atrás.

Los amores de nuestra mente, de nuestro cuerpo. ¿Qué son? ¿Están hechos del mismo material de los sueños, que diría el inglés?

Besos.

Ignacio

sergio Gomez dijo...

a joderse 42 porque no lo le puse el numero pero como no voy a poner el que sigue, alguna ocasión te dire porq te si

Marijose Pérez dijo...

Un abrazo para Todos y su hermana.
Y el abrazo más grande para la artista

Marijose Pérez dijo...

Quise poner Rose

Rafa Hernández dijo...

Si las relaciones entre hermanos resulta jodida, por los motivos que sean, las malas relaciones entre hermanas son auténticos suplicios, porque a mala leche, las mujeres que son realmente bordes tienen mucho peor fondo que los hombres. Hay que joderse que diálogos más bien paridos, como sabes que decimos por aquí, o mal parido, según como lo uses.

Besos Celia.

Rosana Marti dijo...

Yo siempre quise tener una hermana, después de leer tu relato la verdad que resoplo. Una lástima que siendo hermanas se lleven así y tengas estos sentimientos tan malos. No concibo este sentir pero lo he visto en mis amistades y la verdad que están ahí.

Besos preciosa:)) Perdona mi retraso problemas de salud de un familiar en el hospital.

Blanca Lafarga dijo...

Yo, espero seguir leyendo para disfrutar. Y si la pones en escena en Valencia... voy a verte...

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Soy hija única y siempre añoré tener un hermano/a aunque me dice que no es un mundo idílico como yo imagino...Un beso

Holden dijo...

Nada de hay que joderse jajaja

Yo sí que lo he leído -claro está- y me ha molado mucho. Aunque habría preferido que la niñita tuviera mejor final, claro está.

ReltiH dijo...

HAY QUE TENER MUCHA CREATIVIDAD PARA ORGANIZAR UN RELATO ASÍ. EXCELENTE TAMBIÉN LA CONCLUSIÓN.
ABRAZOS

Piruli dijo...

Hay que joderse indefinido porque los demás no lo han cumplido y jolín no me apetece contar.
Me ha gustado mucho aunque qué duro... ¿Lo has escrito tú? Me gusta.
Besos

María Perlada dijo...

Pues ya no se por dónde llegáis con el hay que joderse jajaaja.

Mira que no lo había cogido al principio jajajaja.

Muy bueno, Celia.

Besos enormes.

Natalia dijo...

Que buen guión ;). ¿Lo has escrito tú? Me has transportado hasta allí y lo he visualizado todo a través de las letras. Me gustado muchísimo aunque triste ;(, gracias por compartirlo. Un besito guapa.

Mara dijo...

¡Qué maravilla de relato! Un poco largo dices, a mí se me ha hecho corto. ¡¡Plas, plas, plas! Besote.

Mara dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marijose Pérez dijo...

Eres malísima. Te quiero

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

No sé, al leerlo me ha recordado aquellas viejas pelis de Elia Kazan o Dougla Sirk...
Saludos.

karin rosenkranz dijo...

hay que joderse 20 o 30? he perdido la cuenta....un relato genial.

Estoy entre paginas dijo...

Hay que joderse taintantos?
Besotes..

Flor dijo...

Hay que joderse 61 ; con estas dos hermanas ; a mi me has tenido en vilo hasta el final ; me a gustado mucho , es una buena entrada ; besos de flor .

taty dijo...

Impecable el fondo y la forma. Si ese no es el infierno, pues creo que se le parece mucho!

Abrazos :)

Marina-Emer dijo...

Mira allá va ...¡¡¡hay que joderse!!!esto no son mis rosas...gracias Celia por tu visita ...te deseo feliz fin de semana...
besos

Lua Seomun dijo...

Hay que joderse... 62 (Jajaja no se si he hecho bien las cuentas, que yo nunca fui de números :D).

Jo Celia que arte tienes, has sido capaz de crear un monólogo inquietante. Desde luego lo has descrito todo de una forma, que podía imaginármelo por completo. Es triste e intenso. Me ha encantado.

Me hace tanta ilusión haberte conocido, amo el teatro tanto, aunque ya no forme parte de mi vida...

Besos preciosa :)

Marcos dijo...

Como guionista no tienes precio

Publicar un comentario