""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

domingo, 19 de marzo de 2017

El abuelo mágico ( Anécdotas)


En los años 70 no había autopistas y la Avenida de Alicante era paso obligatorio para todo vehículo que a través de la costa levantina se dirigiera hacia el sur.

Agarrados de la mano, mi abuelo mágico y yo habíamos dejado atrás la pronunciada curva que combaba la carretera al llegar al centro de la ciudad. El tráfico era escaso por aquellos tiempos y hacía un buen rato que no veíamos pasar  ningún coche. Repentinamente mi abuelo se detuvo y tiró de mi mano, metió la suya en el bolsillo de la chaqueta y sacó papel y boli. “Toma, niña, apunta lo que te voy a decir”.Levanté mi cara expectante y entusiasmada hacia él esperando que me transportara a uno de sus mundos mágicos una vez más. «Mira allá», dijo señalando la silenciosa curva al principio de la avenida. «Dentro de nada verás aparecer un coche por ahí. Apunta esta matrícula…»  Cuando acabé de escribirla permanecimos los dos quietos en silencio, la mirada fija en la curva, a la espera del milagro.  Enseguida escuchamos el ronroneo de un motor aún lejano. El coche dio la vuelta a la curva y fue agrandándose en nuestra retina a medida que se acercaba. «!Mira!», exclamó mi abuelo entusiasmado. V45206-A.  Los mismos números y letras que yo había garabateado. «¿Cómo lo haces, abuelito?», pregunté. «Soy un zahorí», contestó, como siempre que me contaba uno de sus milagros.

Ateo confeso  casado con una beata, mi abuelo mágico gustaba alardear de sus hazañas. De cómo enriqueció en tres ocasiones a sus amigos del pueblo soplándoles la quiniela que iba a salir esa semana.  Un catorce y dos plenos al quince. De la última fui yo testigo. Con una de ellas  compró un apartamento en la playa para toda la familia.

Una y otra vez le oí relatar como una noche sin luna le paró la guardia civil mientras conducía su motocicleta por  un camino de naranjos. «Baje de la moto, no lleva usted luz», le amonestaron los dos agentes. «Ustedes con carburan. Me ha alumbrado todo el camino. ¿Cómo si no hubiera llegado hasta aquí?» «Era verdad, la moto no tenía luz», me contaba, «pero yo la vi todo el camino».

Al llegar a la adolescencia me di cuenta de que había heredado sus poderes. En ocasiones yo podía predecir quién iba a aparecer por la esquina y cómo iba vestido. Lo decía en voz alta y la gente no me creía hasta que lo veían con sus propios ojos. Por la noche cerraba los ojos y en mis pensamientos volaba a la casa de alguna persona, cosa que solo podía hacer si me daban la dirección exacta aunque yo no supiera dónde estaba dicha calle. Mis amigas me hacían peticiones, yo me visualizaba entrando en la cabeza del chico  objeto de su interés  y le transmitía mentalmente  la petición de mi amiga, generalmente de tipo amoroso. Al día siguiente, en el Instituto, se cumplía.

Pasó el tiempo y no quise saber nada de los supuestos poderes, simplemente los olvidé y nunca más he querido siquiera intentarlo.

Mi niño-abuelo mágico olvidó su magia con los años y el sufrimiento. Tras sobrevivir milagrosamente a 17 infartos de miocardio murió a los 84 años «Se le ha hecho el corazón demasiado grande y ya no le cabía en el cuerpo», dijeron los médicos.

Nunca le cupo en el cuerpo, sobrevivió porque era mágico.


57 comentarios:

palomamzs dijo...

Qué bonito recuerdo de tu abuelo, Celia. Me ha gustado mucho y también la foto. Esa bebé tan risueña eres tú, claro.
Con poderes o sin ellos es una historia muy entrañable.
Muchos besos

Rosana Marti dijo...

Entrañable instante, añoranza del momento, cuando somos niños todo está lleno de magia. Yo aun la conservo. Besos preciosa!!

chema dijo...

qué bonita historia, a la par que sorprendente. la foto que has puesto, presumo que es de tu abuelo y tú.
no me extrañaría que hubieras heredado esos poderes, yo te veo una persona bastante mágica. :*
besos!!

TORO SALVAJE dijo...

Jo... me hubiera gustado conocer tu abuelo.
Debió ser una de esas personas que "ven" más que los demás.
Y se ve que tú lo heredaste.

Espero que no me "veas" contigo, jajajjajjja

Besos.

lopillas dijo...

Niña, los pelos de punta! Precioso homenaje y la foto simpatiquísima.
Besitos brujita

MATT dijo...

Qué precioso!. Un maravilloso abuelo mágico con el corazón demasiado grande, me ha encantado.
Un beso

Macondo dijo...

El corazón de los abuelos, de ambos géneros, bombea una gran parte de la humanidad que todavía circula por las venas de este planeta.
Besos.

Ambar dijo...

Algunos niños tienen la suerte de tener abuelos especiales. Abuelos que, cuando lo son, no han perdido todavía el corazón de la infancia y pueden resultar un compañero de juegos y de enseñanza extraordinario. Abuelos mágicos, como el tuyo.
Besos

TORO SALVAJE dijo...

Esa foto....

Jo...

Aprendemos con mamá dijo...

Qué abuelo tan especial

Erika Martin dijo...

Tu abuelo era especial ... y tu también.
La entrada de hoy es muy entrañable para recordarle.
Un abrazo

Maite Lorenzo dijo...

¡Oh, qué bonito lo que cuentas! Los abuelos son tan especiales... el mío lo era, y el abuelo de mis hijos también lo es.
Una foto muy entrañable, una niña- mágica.
Besos

José A. García dijo...

Ni lo uno ni lo otro, el problema era que los médicos no lo entendían.

Saludos,

J.

Ilduara dijo...

Maravillosa historia la que relatas. Los abuelos nos ayudan a entender el mundo de un modo armónico. Vivieron mucho y transmiten lo verdaderamente importante. Un niño sin abuelos está afectivamente castrado.

Un beso.

Conxita Casamitjana dijo...

Bonita historia Celia, muy tierna y una preciosa manera de homenajear a alguien tan querido.
Hay tantas cosas que no conocemos y pasan, ¿por qué no creer en la magia?
Un beso

El collar de Hampstead dijo...

Pero cómo has tardado tanto en contarnos esta historia?
Es chulísima!
Sin duda tu abuelo era mágico.
: )
Y esa foto es preciosa.Yo tengo también con mis abuelos,pero la más especial es la que les hice a ls dos juntos con mi hija Carmen recién nacida en brazos,la están mirando con una cara de felicidad...como la de tu abuelo en esa fotografía.Aysssss

Un besazo,Artista (y maga!)
; )

El collar de Hampstead dijo...

Estás monísima en la foto,qué linda...

Chaly Vera dijo...

Bonita historia

Besos

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

la palabra "mágico" tiene un candor especial...me gusto mucho

Marigem Saldelapuro dijo...

Ayyy preciosa foto, preciosa historia y precioso todo...me has traído muchos recuerdos, mi abuelo también era mágico.
Tus poderes son geniales, no los olvides.
Besos.

Mi Álter Ego dijo...

Wow, qué historia, Celia... Se nota que fue una persona muy especial. Un besote!!!

unjubilado dijo...

Una cuando menos inquietante historia. ¿Podría haber sido un sexto sentido?
Abrazos

Anónimo dijo...

Qué bien haber podido disfrutar de un abuelo así.

Besos.
Amapola Azzul.

Blanca Lafarga dijo...

Los abuelos hacemos el mundo grande.
Un besico.

Mirella S. dijo...

Hermosa historia y hermosa persona tu abuelo, alguien muy especial, evidentemente.
Me gustó mucho conocerlo a través de tus palabras y de la foto, que rebosa amor y ternura.
Besos, Celia.

Carmen Silza dijo...

Ufff!... 18 infartos, madre mía, que fuertes que son algunos abu.La verdad es que los abuelos son enternecedores, como dicen por ahí, hacen la vida mágica y más sabia. Me ha encantado esta historia,
Un placer siempre leerte, Celia.Besos!!!

Natalia dijo...

Que bonito ;), yo adoraba a mi abuelo también. Entrañable historia, tanto como la foto ;). un besito guapa.

lavelablanca dijo...

Me dejas impresionado, Celia. Yo no conocí a ningún abuelo ni abuela (Sí que llevo como segundo nombre el de uno que murió días antes de nacer yo, Clemente).

Besos.

Tania (Sevilla desde La Giralda) dijo...

Gracias por este bonito recuerdo, me has transportado al recuerdo de mi bisabuelo materno, y al de todos mis abuelos, noeran mágicos como el tuyo pero estaba muy unida a todos ellos.

Un abrazo.

Jo dijo...

Creo que no te habia leido asi de entrañable, y de mágica. Ahora mismo pienso en tu abuelo quizá el ya tenia tan grande el corazón que los medicuchos esos tenian que justificar su padecimiento porque los doctores no saben de corazones ni personas magicas


yo creo que aunque digas que hayas olvidado su don me parece que tu eres magia

MI PADRE ES GUAPO Y MI MADRE ES LISTA - Blog para Padres Inquietos dijo...

Qué bonito homenaje a tu abuelo mágico, adivino y estupendo, que desde luego tenía un corazón bien grande, aunque tuviera que llegar a los 84 años para que los médicos lo descubrieran.

Oye, qué callado tenías esos superpoderes ... tendrás que desempolvarlos ¿sería posible recuperarlos?

Un abrazo

Manuel dijo...

Entrañable relato, aunque a vista de los nietos, todos los abuelos tenemos algo de mágico. Tuvo que ser una buena persona, seguro.
UN beso, amiga.

Rafa Hernández dijo...

Entrañable historia la de tu abuelo. Yo creo que la mayoría guardamos muy buenos recuerdos de los abuelos. Y el tuyo además de mágico, con una salud a prueba de bombas, porque aguantar tantos infartos, vaya tela. Muy bonito ese final, que murió porque el corazón ya no la cabía en el cuerpo, ya que tuvo que ser, una gran persona. Por cierto tira mano de esos poderes que también heredaste del abuelo, y sóplame una Primitiva.

Besos Celia.

Rosa dijo...

Un recuerdo entrañable, Celia, los abuelos son especiales.
Me gustó mucho el final, un corazón demasiado grande.
Una foto preciosa.
:)

¡Muchos besos!

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Me has emocionado, amiga Celia ... psssss. Me estoy haciendo viejo, muy viejo y eso de ser abuelo no ayuda a leer con templanza este tipo de bellas lecturas como la tuya de hoy querida amiga.
Un abrazo muy fuerte

Kristalle dijo...

Pero que bonito!!!

X dijo...


Qué tierno y mágico...

Y qué foto... muy guapos los dos! ;)

Yo sólo tengo recuerdos de mi abuela materna... tb era muy especial, sí...

Un beso y un cálido abrazo!!

:)

Piruli dijo...

Todos deberíamos tener un abuelo así. No mágico, que no todos lo son, pero sí con el que vivas grandes aventuras y tengas grandes recuerdos. Yo tuve un abuelo así, que estaba enfermo y apenas salía de la cama, pero con el que viví mil aventuras.
Besos

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Unos recuerdos entrañables... y a usted sólo le falta mover un poquito la nariz... :)
Un saludo.

María Perlada dijo...

Entrañable esta entrada, y muy dulce, tu abuelo, tan grande de corazón, que te dejó el legado al tuyo, ahí le llevas muy dentro de ti.

Besos.

la MaLquEridA dijo...

Parece un cuento para niños tu anécdota. Bello.


Un abrazo Celia

Anónimo dijo...

Pensaba que te había comentado o no se si es que no salió el comentario.

Una entrada muy entrañable.
Una magia qye llega hasta aquí.

Besos.

Amapola Azzul.

Gumer Paz dijo...

Qué historia tan bonita, Celia y qué bien la cuentas. Las letras son lo tuyo; no cabe duda.
Entrañable la fotografía. Yo también recuerdo a mi abuelo, además a medida que pasa el tiempo, los recuerdos se me hacen más vívidos y los pienso como si fueran de ayer.
Muchos besos :)

Mara dijo...

¡Qué bella historia! Por favor vuelve a ejercitar los poderes mágicos heredados, siempre será algo mágico y bueno para ti o para alguien. Un beso.

Carmen Martinez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carmen Martinez dijo...

Me encanto esta, tu historia, padres para educar, abuelos para consentir, hacer magia, esa magia en la que la inocencia de la niñez te hace creer y que nunca deberíamos perder. encantada con leerte. un sincero saludo amiga

Carmen Martinez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Blanca Lafarga dijo...

Como parece te pueden interesar...
https://es.pinterest.com/blancalafarga/juegos-de-ingl%C3%A9s/
Un beso.

Milena dijo...

Me encanta la anécdota y el precioso recuerdo de tu abuelo... Bueno, y la foto, es entrañable, se nota la complicidad abuelo-nieta, lo bien que te sientes en sus brazos.

Besos mil

Marina-Emer dijo...

Buenos días: gracias por tu visita creía que no te encontraba el blog ...
buen abuelito me hizo recordar al mío, me quería mucho...los abuelos de ahora son esclavos de los nietos...
besos

Flor dijo...

Hola Celia , una historia muy bonita de verdad , la verdad es que tu abuelo fue un hombre extraordinario , espero que tu vivas tantos años como tu abuelo , ya que si es por temas de genetica familiar tu viviras mucho años , te deseo un feliz fin de semana , y también feliz primavera , besos de Flor.

ReltiH dijo...

UN RELATO VÍVIDO, EMOTIVO...!
ABRAZOS

Soñaba pianos blancos dijo...

Hola, qué hermoso relato. De seguro tu abuelo fue un hombre increíble, y siempre estará en tu memoria. Te está cuidando desde un lugar mejor. ¡Ánimos!
Ojalá yo hubiese podido conocer a mis abuelos.
Te mando un abrazo.
Acabo de descubrir tu blog, me quedo a seguirte. Nos leemos.

karin rosenkranz dijo...

Todos los abuelos son maravillosos, me encantó la historia.
saludos

sergio Gomez dijo...

Me gustó, que tanto salió de tu imaginación o de tus recuerdos, la descripción que creas del entorno en la carretera, me lo llevo

Isa dijo...

Hola Celia. Que bonica de bebé. Que suerte que hayas podido compartir con tu abuelo mágico tantas experiencias Madre mía, 17 infartos de miocardio son muchos. Ya entiendo por qué sobrevivió a todos esos infartos. Su magia tenía poderes sanadores.
Seguro que tu abuelo fue un abuelo de esos que todos quisiéramos tener. Enhorabuena por este homenaje a tu abuelo, seguro que él estará muy orgulloso de ti.
Abrazosssssssssss

Lua Seomun dijo...

Celia según voy leyendo tus entradas, más y más se me pone la piel de gallina y alucino con algunas cosas que tenemos en común... Que bonita historia, la de tu querido abuelito mágico, era una persona tan especial... me he emocionado tanto leyéndote, que bonito lo has contado, de verdad.

Mi abuelito tenía unos ojos grises que veían cosas que otras personas no podían ver. Yo he heredado algo de eso... mi hermana mayor me dice cariñosamente: "Sibila", no es algo que cuente demasiado, pues hay personas que no comprenden esas cosas. Aunque como a ti te pasó, con los años he perdido un poco de todo eso.

Besos cariñosos, preciosa :)

Publicar un comentario