""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

viernes, 29 de abril de 2016

Pimplándose en la oficina ( Crónicas vienesas)

     


    Ya os conté en una entrada (aquí), cómo se  pimplan en este país alpino. Continuamos con otra historia verídica:

     Gerhard Unterberger o “don Gerardo”, como él mismo se autodenomina cuando se dirige a “los españoles”  (al austriaco mariden y a mí) trabaja en una conocida compañía internacional de seguros, bueno, o hace como que trabaja.
     
   Él y cuatro de sus compañeros de trabajo, cada uno con oficina propia en la compañía, vinieron una tarde a beber y tomarse unas tapas en nuestra tienda. Volaron unas quince botellas de vino o sea casi cuatro botellas por persona en unas tres horas . Entre risa y risa, averiguamos algunos detalles un tanto chocantes de su vida laboral :
       
      —Detrás de mi mesa de trabajo —dice uno de ellos—tengo una estantería de vinos con unas 50 botellas. Un día,  al llegar a la oficina después de un viaje de negocios me encontré la estantería vacía. En el lugar de cada botella había un corcho y habían colocado un gran cartel que decía  “ !GRACIAS ROBERT!”
     —Jajaja, sí , le escondimos las botellas y pensó que nos las habíamos bebido.
     — ¿Cómo que tienes vino en la oficina? —pregunto— ¿Pero no trabajáis en una compañía de seguros?
     —Sí. Pero cuando nos apetece nos abrimos unas botellitas.
     — ¿Pero el jefe no dice nada?
     —El jefe cuando se entera de que hay juerga viene también.
     Gerhard Unterberger interrumpió para contar que él también tiene una pequeña vinoteca en su oficina, y que está pensando en comprarse una neverita de oferta que ha visto, para el vino blanco.
     Yo no daba crédito.
     —Éste —dice Unterberger refiriéndose a uno de sus compañeros—, es muy amigo del director  general de “Wein & Co” ( gran cadena de tiendas de vino en toda Austria)  y siempre viene con  las nuevas promociones , así que yo lo mando a la calle como si fuera a hacer un peritaje y nos trae unas botellitas para que las probemos.

   Entre tanto, me he enterado que no es un hecho tan excepcional ya que varios austriacos me han confirmado que ellos también tienen una "bodeguita" en la oficina.




sábado, 23 de abril de 2016

Agonía del huevo ( Paridas)

  

En  blanco lecho de muerte
y amarillo como un pedo
el huevo se volvió a mí
y las cuitas de su vida
desfilando por su mente
a la hora de la muerte
decidió contarme así:

"Que jodienda me dio Dios,
que de culo de gallina
que apestaba cosa fina
a la tierra me arrojó.
Condenado a que un polluelo
me haga trizas el ojuelo.
A que una loca arpía
en aceite hirviendo me fría.
Y que un viejo pelotudo
me convierta en huevo duro.
O que la santa monjilla
me bata para tortilla.
Cagado fui al nacer
me cagarán al morir
¿Hay alguna puta forma
de lograr sobrevivir?"

Sulfurada por la afrenta,
(que insultada una revienta)
me incliné y le respondí:

"Óyeme, huevo huevón,
que loca arpía me llamas,
no habrá para ti mañana:
la cagaste, so mamón."

Y de esta suerte alterada,
trinqué tenedor y espada
y le di muerte al  bribón.

©2016


miércoles, 20 de abril de 2016

Gazapos lingüísticos II (Anécdotas)


(Advertencia: el de la foto no es el mariden ni de coñen. Foto sacada de internet)

Gazapo I o el español del mariden:

( Para quien no lo sepa, el mariden austriaquen y yo  importamos productos españoles a Austria.)

Email entre el mariden y un fabricante español:

  Mariden:
"Hola:  tengo una pregunta urgente... tengo un cliente de un restaurante que busca gallos al vacío y me enseñaba una foto de un paquete de vosotros. ¿Podrías decirme si los hay, qué formato y los precios? ¿Tenéis también gallos enlatados?"

     Productor: 
  "Hola, buenos días: Gallo no fabricamos. Sí , callos en paquetes de medio kilo, kilo, etc. Si es esto me lo dices y te paso precios."

Gazapo II o el alemán de una servidora en la farmacia:

  "¿Por favor, me puede medir  la morcilla?"   

 Blut : sangre / Blutwurst: salchicha de sangre: morcilla   / Blutdruck: presión arterial.

   Nota: para los despistados o los que no sepan de qué se trata, el mariden quería callos (vísceras de vaca ).




    

sábado, 16 de abril de 2016

Macondografía ( Entrevista con Macondo)





Hoy vengo a presentaros la "macondografía" que ha  posteado en su blog Macondo donde la entrevistada, otra vez  (qué pesadita, verdad), soy yo.

Se trata de una serie de preguntas de diversa índole con respuestas cortas que Macondo realiza de vez en cuando a los blogueros para conocernos mejor.


Chema tiene un talento sorprendente, fuera de lo común. Entre otras cosas, en su  blog "Bitácora de Macondo"  escribe microrrelatos increíbles basándose en un juego de palabras. El resultado es siempre sorprendente. Con su permiso ( espero ) os pongo aquí el último que publicó, titulada "Día de andalucía".

La Bética fue una provincia romana, que actualmente se identifica con Andalucía. Tomó su nombre del río Betis, hoy llamado Guadalquivir. Tuvo su capital en Corduba, que es la Córdoba de nuestros días. El Día de Andalucía se celebra el 28 de febrero y conmemora el referéndum sobre la iniciativa del proceso autonómico, que dio autonomía plena a la comunidad andaluza. Como Día Bético que es, se le trata debidamente con insulina.

Aquí os dejo el enlace a mi "macondografía".
Gracias por aguantarme!!!! jajajaja.

Besos a todos y mil gracias a Chema ( Macondo).

http://bitacorademacondo.blogspot.com/2016/04/macondografia-de-celia-segui-cronicas.html

martes, 12 de abril de 2016

A TASTE OF VIENNA ( Vídeo / Vivir en Austria )


Este vídeo  anda por las redes desde hace un tiempo. Para quien no lo haya visto, es un montaje precioso de Viena a través de las diferentes estaciones. Para mi gusto faltan algunos sitios imprescindibles.
   A pesar de mis quejas, sigo adorando esta ciudad, sobre todo en verano.

   Ahí va:

viernes, 8 de abril de 2016

Aprender alemán: "MECAGOENTUPUTAMADRE" ( Paridas / Vivir en Austria)



El alemán es jodido, jodido. Lo peor no son las declinaciones, a esto te acostumbras, y si no declinas bien tampoco pasa nada, hasta ellos se equivocan, ya que tienes que aprenderte los artículos de memoria, puesto que aunque hay algunas normas, no todas las palabras las siguen, y así la luna es “el luna” y el sol es “la sol” y además hay palabras neutras.

El mayor rompecabezas del alemán son los verbos separables, algo muy semejante a lo que son los “frasal verbs” en inglés, solo que el alemán está hecho a base de estos verbos.

Son verbos cuyo prefijo es una preposición que se separa o no según la conjunción que preceda a la frase y el mismo verbo tiene diferente significado según su prefijo.

Vamos a hacer un símil en español. Digamos que “me cago en tu puta madre” es un verbo con preposición. En realidad sería “enlaputamadrecagarse” de lo cual “enlaputamadre” sería el prefijo y “cagarse” el verbo.

Por lo que  si la conjunción fuera “pero” la frase sería:
Pero mecago  entuputamadre (separado)

Mientras que si fuera “porque, aunque, etc.”  la frase quedaría:
 Porque entuputamadremecago (to junto)

Ahora bien, como no solo queremos decir eso sino que queremos explicar toda la situación, en alemán hay una fórmula que me enseñó un profe en una academia de Viena, antes de vivir aquí, que es TEKAMOLO = temporal- Kausal – Modal-Lokal

Dentro de la frase que vamos a hacer, tenemos que respetar este orden de las cosas.

Pongamos que la conjunción que antecede a nuestra frase es “porque”, y entonces le decimos a nuestro interlocutor:

Porque yo  
todas las  mañanas 
   temporal
por los sofocones que me das
    causal  
muerto de gusto,
    modal
 en la mesa de la cocina
    local
entuputamadremecago. (to junto)
  
 Si precede “pero” quedaría así:  pero yo mecago todas las mañanas por los sofocones que me das , muerto de gusto, en la mesa de la cocina, entuputamadre.

Si te despistas, cosa que pasa muy a menudo cuando todavía no dominas el idioma y tu mente tiene que descifrar no solo el significado de las palabras sino el del conjunto de las frases subordinadas, cuando llegas al final ya no sabes a qué viene lo de tu puta madre y crees que el tipo se ha cagado en la cocina. Esto es así porque esta frase es corta, pero las hay eternas, por ejemplo si ponemos otra frase subordinada dentro del conjunto , pongo todos los elementos de la frase que son obligatorios en alemán:

Con "pero":
Pero  yo mecago todas las mañanas mientras tú a mi el desayuno sirves, que además él siempre  frío está,  por los sofocones que me das, muerto de gusto, en la mesa de la cocina, entuputamadre.

Ahora con "porque":

Porque yo, todas las mañanas mientras tú a mí el desayundo sirves, que además él siempre frío está, por los sofocones que me das, muerto de gusto, en la mesa de la cocina, entuputamdremecago.

Seguro que he hecho fallos.  ¿Cómo se come eso? ¿Cómo puede una mente en su sano juicio ya no entender si no verbalizar tan tremenda jodienda??

Los que nos cagamos en su puta madre, con perdón, somos todos los mártires que tenemos que sufrir la tortura de asimilar tan enrevesadas estructuras y aguantar calladitos, con lo que nos cuesta a los españoles, y sin interrumpir, a que nuestro interlocutor acabe de hablar porque si no corremos el riesgo de meterle un sopapo, a lo mejor inmerecido. A  mí  me cuesta  mucho callarme en discusiones de determinado tipo, y el mariden siempre me está riñendo porque nunca espero a saber qué me dicen: !No entiendes alemán porque no escuchas hasta el final! , se queja, !y siempre les contestas otra cosa!  Y es que si me espero pacientemente hasta el final, me germanizaré, porque mientras esperas a que llegue la parte separable del verbo, la pasión latina se la ha merendado su puta madre.


martes, 5 de abril de 2016

Mi entrevista en Opiniones Incorrectas





He pensado que en vez de post, hoy os dejo la entrevista que me ha hecho Eva, del blog Opiniones Incorrectas, donde cuento algunas cosas que aquí no he contado, sobre el programa españoles en el mundo, mis colaboraciones en la serie Farmacia de guardia, los refugiados, etc.

Eva es una criminóloga freak de los animales. Los amantes de los gatos os podéis echar unas risas con ella. Uno de los apartados de su blog está dedicado a entrevistas incorrectas, y hoy me ha tocado a mí.

En fin, por si queréis pasaros a leer la entrevista aquí el enlace:

http://www.opinionesincorrectas.com/2016/04/entrevistas-incorrectas-con-celia.html    
Gracias, Eva.

sábado, 2 de abril de 2016

Vivir en una lengua extranjera ( Pensamientos/ Vivir en Austria)

       


 La lengua con la que hemos crecido forma hasta tal punto parte de nuestra identidad que tener que prescindir de ella a diario nos despoja de forma inquietante de muchos de los rasgos propios con los que hasta ahora nos identificábamos, o al menos, nos plantea dudas sobre ellos.
     
     Siempre he pensado y así se lo he transmitido a mis alumnos cuando he enseñado lenguas,  que para hablar bien otra lengua uno tiene que transformarse, como hace un actor al interpretar un papel; puesto que con la nueva lengua no sólo cambia el modo en que se emiten los fonemas, es decir, posición de la lengua, garganta, paladar, labios, etc., sino lo más importante: todas las estructuras idiomáticas con las que hasta ahora nos habíamos manejado, y, por lo tanto, muchas de nuestras estructuras mentales. Empeñarse en tener un espantoso acento o no prestarle atención es ralentizar la comunicación y la comprensión y negarse a salir de uno mismo. No digo que haya que hablar como un nativo, esto es casi un imposible, pero si te resistes a la música de un idioma siempre serás un violín mal afinado.
  
     Hablar otro idioma es convertirse en alguien que hasta ahora no habías sido, con toda la riqueza y la problemática que esto conlleva.
     
    En el caso de los emigrantes, este es un tema importante a la hora de la adaptación al nuevo entorno, pero no el único.
     
    Sobre todo los primeros años me atacaba un  sentimiento de vértigo en lo que respecta a la percepción de mi yo. Y aún lo tengo en ocasiones, sobre todo en los días bajos.

     De algún modo me separaba   en dos (otra vez como le pasa al actor): la persona que habla español y la que habla alemán.  La que habla español, es decir quien siempre he identificado como “yo”, tomaba distancia y observaba a la que habla alemán, sin saber muy bien quién era, ni como debía  comportarse. El resultado era 
 una sensación de vacío, de soledad y confusión.

   Con el tiempo esta desprotección disminuye a medida que uno se siente más cómodo en la lengua, pero cualquiera que haya vivido en un país con una lengua extranjera sabe que el sentimiento de torpeza y desprotección vuelve siempre en los días bajos, cuando se anda lento de reflejos o tiene uno ganas de pasar inadvertido. 
   
    No sé si con los años pasará, lo dudo, sobre todo con una lengua tan enrevesada como el alemán.  Aunque mi alemán es fluido y puedo hablar sobre cualquier tema y formar parte de una reunión sin sentirme excluida, nunca siento que formo parte al igual que los demás. Hay un esfuerzo, un estrés constante con el que uno tiene que acostumbrarse a vivir. Hay giros que uno nunca llegará a entender , por pertenecer a un dialecto determinado. Hay , en definitiva, una pérdida de control sobre uno mismo y sobre las situaciones en general. 
  
   A no ser que se emigre muy joven, o se vivan muchísimos años en un país, dudo que esta condición vaya a desaparecer. Sobre todo, insisto, en una lengua tan difícil como la alemana.

    Tal como dijo el poeta latino Quinto Ennio: «Cuantas lenguas uno sabe, por tantas personas vale.»


.