""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

martes, 13 de septiembre de 2016

Puto consumismo (Paridas /Sketch Humor)




Un hombre de unos setenta años entra en un bar vacío y se sienta en la barra.

Camarero—¿Qué le pongo?
Hombre—Nada.
Camarero—¿Nada?
Hombre—Nada.

(El camarero se pone a recoger).

Camarero—¿Está usted esperando a alguien?
Hombre—A nadie.
Camarero—¿A nadie?
Hombre—A nadie.

(Pausa dramática).

Camarero—¿Entonces a qué ha venido usted?
Hombre—A contestar su pregunta.
Camarero—¿Qué pregunta ?
Hombre—¿Qué le pongo?
Camarero—Estará usted de guasa, ¿no?
Hombre—En absoluto.
Camarero—Hombre, le he preguntado porque  ha venido, si no viene no le pregunto. 
Hombre—Exacto, por eso he venido para que me pregunte, ¿si no vengo cómo me va usted a preguntar?
Camarero—Oiga, esto es un bar, si no va a consumir, váyase.
Hombre—Puto consumismo, si uno no consume ya no cuenta para nada.
Camarero—Yo no he dicho eso pero hágase cargo de que esto es un bar.
Hombre—Ya me lo hago, por eso he  venido.
Camarero—¿Que por eso ha venido? ¿Y le pregunto qué quiere y me dice que nada?
Hombre—Es que yo con nada me conformo.
Camarero—Pues si con nada se conforma haberse quedado en su casa.
Hombre—Pero es que si me hubiera quedado en mi casa no podría usted saber que no quiero nada… Lo mismo me hubiera puesto algo, ¿comprende usted?
Camarero—Váyase, haga el favor.
Hombre—No soy nadie. Si no consumo no soy nadie. Venga, póngame lo que usted quiera, yo también tengo derecho a existir.

(El camarero, con cara de malas pulgas tira una cerveza de barril y   calienta unas  bravas.)

Camarero—Aquí tiene.

(El hombre come)

Hombre—Oiga, y digo yo, si usted manda y yo obedezco, ¿Por qué no me lo ha puesto desde el principio en lugar humillarme de esta manera?
Camarero—¿Humillarle yo? ¿Será posible???
Hombre—¿Acaso no es humillante que tenga yo que obedecerle traicionándome a mí mismo?
Camarero—Oiga, está usted majara.
Hombre—Y encima me insulta. Se acabó, me voy ( se limpia la boca con la servilleta y se dispone a salir).
Camarero—¡Oiga! ¡Son 5 euros!
Hombre—Me obliga a comer , me insulta  y encima me pide dinero, no te jode... Anda y que le den. (Sale)
Camarero—(Corriendo a la calle) ¡Oiga, capullo!

©2016


44 comentarios:

Stinfalus Avechuchus dijo...

jajajajajaja espero nunca en la vida encontrar a alguien así por que sino lo agarro a golpes

Saludos!!

Chaly Vera dijo...

Jajaja, no conocía ese modo de sablear.

Besos

Lapiz Pluma dijo...

No dejes de escribir!!
;)
Besos, hermosa!

Macondo dijo...

Me ha parecido estar leyendo La Codorniz ("la revista más audaz para el lector más inteligente"). Muy bien traído, Celia.
Besos.

Nadia dijo...

Hola Celia! Primera vez que me paso por acá, me gustó mucho tu blog y tus escritos...
Me encantaría te pasaras por el mío y quizá darle una leída? Es sobre mis relatos eróticos explícitos, estoy intentando actualizarlo más a seguido :)

Un saludo! Voy a pasarme más por estos lares.
http://www.relatosdeburo.blogspot.com

Juli Gan dijo...

Eso le pasa al camarero por ponerle bravas. Jaaajaja.

Noa dijo...

Con lo majo que parecía yo le hubiese invitado jaja. Qué borde el camarero, ¿no?

¡Un beso guapísima!

Noa

TORO SALVAJE dijo...

Hola.
Acabo de descubrir este blog.
Escribes muy bien.
Me gusta mucho este blog y todos tus escritos.
Espero seguir leyéndote.

Yo también tengo un blog.
Te invito a ver el mío y darle una leída y que me des tu opinión.

Ciao.

https://torosalvaje.blogspot.com.es/

:P

El collar de Hampstead dijo...

Jjajjajajaahahajajajajajajajajajajjaajhahajajajajajahahahha
Me parto,entre tú y el Torito!
Qué risa por favor...gracias!
: )

Besos!

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Genial...buenos días

Trescatorce dijo...

Pero que caradura el señor del bar, ¿pues no le pretende cobrar después de que le obliga a comer? Vaya tela... Esta genial, Celia. 😂
¡Besotes!

chema dijo...

me molan estos sketches, tienen un aire a faemino y cansado, con ese humor inteligente y surrealista. :)
besos, celia!

Maite Lorenzo dijo...

Sí, sí, es muy gracioso. Y da mucho que pensar.
Gracias

Rafa Hernández dijo...

jajaja, vaya laberinto entre los dos; de pura comedia italiana, o uno de esos clásicos de Berlanga. Como dijo Umbral, sino se habla de mi libro yo me voy.

Besos

Marcos dijo...

Esa creatividad del absurdo la dominas ampliamente. Me recuerdas los "Dialogos para besugos". Buenos dias, buenas tardes... que leía creo que en el Pilgarcito. Serías una magnifica guioniosta para skets televisimos, tipo Tip y Coll.

Rosa dijo...

El humor del absurdo, me encanta.
Muy bueno, Celia.

Un beso.

Alfred dijo...

:) Me recuerdas los diálogos de besugos en los comics de mi infancia, el DDT o alguno parecido.
Besos.

Celia Segui dijo...

Vaya, parece que a varios os recuerdo cosas que habéis leído. No sé, no me inspiro en nada, no sé de dónde sale. Me alegro de que os guste.
Gracias y besos a todos.

Mi Álter Ego dijo...

Jajaja. Tus personajes están muy mal de lo suyo siempre. Me encantan. Besotes!!

Hola, me llamo Julio David dijo...

Cuántas pequeñas pero reveladoras verdades en este texto, Celia! Eso de que uno existe como ser humano en la medida que consume y produce, es cierto: si no producimos ni consumimos, perdemos nuestra condición de ser humano, y pasamos a ser como plantas (así piensa mucha gente equivocadamente).

Buen texto, con una interesante crítica en clave de humor.

Más saludos!

MI PADRE ES GUAPO Y MI MADRE ES LISTA - Blog para Padres Inquietos dijo...

Jajaja bonita manera de comer por la cara! Aunque para eso hay que valer, eh?
Aunque el sentido consumidor=tener valor en la sociedad, tiene una reflexión muy interesante.
Un abrazo Celia!

Estoy entre paginas dijo...

Me encanta leerte, muy bueno Celia!!!

Jorge C. dijo...

Jajajajaja,yo podría ser perfectamente el hombre desesperante.

Rosana Marti dijo...

Los hay caraduras jajajajajaja, pero si cuela, pues eso cuela.

Besitos guapa:))

palomamzs dijo...

Jajaja, me alegro de este descubrimiento.

palomamzs dijo...

Sacando de quicio al personal. Como dice Rosa, puro teatro del absurdo.

Carmela dijo...

Hoy me voy muy contenta y a buen entendedor con pocas palabras basta
Besazo, Celia.

unjubilado dijo...

¡Que tío más listo! Enfada al camarero y además se toma una cerveza y unas bravas sin pagarlas.
Besos

Clara Garza dijo...

El hombre tiene toda la razón...
Besos

Mirella S. dijo...

Hola Celia, me hiciste reír mucho, pero además de lo absurdo del diálogo, el cliente -en el fondo- deja un mensaje importante: solo te consideran si sos un consumidor, de otra modo no existís. Y él, listamente, los jodió.
Muy bueno, guapa.
Besos.

Carmen Silza dijo...

jajaja, me gusta este personaje, y su humor.
Es un placer leer tu imaginación, eres genial Celia.
Un gran abrazo

Piruja dijo...

Hola Celia, jeje si después de un día duro trabajando te cae uno así ya es para darte contra la pared jeje, es absurda la conversación entre los dos pero como estas existen muy a menudo.

Besos.

La vie en Rose dijo...

jajajajaja qué bueno!

Drew dijo...

Jajajajja buenísimo!!!!

Opiniones incorrectas dijo...

Jajaja muero

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Trasladando al absurdo las situaciones es una gran forma de filosofar querida Celia. Lo había leído hace ya mucho tiempo pero me ha encantado recordarlo. Gracias. Esta noche ya tengo tema.

Blanca Lafarga dijo...

Ja, ja, eres tremenda, he vuelto a sonreír.
Un beso.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Muy en su estilo... :)
Saludos.

Marta B dijo...

muy bueno, celia!! muy de tu estilo jeje

un besito!

Isa dijo...

Hola Cecilia. Eso me va a pasar a mí algún día jajajaja. Yo muchas veces voy a los bares con mi compi y mis amigos y cuando me preguntan digo nada jajajaja. Muy bueno, vaya forma de tomar el pelo al señor del bar y de cachondearse de él. Pero mira se zampó las bravas y la caña y se fue de rositas. Qué morro. Muy bien escrito y con un humor limpio.
Abrazossssssssssssssssssssssss

Jo dijo...

jaja parece chiste pero nos prueba la paciencia jajaja

Manuel dijo...

De locos, pero al final lo consiguió.
Muy divertido. Gracias.
Un fuerte abrazo.

karin rosenkranz dijo...

me parto de risaaaaa, jjajajjaja. la gente hoy en día está cada vez más rara...
besos

Erika Martin dijo...

¡Qué borde el camarero! jajaj ¿desde cuando no se puede ir a un bar a sentarse y ya está? Le pone algo y encima se lo quiere cobrar. ¡Qué desfachatez! jajaja
Muy bueno Celia!! me he muerto de la risa :-)

Publicar un comentario