""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

sábado, 17 de septiembre de 2016

De los Madriles a Viena de "Gil y Pollas" la vía está llena ( Crónicas Vienesas)


 (Reposteo de los principios del blog)

Por si alguien lo desconoce, al parecer, allá por el siglo XVI hubo un alcalde en Madrid llamado don Gil Imón, que tenía dos hijas adefesios y de mollera roma. A las muchachas casamenteras se las llamaba por aquel entonces “pollas”. El buen hombre se prodigaba con sus dos hijas  por las fiestas de la alta sociedad con el fin de encontrar, sin mucho éxito, un par de “pollos” para sus niñas. Don Gil era presentado a su llegada como  : Don Gil y Pollas.
     
Y como los españoles somos tan dados al cachondeíto y  la chanza pues pronto empezó a correr la palabra gil y pollas, luego gilipollas,  con el fin de aludir  a los tontos del haba de toda la vida.

Ser padre en los tiempos que corren no debe ser nada fácil. Pero, oye, si no estás dispuesto a empeñarte a fondo en la educación de tu hijo, porque no tienes tiempo o ganas o las dos cosas, haz como yo y no los tengas. Harás un favor al mundo.

     Viena, año 2010:

     Me reúno con una madre y su preadolescente retoño en una cafetería frente a la Westbahnhof ( Estación popularísima internacionalmente por recibir con los brazos abiertos a miles  de refugiados Sirios).

     —¿Cree usted que podrá hacer que mi hijo apruebe el examen de español que tiene el mes que viene?
     —Señora, no sé lo que sabe su hijo o no. No puedo saberlo si no damos primero una clase.
     —Bueno, pero él está muy dispuesto.
    —Pues si está muy dispuesto ya tenemos camino hecho. Pero le voy a ser sincera. Solo asistiendo a clase no se aprueba un examen, bla bla, bla bla...
    —Sí, sí, por eso no se preocupe —dice la madre.
    —Sí, sí, voy a estudiar mucho —dice el hijo.
    —Pues entonces tendremos buenas  probabilidades —asevero.

     1º SEMANA: 

     SMS  recibidos en mi móvil , siempre minutos antes de la clase:

   Día 1º    “No voy a poder ir. Estoy enfermo.”
   Día 2º    “Sigo enfermo.”
   Día 3º  “Creo que mañana podré ir.”
   Día 4º   “Aún no. Pero mañana sí”
   Día 5º  La aparición.

  Por fin, podemos empezar. Le meto miedo con el tema tiempo. Le da igual. Intenta sabotearme la clase de mil maneras. Me apercibo inmediatamente de que este niñato está acostumbrado a manejar los hilos como a él le viene en gana . Pero  pronto se da cuenta de que en mi clase mando yo. El disgusto tarasca  el aire. Creo que decide que esto él no lo puede tolerar.

2º SEMANA: 

 SMS,  una hora antes de la clase:
  
  Día 6ª   " Avería en el tren. No llego."
  Día 7º   "Otra avería en el tren. No llego."
  Día 8º   "Esto sí que es mala suerte. El tren se ha averiado otra vez."
 Día 9º "Mi madre no ha querido llevarme a la estación porque el tren se avería siempre y es una pérdida de tiempo. Dice que mañana llamaremos  antes a la estación, a ver."
  Día 10º (viernes),  cinco minutos antes de acabar la clase: La aparición.
   
   —¡Hombre, Jonathan! ¿Pero qué pasa?
   —Otra vez el tren, que estaba averiado —dice, sin vergüenza alguna.
 
     Pasando de discutir con él  le incito a entrar a clase:

   —Da igual, entra corre, hacemos la clase aunque sea una hora más tarde.
  —No, no , tengo que coger el tren de vuelta para llegar a la cena. He venido para que veas que es que el tren va mal.

    Email mío a la madre, ese mismo viernes:

     " Estimada Frau X:
     No sé si es usted consciente de que su hijo ha asistido un solo día a clase en dos semanas. Siempre me dice que se avería el tren. Quedan dos semanas para el examen. No lo va a aprobar.  Le pido que esto cambie , o si quiere cancelamos  todas las clases, no tiene sentido. Como usted quiera. "

     Email respuesta de la madre:

     "Ok. Hablaré con él. Gracias."

     3º SEMANA:

     Día 11º (lunes) "Retraso tren 1 hora. Imposible llegar."
     Día 12 º "Tren roto en andén. ¡Sale humo!"

     Este fue el último mensaje. Creo que ya lo del humo le tuvo que dar vergüenza hasta a él porque no volvió a llamar ni a aparecer nunca más.

     Semana y media después, Email de la madre:

   " Estimada  Celia:
     ¿Cree usted que mi hijo aprobará el examen? ¿Cómo va?"

       Respuesta mía:
 
       "Estimada Frau X:
Ya intenté advertirle del pésimo funcionamiento de las líneas del Ferrocarril Austriaco. Dado que el tren que pasa por su pueblo sufre averías a diario, yo que usted pondría el caso en mano de las autoridades pertinentes y exigiría que me reembolsaran el dinero correspondiente a las clases pagadas  y no impartidas por culpa de su intolerable y pésimo funcionamiento. Su hijo suspenderá el examen sin duda alguna por culpa de la desidia del gobierno austriaco.
   Si necesita factura, hágamelo saber.
   Saludos cordiales."

Esto, que aparentemente tiene guasa, es un hecho muy dramático. Desgraciadamente no es el único alumno manipulador que he tenido. Y lo peor, es que estos padres que sobreprotegen a sus mimados hijos les están haciendo un putadón de los gordos. 

Ese mentiroso manipulador made in “propios-papis”, debe ser hoy día uno de los muchos adultos gilipollas- plus que andan sueltos. 

Quién sabe, a lo mejor hasta medra y se hace con un buen puesto en el que no necesite pensar y mucho menos hablar lenguas. Lo cual, no haría sino ratificar a sus padres en lo bien que lo han hecho.


41 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Vaya tela...
Y la madre aún preguntando si aprobará...

Jajaja

Besos.

El collar de Hampstead dijo...

Tuve un alumna parecida.
Su madre el primer día me la intentó vender como una víctima de la profesora de inglés del instituto y bla bla bla.
Al día siguiente empezamos las clases particulares,le puse deberes (pocos) para q los trajeras dos días después...bueno pues no los trajo.
Y así dos días más,sin pegar ni chapa.
Me reconoció que había suspendido todas las asignaturas,hasta la educación física.
A las dos semanas me harté,llamé a la madre y finito la comedia.
Los padres no les hacen ningún favor defendiéndoles y no encarando la situación,tienes toda la razón.

Besos y buen domingo!

Macondo dijo...

Aquí en España todavía no tenemos presidente del gobierno. Pregúntale a ver si está interesado.
Besos.

Conxita Casamitjana dijo...

La anécdota explicada con esa fina ironía tan tuya Celia hace reflexionar y mucho sobre los "gilipollas plus" que se están criando, niñ@s consentidos que creen que pueden tomar el pelo a todo el mundo, para que el esfuerzo y/o trabajo es encender el móvil o coger el mando de televisión y para el que sus ídolos son otros niñatos que aparecen en la televisión que no saben hacer de nada más que chillar, decir tacos y creerse los reyes del mundo.
Saludos

Celia Segui dijo...

Jajajaja. Pues eso haré , Chema. Apañados estamos.

Besos a todos.

Tania (Sevilla desde La Giralda) dijo...

Hola Celia,

me ha encantado la entrada.

Veo que cultivas la paciencia infinita, que eres muy elegante...

Y muy cierto hacer esas cosas por los demás sean hijos, nietos nueras o amigos es hacerles un putadón muy gordo. Pero en fin cada uno que aguante su vela.

UN abrazo.

PD. he tenido problemas técnicos en mi post de la semana pasada, y no he podido recuperar los comentarios.

chema dijo...

yo también doy clases, de matemáticas sobre todo, y también a veces de física y química, o de lo que me pidan.
hace unos años, le di a una chica de 24 años que estaba preparando el examen de acceso a fp de grado superior.
la mayoría de los días cancelaba la clase mandándome un sms media hora antes. lo que has contado me ha recordado mucho a eso.
y poco después del examen, la nena se fue de vacaciones a nueva york.
y claro, como sólo dimos la mitad de las clases y además la nena estaba pensando en el viaje a ny más que en otra cosa, suspendió. me enteré porque su mamá me mandó un e-mail quejándose amargamente de que había suspendido y preguntándose qué había podido fallar.
sobre los alumnos respondones, los que te dicen "pues mi profesor del colegio me ha dicho que esto no es así", también podría hablar mucho, pero no quiero alargar demasiado este comentario. ;)
besos, celia!!

Celia Segui dijo...

Sí, claro, Chema, y luego tienen la culpa los profes, qué vergüenza.
Besos a todos.

Mirella S. dijo...

Jajajaja, excelente tu forma de contar esa amarga experiencia. El fondo es triste porque se percibe en toda su dimensión la indiferencia y la apatía de muchos adolescentes y jóvenes de hoy, que serán los hombres y mujeres del futuro.
No tienen ideales ni metas valiosas y una gran mayoría tiene todo servido. Los padres trabajan para darles gustos materiales, se olvidan de que necesitan límites y ocuparse de ellos.
Un gusto leerte, guapa.
Besotes.

unjubilado dijo...

No conocía de donde procedía la palabra gilipollas, ahora ya se algo más.
Besos

Carmela dijo...

Tampoco yo conocía el origen de la palabra!!
De esos alumnos está lleno el mundo y la mitad de la culpa o más, es de sus padres.
Un abrazo, Celia.

Gumer Paz dijo...

jajajajaj es que cómo están los trenes jajajaj
Oye Celia no es por nada, pero tendrías que haberle propuesto darle la clase por Skype desde el aula cuando le salga humo al tren jajajaja a ver por donde salía.
No sabía el origen de la palabra "gilipoyas". El alumno ese no sería Gil no? jajajaja
Menuda entrada Celia. Has hecho que no se me quite la sonrisa todo el tiempo. Qué chispa tienes!
Un beso y feliz semana :)

Rosa dijo...

Sí, Celia, completamente de acuerdo, los padres sobreprotectores hacen mucho daño a sus hijos. Y cada día se nota más en la enseñanza, en cualquier etapa.
No es un caso aislado.

Un beso y feliz semana, Celia.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Bueno, tomarse las cosas con sentido del humor está muy bien.
Un abrazo.

Tracy dijo...

Pues sí que ha llegado lejos la historia de Gil y pollas...Ya la conocía, pero me ha gustado leerla.

Erika Martin dijo...

Sobreprotegido, consentido y mal criado. 3x1. Menuda paciencia tuviste, Celia. Me encanta la respuesta que le diste a la madre jejeje
Besos

José A. García dijo...

Mucho esfuerzo, ya a la primera semana si no vienen los despacho a otro lado. Mi tiempo también vale.

Y a otra cosa.

Saludos!

J.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Me has recordado esta historial, alguien me la contó, pero con mi memoria de pez... Besos

Juli Gan dijo...

Ogh! ¡Qué joven más impresentable! Y qué mal deben ¿andar? los trenes en Austria que se averían cada día. No sé que edad tiene el "perla" pero si lleva mucho tiempo así o es muy hábil (que no lo creo) o los padres son unos simples de antología.

Trimadre HD dijo...

Mira tú, los trenes en Austria funcionan peor que los nuestros jejejejee
Ahora en serio, siempre digo que la culpa de que haya niños agilipollados la tienen los padres, no hay más. La sobreprotección no es buena para ellos, claro que muchos padres entienden que sobreproteger a los niños es una forma de compensar el poco tiempo que pasan con ellos.
Besines

palomamzs dijo...

¿Y no aprobaste a la pobre criatura incomunicada y enferma? Qué hueso eres, Celia, de verdad ��

Blanca Lafarga dijo...

Ha llegado a tener cargo político??? ja, ja.
Besos

Rosana Marti dijo...

Es que hay cada una/o con más delito...jajajajajaja, en fin ya les vale.

Besitos preciosa y feliz semana.

Stinfalus Avechuchus dijo...

Eso pasa aquí y en china (me imagino que en china también a menos que allá si eduquen bien a los hijos).

A veces (casi siempre) vienen a mi trabajo a que les haga las tareas a los hijos y encima que quieren que se las haga no quieren pagar lo que es y no me dicen como la quieren así que cuando se las doy se quejan de que así no la querían... en una ocasión vino una muchacha a ver si le "ayudaba" a hacer su proyecto de fin de año que era igual al proyecto que hice yo en mi ultimo año de la carrera y la mandé a volar, la gente es floja y no quiere esforzarse ni hacer nada por ellos mismos, cuántos no habrá que llegan a tener puestos de funcionarios y así y nunca en su vida hicieron nada, solo mintieron, pagaron por tener las cosas... y uno que se esfuerza no tiene nada en la vida.

Ya hasta me enojé, mejor me voy jajaja saludos!!

Ilduara dijo...

Y a veces vienen los padres pidiendo que hagamos algo porque ellos ya lo probaron todo.

Anusca77 dijo...

Se habla mucho de los problemas que tienen los profes de hoy en día con los alumnos, pero estoy de acuerdo contigo, creo que los padres son lo peor. Los defienden a capa y espada, hagan lo que hagan y eso, no está bien.
Besos (la anécdota tiene guasa pero telaaa)

Noa dijo...

Aunque tenga su punto de gracia (por cómo lo cuentas), no puedo estar más de acuerdo. Aunque, yo creo que algo grave le ocurre a ese alumno.

Un abrazo,

Noa

Ein Tag mit Pepa dijo...

Qué bueno Celia! Me alegro de que estés por el mundo blogger activa de nuevo! Un abrazo!

Mara dijo...

Me has hecho reír, sin duda va para político que no se le va a exigir ningún bagaje cultural. Un beso.

lopillas dijo...

Hola Celia! Pues sí que es un problema gordo hoy en día: la sobreprotección de los hijos... y luego los lamentos.
Besitos linda, veo que sigues en onda. Bien!

Drew dijo...

Que morro el niño... en fin... yo tuve el caso contrario. Niño ideal en las clases particulares, lo sacaba todo, lo hacía todo bien... en su clase del cole todo mal. Solución de la madre? Dejamos las particulares PORQUE NO SE LAS TOMA EN SERIO.... En fin..

Hola, me llamo Julio David dijo...

Jaja me gusta como, a través de este texto, supiste vengarte de ese alumno gilipollas, como dicen ustedes.

Lo que destaco, es que enseñes español en otras partes del mundo. Es el tercer idioma más hablado (el segundo, según wikipedia). De las lenguas romances es la que ha tenido más éxito, si de proliferación se trata, encontrando en América su asentamiento definitivo, ya que de 35 países, poco más de veinte tiene el español como oficial.

En definitiva, todo un orgullo inspira tu trabajo, Celia. Más saludos!

La vie en Rose dijo...

Me parto de risa cómo lo cuentas pero de verdad, es dramático y lo peor es que éste no es un caso aislado. Trabajo en un centro de estudios y cada día supera al anterior con padres e hijos de este tipo. Besos querida!

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Quizás debieran contarle al "niño" que si aprende español y se instala en algún pueblo, preferentemente de la zona de valencia o Murcia, podría presentarse a un cargo político en su Ayuntamiento y con su capacidad para mentir, tomar el pelo y alguna cosa más que no conviene decir aquí, podría vivir de rentas toda una vida, como hacen todos los políticos por aquí. Es una solución ¿Verdad?
Bromas aparte, amiga Celia, eso no es un problema de un solo País, ni de una sola familia ... como el gordo de Navidad, un mal muy extendido

MI PADRE ES GUAPO Y MI MADRE ES LISTA - Blog para Padres Inquietos dijo...

Cuanta verdad en esta "desventura". Yo como madre, intento conocer las dos partes de la versión antes de posicionarme, pero he de reconocer que el instinto maternal te incita a proteger, creer y valorar a tu hijo por encima de cualquier cosa. Lo cuál hace que los hijos se vuelvan manipuladores y "tontos" de pacotilla.
Buena reflexión me mandas. Bien hecho!

la MaLquEridA dijo...

Desde que se inventaron los pretextos se acabaron los tontos.

Ñbesos

Isa dijo...

Vaya vaya Celia. Desde luego ese niño tiene toda la pinta de que no ha estudiado nada de nada. Y su madre de que es más tonta que él por consentirlo. Dios mio, vaya cagada, con perdón de hijo y de madre.
Abrazosssssssssssssssss

RECOMENZAR dijo...

bueno despues de un rato pude encontrarte te dejo un abrazo inmenso gracias por ser como eres

Marina-Emer dijo...

Gracias bonita, UN RELATO MY VERDADERO PARA LOS PROFESORES...
HE VENIDO ENSEGUIDA A DEVOLVERTE LA ATENCIÓN QUE HAS TENIDO PARA MI ...ME ALEGRO TE GUSTE ,ESTE ES EL CORTO POEMA QUE QUITÉ POR LA FEA CENSURA QUE ME DEJO...EL COMENTARISTA.
BESOS Y GRACIAS.

Marina-Emer dijo...

Muchas gracias querida amiga...tu mismo consejo me lo dieron esta mañana y acabé publicándolo de nuevo...
Muy agradecida .
abrazos y besos.
Marina

AtHeNeA dijo...

La sobreprotección no ayuda en absoluto sino que hipoteca valores en pro del capricho.

Un abrazo

Publicar un comentario