""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

jueves, 26 de mayo de 2016

Nuestra programación (Pensamientos)


(Os hago caso y posteo sin programar, sin pensar, sin corregir, desde las vísceras)

Hace tiempo me di cuenta de que habia patrones que se repetían en mi vida y yo no sabía por qué. Pensé y pensé y llegué a la conclusión de que determinadas frases o comportamientos de los padres , pero no solo, son como programas que uno mete en un ordenador. Y que cada niño, según su sensibilidad y circunstancias registra las cosas de modo diferente.

Uno va por la vida con frases escritas en la frente sin saberlo, y por arte de magia el subconsciente de las personas con las que uno se encuentra las lee, sin saberlo ellos ni nosotros y reaccionan en consecuencia.Y toda la energía alrededor de uno se confabula para que todo encaje con nuestras creencias subconscientes.

Las circunstancias se presentan con diferentes disfraces, de tal manera que uno no las reconozca, pero si uno está atento al final se da cuenta de que debajo de todos los disfraces subyace lo mismo.

No es fácil desprogramarse, sobre todo a determinadas edades, sin embargo, no queda otra si uno quiere superarse y dejar de repetirse.

Yo no soy madre y sé por qué no quise (tiene que ver la niñez), no se puede culpar a los padres de nada, puesto que muchos no son conscientes. Lo que me da miedo es la cantidad de inconsciencia que hay por todas partes. Y que una gran cantidad de gente no se da cuenta de lo importante que es lo que uno hace y dice y cómo repercute en los demás. 

Muchos niños de hoy están superados por el perfeccionismo de sus padres o por el contrario por su dejadez y falta de responsabilidad. Y lo peor, es que es muy posible que cuando estos niños sean mayores nunca lleguen a tomar conciencia de por qué son como serán y jamás intentarán cambiarlo, convirtiéndose de esta manera en víctimas o verdugos de por vida.

34 comentarios:

Isa dijo...

Hola Celia. Así es, toda la razón. Influye mucho el entorno en donde te hayas criado. Y sobre todo con las cosas que te hayan bombardeado. Yo no tampoco soy madre y por lo mismo que tú. Desde bien pequeña escuché montones de veces que mi madre se murió al tenerme por tenerme a mi. Montones de veces. Siempre pensé que nunca dejaría que se repitiera la misma historia.
Hay que tener mucho cuidado con las cosas que se repiten una y otra vez y más si es algo negativo, porque los niños son esponjas y las llevan a la práctica de adult@a. Yo siempre he sabido que uno es como es por como se ha criado y el entorno que le ha rodeado.
Saludos y abrazossssssssssss

Celia Segui dijo...

Hola Isa: En mi caso me "cargaron" a veces, a los 11 años con un recien nacido, se me quitaron las ganas para siempre. Pero esto es secundario en mi caso. Me refiero a cosas peores, otro tipo de circunstancias que pueden ser más dañinas , en mi opinión.
Besos

El collar de Hampstead dijo...

La niñez y la adolescencia son períodos muy especiales,de lo que cada uno vive en ellos queda mucho guardado en el disco duro de nuestra cabeza.
Lo importante es poder detectar lo negativo e intentar dejarlo atrás y que afecte lo menos posible.
Hoy en día la mayoría de los niños viven bajo mucha presión.
Se les exige mucho,en ocasiones desmesuradamente.
Tanta perfección y competitividad alentada sobre todo por los propios padres...conduce al estrés infantil.
Otros padres creen que tener un hijo es poner una habitación muy mona,vestirle conjuntadito y exhibirlo en reuniones familiares o de amigos como si el pobre niño fuera un monito de feria...y en cuanto el bebé crece y aparece cualquier problema se llevan las manos a la cabeza...hay mucho que currar con un hijo y es mucha responsabilidad.
Hacer desgraciado a un niño es lo peor del mundo.Y quien lo haga conscientemente se merece el mayor de los desprecios.
Luego están las neuras inconscientes que cada uno tiene y puede transmitir a sus hijos,ahí ya entran muchos factores...la sensibilidad de los niños,su carácter...
A veces se pueden repetir comportamientos o lo contrario : actuar justo al revés intentando así "desprogramarse" de la herencia.

Existe la posibilidad de elegir no tener hijos,si se decide tenerlos...hay que asumir la responsabilidad.

Besos,bonica.

Hablando de un tema paralelo,un día me gustaría hablar de esa tontería que he escuchado mil veces sobre que si una no es madre no se llega a "realizar" como mujer.
Absurdez total.

Celia Segui dijo...

Jajajajajajaja!!!! El post no va de tener niños, que no te has enteradoooo, Toroooo!!! :P

Ah, Carmen, eso último que has dicho me lo dijo una gilipollas y le dije cuatro cosas. Vamos, le callé la boca. Encima la tía es una amargada y tiene un hijo mimadísimo, además de que lo tuvo ya casi llegando a la menopausia.

Besos Carmen. A Toro un tirón de orejas!

Lapiz Pluma dijo...

Una entrada muy interesante. A mí también me cargaron de mucho trabajo que no me correspondía a una edad que no tocaba...
Cierto es que nuestra infancia nos marca pero es importante aprender a dejar ciertas experiencias negativas de lado. Vamos, que no hay que seguir regodeándose en la miseria. Desgraciadamente hay mucha gente que se queda atrapada y lo vivido y echa la culpa de su malhacer hoy a las circunstancias que vivió ayer.

desafectos dijo...

Muy de acuerdo en la inconsciencia formativa de muchos padres, por esceso o por defecto.

desafectos dijo...

Perdón por la errata, quise poner "exceso". Si eres tan amable de corregirlo. :-)
Gracias.

Mara dijo...

Pues ánimo Celia aunque cueste aprendemos a desprogramar. Resetear el disco duro de nuestro cerebro es una tarea para toda la vida pero merece la pena, hay demasiados mensajes que hemos de tirar a la papelera. Besos.

Amapola Azzul dijo...

Es complicado educar a los niños.
Y hacerles adultos independientes.

Entre otras cosas por culpa del paro muchos jóvenes siquieran tienen proyectos de futuro.

Un beso Celia.
Espero que estés bien.

Hola, me llamo Julio David dijo...

Es bien sabido que los padres proyectan en la vida de sus hijos, sus propias vidas: con todos los miedos, frustraciones y ansiedades que eso implica. Es increíble (pero esperable) que influencien así la personalidad de sus hijos. Por suerte uno crece, y aprende (y debe aprender) a pensar de manera independiente (en la medida de lo posible).

Más saludos!

Estoy entre paginas dijo...

Que razon tienes, no te imaginas como te entiendo, besos guapa.

Alfred dijo...

Interesante reflexión, como padre la interpreto de una forma predeterminada, pues por suerte hoy en día lo eres de una forma más consciente y deseada. Siempre hay "accidentes" pero me imagino que son mínimos. Eso te hace ser muy responsable con lo que haces, no se trata de darles bienes materiales pero si una formación, unos valores y una cultura, que luego se pasarán por el forro, para poder salir a la calle con un mínimo de posibilidades de poder funcionar por la vida. En mi caso tengo tres hijos a cual más diferente de carácter y forma de ser. Y estoy encantado!
En cuanto a si una mujer está o realizada por ek hecho de ser madre, encuentro que es un tema que no admite debate, es una estupidez de una visión patriarcal por suerte superada.
Saca a pasear a Toro, que el último que ha puesto es muy bueno.
Besos.

Macondo dijo...

Supongo que ese padre que va a amargar el partido de fútbol los domingos a su hijo, obsesionado porque llegue a ser el gran futbolista que no fue él, será hijo de un padre que le amargó la vida obsesionado porque llegara a ser el gran futbolista que no había sido él.
A veces pienso que no es sano que recuerde con tanta nitidez cosas que aprendí en el colegio hace más de 50 años, sobre todo teniendo en cuenta que muchas veces no tengo memoria de anteayer. Creo que tengo mi disco duro ocupado por estupideces que me impiden incorporar datos más recientes e importantes. No sé cómo podría proceder al borrado de muchas cosas, aunque por otro lado me da miedo que se produzca un formateo completo y que se pierdan recuerdos de valor.
Besos.

lopillas dijo...

El subconsciente rige totalmente nuestras vidas. La de nuestros tatatatarabuelos, la nuestra y la de nuestros tatatataranietos. Por eso yo reivindico el médico psiquiatra o el psicólogo de cabecera/de familia para todos. Le damos mucha importancia al cuerpo pero no a la mente y ahí es donde está todo.
Yo rompo una lanza por los padres y madres y creo o quiero creer que, en su gran mayoría, hacemos lo que entendemos como mejor para nuestros hijos. Pero sí, pesa mucho la educación.
Besitos

MATT dijo...

Hay patrones que repetimos generación tras generación, unos para bien y otros para mal. Los padres nos determinan tanto por la carga genética como por el trato que recibimos.
Yo veo por mis hijos que ellos nacen ya con un carácter muy fijo que se termina de fomsr muy pronto, me atrevería a decir incluso que en los tres primeros años de vida.
Resetear y cambiar patrones adquiridos es dificilísimo porque como dices a veces no somos no conscientes. Yo me sorprendo a veces haciendo y diciendo cosas que parece que no decido yo, simplemente me salen así. Patrones heredados, inoculados en nuestros cerebros... Brrrrr da hasta yuyu.
Un beso

Ilduara dijo...

Tener hijos es una decisión a sopesar, nunca estos son a la carta y se es madre y padre las veinticuatro horas del días. La educación de un niño no se puede delegar.

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Tristemente cierto y humano, Celia. Podría contar mil historias y hasta la propia, para corroborar y apoyar lo que nos explicas hoy. Diría que un título de un libro sobre el asunto podría ser: Los padres y la educación de los hijos ... el riesgo de hacerlo mal ... o bien, es determinante.
Te diré, amiga celia, que yo/nosotros, quisimos tener mil hijos y solo tuvimos uno pro problemas insalvables en la época ... mi hijo tiene cinco.
Un abrazo, amiga.

Rosana Marti dijo...

Estamos a expensas de la vida y queramos o no somos objeto de nuestro destino. La niñez marca mucho los pasos a seguir en el futuro. Una reflexión que nos lleva a deducir que actuamos en consecuencia.

Un abrazo preciosa y feliz fin de semana.

Marigem Saldelapuro dijo...

Hola Celia!!!!1 Es que hay padres que creen que se convierten en padres(valga la redundancia) por el hecho de tener hijos, vestirlos, peinarlos, llevarlos al cole y poco más, y eso es jugar a las muñecas, ser padres es otra cosa y es complicadísimo. Yo intento mejorar día a día, y como me dice mi madre, me lo dijo ayer otra vez, por los hijos se intenta mejorar y evolucionar cada día y aún así nos equivocamos tantísimo...Yo valoro mucho, pero mucho, a las personas que no tienen hijos porque toca y luego hacen a esos niños desgraciados. Afortunadamente podemos elegir tener hijos o no, y sino es algo que queramos y no tenemos ganas de sacrificarnos tanto, pues no los tengamos, es muy fácil. Y de lo de realizarse ni te comento porque vamos, me indigno.
Un besín y me ha gustado leerte así, sincera y directa.

Celia Segui dijo...

Os entiendo a todos, y estoy de acuerdo con lo que decís. Pero yo me refiero a patrones que se graban en el subconsiente y que son muy difíciles de sacar a al superficie si uno no está muy atento, y a veces es cuestión de suerte.
A todos nos pasan cosas en la vida una y otra vez, de manera diferente, pero si uno se fija acaba siendo lo mismo , y si eso se repite es por algo: no es buena o mala suerte, es lo que uno lleva grabado en la frente.
Hala...
Besos a todos

unjubilado dijo...

Los niños en la actualidad saben desprogramarse, en algunos casos "Inicio, Apagar..." en otros aprender media docena de comandos, "Delete, goto, run, input, if then..." aunque sea en Basic.
-Jubi, que estás metiendo la pata.
No, es que hay tanta seriedad en este artículo y en los comentarios, que he querido romper un poco esta tendencia y va de broma.
Besos

Carmela dijo...

Y a veces es muy difícil reconocer (para poder corregir) esa información alojada en nuestro interior.
Estoy de acuerdo en que la mayor parte de las veces puede nacer de nuestro entorno familiar, pero a veces las mas dañinas viene del exterior y ni siquiera podríamos recordar de dónde.
Un abrazo, Celia.

Pitt Tristán dijo...

Pienso lo mismo que Toro Salvaje, no me importa que me "programes", me das una buena Visa y eso y me resignaré a ser un alienado más.
Anímate, soy limpio.

Marcos dijo...

Desde luego todo muestro alrededor nos influye, personas y todo el medio que nos rodea; especialmente en nuestros primeros años hasta la madurez pues somos esponjas y todo, lo almacenamos en nuestra mente condicionandonos.
Es un defecto frecuente de los padres pretender que sean los hijos numeros unos y artes y oficios, sin preguntar que es lo que ellos quieren, y les quitan todo el tiempo de juego y pensar por si mismos, con clases complementarias agobiantes.
Todo ello les marca el carácter y no siempre positivamente, y de por vida.

MaRía dijo...

Somos esponjas Celia pienso que nos vamos empapando de lo que nos rodea, y la familia es evidente que es el primer entorno donde nos sumergimos , claro que también soy de la opinión de que cuando ya comenzamos a razonar y a "`pensar/decidir" por nosotros mismos tenemos la libertad de saber quedarnos con lo que nos enriquece y exprimir , sacar, expulsar aquello que nos es nocivo , somos humanos imperfectos , y caminando aprendiendo a desaprender y desaprendemos aprendiendo

besos y si me fui del texto disculpa , ando desaprendiendo(me)

feliz finde

X dijo...


Hay herencias que son un gran lastre y lo mejor que podríamos hacer sería renunciar a ellas... y cuidar de cuáles vamos dejando nosotros mismos a otros por ahí...

X dijo...


Como dice más arriba 'MaRía'... es importante aprender a desaprender sí... pero nada fácil...

Otro beso y otro cálido abrazo!

Tania (Sevilla desde La Giralda) dijo...

Hace ya un tiempo, más de 9 años que me decidí a desaprender lo que no quería en mi vida. No voy a decir que el camino haya sido fácil, y tampoco puedo decir que lo haya conseguido 100%.

Pero lo que sí puedo decir que a base de esfuerzo, y de constancia he conseguido cambiar muchas cosas.

Y sobre todo a base de escucharme atentamente, de conocerme lentamente, y aprendiendo también de las malas experiencias.

En mi caso no tengo hijos, no porque no quiera sino porque no ha sido. Y me siento super realizada.

Y Celia hay algo que he aprendido en estos últimos años. Él que señala algo es porque así lo siente.

Probablemente esa mujer se sentía así antes de tener a su hijo. Ya sabes que siempre piensa el ladrón que todoa son de su condición.

En fin si yo he podido desprogramarme ¿quien te dice a ti que no lo vas a conseguir? Estoy segura de que podrás, igual que mandaste a la porra a la madre realizada.

Un besazo.

Salamandra dijo...

uff nena, con ese problema vengo cargando desde hace un par o tres de años, de esas cosas te das mucha cuenta cuando te analizas en un diván. Y entonces eres consciente de la GRAN responsabilidad que es traer hijos al mundo y no imprimirles las mismas mierdas que tú tienes.
Todos llevamos nuestras mochilas.

MI PADRE ES GUAPO Y MI MADRE ES LISTA - Blog para Padres Inquietos dijo...

El entorno en el que te crías influye 90% en tu comportamiento, pero no sólo tus padres, sino tus amigos, tus profesores, tu localidad ... también es cierto que siempre intentas mejorar lo que eres, no para ser perfecto, sino para evitar eso que no te gusta. No siempre se logra, pero se intenta oiga.

Karu dijo...

De todo se aprende, lo importante es no volver a cometer los mismos errores no?
Un abrazo grande, que estes muy bien

Alfredo Ramírez Vega dijo...

Uffff, jefa, ardua cuestión esta que propones... Normal que todo el mundo se centre en el rollo paterno – filial y obvie el resto...

Sobre este mismo tema se han escrito ríos y ríos de tinta, y cada uno ha ofrecido su visión particular sobre el tema, así como su posible solución. No te voy a hacer aquí una tesis sobre todas esas teorías a lo largo de la historia y lo ancho del mundo, porque no viene al caso. Lo que sí te diré es una máxima que, personalmente, a mí me sirve: si quieres obtener otros resultados, haz las cosas de manera diferente. Es tan simple que podría parecer pura demagogia barata. Pero, precisamente por ser tan simple, no nos damos cuenta de que muchas veces nos obcecamos en hacer siempre las cosas de la misma manera, esperando ingenuamente obtener un resultado diferente.

Claro está que ahora me preguntarás: “y si tenemos programado en el subconsciente el hacer las cosas siempre de la misma manera, ¿cómo podemos hacer para saltarnos esa programación, que, de hecho, era mi pregunta original?”

Y mi respuesta es que eso es un círculo vicioso, una pescadilla que se muerde la cola. Cuando estamos en el ojo del huracán, parece imposible ver las cosas con perspectiva, objetivamente, desde fuera. Y por eso precisamente nos obcecamos en seguir haciendo las cosas siempre iguales, pensando que no existe ninguna otra forma, y cayendo siempre en los mismos resultados. Cuando, en realidad, lo que tendríamos que hacer es intentar, primero que nada, comprender cómo se sale del huracán.

No sé si te habré ayudado algo. Sea como sea, te envío un beso con mucha fuerza y con mucha energía positiva.

Celia Segui dijo...

Pues claro que me has ayudado! Me has dicho algo que sabía pero que necesitaba volver a oír. Pero te aseguro que estoy en ello.
Besos y mil gracias, Alfredo!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario