""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

viernes, 18 de marzo de 2016

El pajarraco (Crónicas Vienesas)



    Por la mañana temprano salgo a correr por mi barrio, ya estoy casi llegando a casa cuando siento un aleteo sobre la cabeza y veo reflejada en el suelo la sombra de un gran pájaro que me persigue. Aletea a pocos  centímetros sobre mí; súbitamente  siento que sus garras se posan sobre mi gorra. Una mujer asustada se mete en un portal. Con el pajarraco encima, me agacho sin dejar de correr pero no se va, me inclino hacia derecha e izquierda, siempre sin dejar de correr pero sigue enganchado a mi cabeza. La mujer mira horrorizada desde el portal. Finalmente, aliviada siento que echa a volar.

   La mujer sale de su refugio  y corre hacia mí , yo hacia ella, las dos muy asustadas. !Dios mío!, exclamo temblando. ¿Qué era eso?  La mujer indica el alféizar de una ventana. Era ese pájaro, dice, señalando a  un gran cuervo.
  !Me ha recordado a la película de Hitchcock! , exclama  muy alterada.

   Yo me fui acojonada y a pesar de que en invierno hay cuervos por todas partes, no pasé por esa acera donde siempre vuelvan varios  en todo un año. No sea que me hubiera tomado cariño. 

   Los cuervos me dan mucho yuyu. Ahora cuando les veo disminuyo la marcha para no llamar su atención. Uuuuhhhhh.




          

47 comentarios:

Blanca Lafarga dijo...

En estas salidas tienes que llevarte "al mariden"...
Un besico

Tracy dijo...

En Viena abundan, es lo único que no me gusta de la ciudad a pesar de que en mi primera visita me regalaron uno de madera de más de una cuarta. Si a mí me pasa lo que te pasó a ti me muero del susto.

MaRía [PieL] dijo...

Bueno te digo que yo en tu situación creo que comenzaría a gritar como una posesa ¡¡
a mi pocos bichos me dan yuyú ( de lejos jajaja)
Es cierto leerte es recordar la peli de Hitchcock y da miedo si.
Te cuento que durante un tiempo me costaba adentrarme nadando mar adentro por culpa de Tiburón :P
Y te sigo contando que una vez una excursión de abejas espulsadas de su panal acabaron enredadas en mi melena , ni te digo como acabó mi cuero cabelludo y la carrera que me pegué hasta llegar a la casa de una vecina pidiendo auxilio, sabes lo que es sentirlas ya no solo picar si no el zumbido de unas cuantas enredadas en el pelo'¡¡
ay no hablo mas de bicho que sigo acordándome de algunas historias de vida :( ... de mi vida
un beso y que pases muy feliz finde ¡¡

Marigem Saldelapuro dijo...

Pues a mí los cuervos me parecen monos pero ir corriendo, que se te pose en la cabeza y no puedas desprenderte de él sí que me daría yuyu.
La mujer fue poco solidaria, en vez de meterse en un portal bien podría haber intentado asustarlo o algo.
Un besín y muy feliz finde.

Celia Segui dijo...

Se me ponen a mi abejas en el pelo y me da un soponcio.

Gema, la mujer no se acercaría porque estaba cagada del miedo. Jajaja
Besos a todas

karin rosenkranz dijo...

recuerdo los cuervos en Amsterdam, en vez de tenerles miedo, yo les saco fotos....

Celia Segui dijo...

Karin, yo no les tengo miedo, pero jolín, si se te pone uno en la cabeza y no se va... jajaja
Besos

Lapiz Pluma dijo...

Ufffff aquí hay montones de ellos!! Y encima hay veces que se quedan en medio de la acera y mirándote fijamente, me dan un yuyu!!! Creo que debería contar mis aventuras y desventuras con las aves en el blog.
Besos

TORO SALVAJE dijo...

Eso es que tenías el pelo lleno de migas de pan... y a lo mejor de alpiste también...

Jajjaja

Besos.

unjubilado dijo...

En Berlín también vi enormes bandadas de cuervos, cosa que en España se suelen ver a lo sumo en pequeños grupos.

lopillas dijo...

Pensé al principio que era ficción, pero luego leo que fue real...qué zuto! Nunca he visto un cuervo :(
Besitos, buen finde!

Amapola Azzul dijo...

Los que hay por aquí no vuelan bajo besos.

Buen finde!!
Gracias pir tu visita.!

Celia Segui dijo...

- Sí , es real.Aquí hay mucho cuervo de todo tipo y condición.

-Toro, ni era alpiste ni migas de pan, como soy bruja y previsora, hace tres años compré una puta rana por si acaso visitaras, la llevaba saltando bajo la gorra y el cuervo se tiró en plancha. La tengo en el congelador desde hace unos años, es tu cena de recibimiento, por tu culpa, por tu culpa, por tu santa culpa me saltó un cuervo a la cabeza.

Rosana Marti dijo...

Celia...te pasan unas cosas tan divertidas, ufffff, son muy listos los cuervos, pero también dicen que son pájaros de mal agüero, así que yuyu.

Besitos guapísima.

Macondo dijo...

La mascota más cachonda que tuvimos de críos fue una corneja. Desde entonces les tengo cariño a los córvidos. Son animales muy inteligentes y afectuosos.
Escribí sobre Ruperta en una de mis primeras entradas.
Besos.

Nefertiti Munguia Triana dijo...

Lo más bizarro que me ha pasado es que se me pegue una nube de mosquitos voladores, pero que se me suba un cuervo nunca!

Saludos!!

Rosa dijo...

Pensé que era ficción, pero ya veo que no.
¡Qué susto!

Un beso, Celia.
Buen fin de semana.

Marta B dijo...

uff, ya ves, que mal rollo!!! y no por ser un cuervo, que tambien, si no por ser un pajaro, me dan una cosa... :S

espero que no vuelva!!

un besito!

Holden dijo...

¡Jo! ¡Diox le da pan al que no quiere comer! Ojalá se me posase a mí un señor cuervo en la cabeza :( Si vuelve, me lo mandas.

TORO SALVAJE dijo...

Jajajjajjaa

Marcos dijo...

No sé si narras un hecho o estas de guasa. Para los occidentales el cuervo presafia males, pero en países orientales como Japón o China, los cuervos representan noticias optimistas y una fuente de amor.

El collar de Hampstead dijo...

Uy a mí me hubiera dado un infarto,porque mi mente peliculera hubiera pensado enseguida en la peliculita agggffff
Claro que como yo no salgo a correr,a mí no me perseguiría el cuervo...ventajas de ser vaga...
; )

Un beset falleret (sí,estoy aquí).

Celia Segui dijo...

Sí, es un hecho real. Todas las crónicas lo son.
Espero que no sean pájaros de mal agüero, aunque ya hace unos años que ocurrió el hecho.
Besos a todos, y esos dos valencianos a disfrutar de la Cremá esta noche. Capullines.
Besos a todos

Ein Tag mit Pepa dijo...

Ais, no los puedo ni ver. Aquí en Berlín está lleno, y son super agresivos! Tengo un par de historias muy desagradables....

Marta M. dijo...

Hola. le tengo pánico a los cuervos. Si me pasa a mí me desmayo. Los pájaros me dan grima. Seguimos en contacto

Conxita Casamitjana dijo...

No sabía que había cuervos en Viena.
A mi me parecen bastante feos y no me gustan nada esos pájaros y sí, me ha recordado la película de Hitchcock que me aterrorizó. ¡Qué susto! haces bien en no volver a pasar, por si acaso...
Un beso

Opiniones incorrectas dijo...

Jajaja yo cuando los veo me tapo los ojos, no vaya a ser.

Tiene ustet un iméil.

Besis

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Lo que cuenta es aterrador. La ficción echa realidad.
Me la imagino a usted corriendo desmelenada como a Tippi Hedren tratando de ponerse a salvo. Ya sabe, no se le ocurra comprar periquitos. Se pueden volver contra usted.
Un saludo.

Pitt Tristán dijo...

No te asustes, en Viena solo pasan cosas buenas y civilizadas, las desgracias son para los países como el nuestro. Si hasta los holandeses vienen a tirarles monedas y reirse de sus pugnas a las gitanas de la Plaza Mayor de Madrid.
¡Viva la civilización de la Vieja Europa!
Besos.

Cabrónidas dijo...

En principio, si te veo, el pecho se me abre de la risa y las carcajadas se derraman a borbotones. Luego, al final , supongo que te echaría una mano. O al cuervo.:)

La utopía de Irma dijo...

A mí me dan mucho miedo las gaviotas, pero mucho, mucho y la cosa es que siguen revoloteando...

Besines utópicos, Irma.-

Piruli dijo...

A mí también me ha recordado a la película esa, que no he visto, sólo a cachos y que miedito...
Por aquí, por suerte, apenas se ven.
Besos

Hola, me llamo Julio David dijo...

Un cuervo te vino a coronar... Te pasa por tener en la cabeza relatos de terror. Como la entrada anterior, "al otro lado". Siéntete privilegiada, significa que a lo mejor tienes material para explotar esa veta.

Saludos!

maria francisca belmonte mondejar dijo...

Pobrecita, que susto!!! si me pasa a mí, no salgo en la vida de mi casa, vamos, dejo de comer pollo o cualquier otra ave de por vida!!! Recuerdo esa película, era escalofriante y muy fobica, no se si me acabo de inventar la palabreja, pero tu me entiendes, verdad???
Gracias guapa por tus amorosos comentarios, y me alegro que te guste como ha quedado mi página, y gracias nuevamente por ayudarme a poner mi lista de blog , eres un encanto.
Besos, Besos y mil besos!!!

Blanca Lafarga dijo...

Eres tremenda...!!!
Feliz semana.

Salamandra dijo...

Tienes la cabeza llena de pájaros, y ellos LO SABEN.

No engañas a nadie, amiga :-)

Eme dijo...

Te pasa cada cosa.... :)
Los cuervos tienen muy mala fama pero es totalmente infundada. Son aves muy inteligentes. Te paso un enlace para que les conozcas un poco más: http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2014-11-23/la-ciencia-demuestra-que-los-cuervos-son-casi-tan-listos-como-tu_500331/

Isa dijo...

Celia, si un cuervo no te puede comer. Te lías a zapatillazos con él y veras que pronto deja tu cabeza. jajajajaja. Realmente a mí son los pájaros que más yuyu me dan.
Saludos y abrazosssssss

unjubilado dijo...

Acabo de leer algo que de momento no has publicado.
Lo siento por ti y por tu amigo Nacho de Diego, muy joven para dejarnos.
Un abrazo

Celia Segui dijo...

He decidido borrarlo, jubi. Estoy muy triste y confusa. Lo siento.
Besos

AMBAR dijo...

Hola Celia, me parecio que habías publicado hacía unas horas pero veo que esto es del día 18, también veo que no te comenté, siempre voy tarde.
Al menos llego a tiempo de ver esos pajarracos sobrevolando cabezas, en invierno ponte un gorro que te agrigue el cuero cabelludo, a la vez te protege de ese percance.
Una buena semana y un abrazo.
Ambar.

El collar de Hampstead dijo...

Un abrazo Celia.

Inma_Luna dijo...

Pues mejor ni vengas a mi barrio que hay de cuervos andando a dos patas, que no da miedo sino terror....
Besitoss

Manuel dijo...

Sin no es ficticio, que susto habrás pasado, a mi me dan yuyu. En estas fechas suelo entrar en un cuartillo donde guardo las herramientas del jardín, y nada más entrar hace dos días, me atacaron 4 o 5 pájaros -a mi me parecieron cientos- que por lo visto están preparando sus nidos allí, y créeme me atacaban a los ojos; que momento más malo pasé, así que salí por patas, corriendo.
Y este año, como no se marchen pronto, los tomates y los pimientos los compro en la frutería. Es verídico lo que te cuento, amiga.
Un abrazo.

Celia Segui dijo...

Qué horror lo que me cuentas, Manuel. Me pasa eso y me muero del susto!!
Un abrazo

LA ZARZAMORA dijo...

Y no pensaste en disecarlo y dejarlo de decoración en el sombrero ya de por vida? Oye que mira las inglesas cómo se los gastan.
Fuera bromas, vaya susto, eh?

Besos, mi artista wapa!!

Isa dijo...

Jajajajaja, seguro te confundieron con una pajarita jajajaja. Tal vez al pasar bajo un balcón alguna señora sacudió el mantel y llevabas migas en el pelo. Y cuervo se dijo, me voy a dar un buen festín jajajaja
La próxima vez con la mano le asustas. A te quitas el zapato y le das, pero no para abajo si no para los lados :-), no te des a ti misma en la cabeza jajajajaja.
Perdona, pero es que me ha hecho mucha gracia.
Aquí en los parques están los niños jugando y merendando y los cuervos comiendo las migas del suelo.
Lo dicho, vales para escribir teatro o sainetes graciosos.
Gracias por alegrarme la mañana, me he reído mucho.
Saludos y abrazosssssssss

Publicar un comentario