""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

martes, 15 de marzo de 2016

Al otro lado ( Relato Terror)




      ¿Qué hago aquí?   Este oscuro lugar apenas invita al movimiento: tres pasos adelante, tres atrás, andar y desandar.  Podría atreverme a ir más lejos hasta encontrar la salida, pero no oso, podría caer en algún pozo invisible  y desaparecer para siempre.  Quizá ya caí, quizá ya he desaparecido y por eso no veo.

    No siempre debió ser así.  Guardo recuerdos: el espejo, la niña de  bucles dorados y esa mujer de pelo encendido que entra gritando. Una cama con dosel,  una ventana llorosa.

     Y mucho miedo, casi como el que siento aquí a veces… Como cuando contengo la respiración al  oír los pasos  y el aliento agitado acercándose a mi nuca indefensa, y me escurro abrazada a mis piernas  hasta que, cansado de no encontrarme,  se aleja languideciendo  más allá de esta oscuridad.  O como cuando se escuchan  gemidos  de  mujer, tan atormentados que hasta el aire se eriza.

    En ocasiones  suenan voces de hombres justo ahí delante. Después, golpes fuertes y secos repiquetean en alguna pared y me ovillo  mientras lágrimas atemorizadas salpican mis rodillas. Entonces, cuando creo que mi final ha llegado, un halo de luz ilumina el espacio; una mano robusta se extiende hacia mí.  El muro que me contiene se derrumba y me encuentro en el dormitorio de mi recuerdo, frente a la cama con dosel, el espejo ovalado…

    Me cobijo en una esquina y observo: un pico va derribando la  pared que hasta ahora me protegía. Uno de los hombres llora. Me cubro asustada los ojos con las manos y observo a través de una rendija. Otro hombre se acerca a mí con una niña en brazos, la deposita sobre la cama. Parecieran bucles dorados de no estar tan sucios. Un rictus agónico perfila su boca. Una capa de polvo cubre los ojos abiertos. Tiene el cuello tajado por un largo y ennegrecido corte. Voy a salir corriendo cuando dos hombres transportando a una mujer me hacen retroceder. La  tienden sobre la cama, junto a la niña, las  hebras inánimes de cabellos rojos y dorados enlazándose.  Entonces lo sé, es la niña que recuerdo, la que se peina ante el espejo y ese monstruo que han tendido a su lado con la mirada muerta y desorbitada y las manos como garras de lobo es la mujer de pelo encendido.

    Un hombre se acerca con un cuchillo en la mano. Dice que es el arma del crimen. Dice que después de matarla se emparedó con ella. Yo no entiendo. Solo sé que no soporto más el horror de esa habitación de modo que corro hacia el hueco en la pared y me acurruco dentro, sin que me vean, y espero y espero, hasta que viene alguien y levanta el muro otra vez.

     Tal vez sea un mal sueño y en realidad haya caído en un pozo y algún día alguien venga a rescatarme y a devolverme la luz.  O en verdad, al otro lado esté esa horrible habitación llena de muerte, en cuyo caso prefiero seguir aquí, andando y desandando el espacio con mis recuerdos, aun sabiendo que ahí detrás, en la más profunda oscuridad, alguien me acecha.

                                                             ©2016

40 comentarios:

Marta M. dijo...

Hola. me gusta mucho este relato tan dramático. Pueden ser recuerdos angustiosos del pasado que aún nos atormentan o un mal sueño que estamos deseando olvidar. Seguimos en contacto

Cristina López moreno dijo...

Muy buen relato, nos leemos;)

Sobrevolando los 40 dijo...

A mi los relatos o películas de miedo con niños como protagonistas, ¡me dan pavor! Besos.

Marigem Saldelapuro dijo...

Ayyyy qué bueno, me dejas con muchísima incertidumbre.
Escribes genial, me ha gustado mucho.
Besos.

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Genial ... y sorprendente amiga Celia. Imaginación sin límites. ¿Ah, hace frío a ese lado de la pared?
Un abrazo, amiga.

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Hice el reblog para ... "asustar" a mis amigos: https://etarragof.wordpress.com/2016/03/15/cronicas-de-una-espanola-en-viena-al-otro-lado-relato-terror/

Marcos dijo...

Toma mi mano, agárrate fuerte, cierra los ojos, ya estamos llegando a la superficie.

Celia Segui dijo...

A ver , miedo no da, pero me parece que debía enclavarlo en ese género.

Gracias por el reblogueo, Enrique.

Gracias a todos y besos

lopillas dijo...

La angustia y el miedo que paralizan hecho relato. Muy bueno. Besitos Celia

TORO SALVAJE dijo...

Joder.... mira qué eres siniestra eh....
Como esta noche sueñe con el relato te vas a enterar.

Besos.

El collar de Hampstead dijo...

Agggg qué atmósfera!
Claustrofobiaaaaaa

Muy bueno,pero te digo como Toro...como tenga una pesadilla te la cargasssss
:P

Besos siniestros
Muahhahaha
; )

MI PADRE ES GUAPO Y MI MADRE ES LISTA - Blog para Padres Inquietos dijo...

Nunca me han gustado las películas de terror, pero los libros de Stephen King me los he leído todos y oye, no tienes nada que envidiar. Ahora mismo estoy pensando en qué pasará tras dos días acurrucada detrás de la pared.

unjubilado dijo...

¡Que me saquen de aquí, que me han dejado al otro lado de la pared y casi no tengo sitio para moverme!
Si no estuviera emparedado, te daría un beso.

MaRía [PieL] dijo...

has descrito una pesadilla real o una real pesadilla , por suerte te leo a media tarde , y no es coña eso de meterme entre letras siniestras tiene su coste
muy bueno Celia ¡¡

besos y dulces sueñossssssssssssssssssssssssss

Jo dijo...

Celia. confieso que ya había venido a leerte pero con la misma me salí.. jajajaja

era madrugada y la verdad es que luego yo soy bastante totntita y me asusto de todo
asi que ya muy campante vine a esta hora que el trabajo anda un poco relajado y afuera haymúsica porque varios niños se han puesto a bailar.


la esencia del relato para mi se sigue tornando muy misterioso y pesado.
¿esto lo has soñado?

Jo dijo...

te voy a tener que mandar mole en un sobre preparado jaja

Holden dijo...

Por un momento he pensado que volverías a ponerme los pelos de punta con una historia como la que ambos sabemos. Y esta está muy bien, pero por suerte para mis sentidos no da tanto miedo. Me ha gustado mucho aunque me parece más triste que terrorífica :)

Blanca Lafarga dijo...

Por suerte me falta un rato para ir a dormir... espero no vengan esos fantasmas.... ya estoy un poco mayor para esos trotes.
Gracias, un besico.

Rosana Marti dijo...

Celia, estupendo relato, tiene su punto de miedo, pero es que a mi ya no me da miedo nada jajajajajajaja, estoy vacuna de espanto.

Un beso guapa, gracias a ti también por tus palabras.¡Amigas para siempre!

maria francisca belmonte mondejar dijo...

El miedo que siempre esta al acecho, normalmente cuando hay miedo es porque han habido sentimientos de odio, rabia rencor... entonces sentimos miedo y todo lo que nos rodea es muerte, nuestra mente solo puede volver a la angustia del dolor, y no puede salir de ahí, por eso lo mas cómodo es andar , desandar y seguir acurrucado sin luz, sin vivir por miedo a morir.
Celia, me encanta leerte y divagar con tus relatos, tus palabras dicen tantas cosas!!!
Un besazo preciosa y gracias por este rato tan agradable.

Tracy dijo...

Si lo sé, te hubiera leído mañana recién levantado, pero por la noche...

Rosa dijo...

No sé si lo has sentido realmente, pero, en todo caso, es un buen relato.

Un beso, Celia.

Macondo dijo...

Hija, Celia, vales lo mismo para un roto que para un descosido; para una carcajada que para un escalofrío.
Besos.

Mi Álter Ego dijo...

Ay, qué grima... Aunque confieso que me dieron más miedo tus historias con el teléfono. No es de extrañar, la otra historia tiene el aliciente de ser un caso real.

Besotes!!!!

Amapola Azzul dijo...

Ya sea en sueños o despierta espero que dejen de acecharte. Besos!!

Noa dijo...

Pues, qué acojone, ¿no? Que te se aceche de esa manera... .
Menuda sensación has hecho que lea Celia, a ver cómo duermo ésta noche.

¡Feliz Miércoles!

Noa

palomamzs dijo...

Estoy de acuerdo con Holden, da más tristeza que miedo. Pero has conseguido crear un ambiente asfixiante y tenebroso. Espero que sea todo ficción. Muchos besos, Celia.

Piruli dijo...

Pues a mí me produce mucha angustia porque soy tan empática que me imagino en esa situación. Aunque no llegué a entenderlo del todo, en realidad ¿dónde está? ¿Está secuestrada?
La forma de escribir es muy amena.
Besos

Madreselva dijo...

Más que miedo: angustia e intriga y miles de interrogantes queriendo desentrañar el misterio entre líneas.
Una pesadilla? Un hecho real? Un episodio esquizofrénico?
Una regresión espontánea a una vida anterior? Una conexión energética con los fantasmas que habitan en ese cuarto?
Es posible que no haya una respuesta y que el objetivo sea que cada cual resuelva el misterio a su manera.
En todo caso, es un buen relato que logra sostener la atención del lector hasta el final.
Saluditos y abrazos desde Colombia

Eme dijo...

Esperamos una segunda parte!, una en la que nos despejes las incógnitas que has abierto; ¿quien es?, ¿porqué está atrapada?, ¿porqué no la ven?... y asi hasta unas cincuenta o sesenta :)
Muy bueno, Celia, agobiante y claustrofóbico, pero bueno :)
BEsos.

Conxita Casamitjana dijo...

Sí Celia has creado un relato agobiante, con intrigas, melancólico y un poco triste que nos llena de dudas, qué está pasando...como dice Eme te va a tocar la segunda parte para resolver lo qué pasa.
Un saludo

Cabrónidas dijo...

¡Me ha gustado, Celia!

Blanca Lafarga dijo...

Qué pena, he vuelto y no has puesto la segunda parte.
Un beso.... sin arañazos con garras de lobo...

Inma_Luna dijo...

Si es que no estamos a salvo de nada...
Besitos

Inma_Luna dijo...

Si es que no estamos a salvo de nada...
Besitos

Isa dijo...

Hola Celia. Que texto más duro en su expresión. Se lee de carrerilla esperando a ver que es lo que va a sucede. ¡¡Qué horror!! Sólo de leerlo me dio claustrofobia. Da mucha angustia pensar que te dejan emparedada y nadie lo ve. Ufffffffff
Saludos y abrazossssssss

Hola, me llamo Julio David dijo...

Yo siento pura claustrofobia, caos y desesperanza. Si este relato es reflejo de su autora, ¡ay!, por las que estás pasando, mujer!

Intento entenderte: yo me he arrastrado a tientas por un laberinto más de una vez.

Saludos!

karin rosenkranz dijo...

recuerdo los cuervos en Amsterdam, en vez de tenerles miedo, yo les saco fotos....

karin rosenkranz dijo...

se me ha colado el comentario en esta entrada, prometo leer el relato con mas tiempo

LA ZARZAMORA dijo...

Lograste crear esa atmósfera agobiante, pero fascinante al mismo tiempo, con ese toque de misterio...
Vi una peli hace poco en el que una pareja se conoce a través de una pared... y se hacen novios, se invitan a cenar con amigos sin verse, la pared los separa... está genial, me la recordaste, la tuya es plan yuyu pero te la dejo, te gustará, los actores lo valen. Es francesa, de Clovis Cornillac.
http://www.filmaffinity.com/es/film336362.html

Besos, cosa wapa.

Publicar un comentario