""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

miércoles, 10 de febrero de 2016

Guerra en el súper ( Crónicas Vienesas)



      Para que entendáis lo que pasa en los supermercados austriacos con cierta frecuencia hay que ponerse en la piel de estas personas . A continuación vamos a revivir la escena que presencié la semana pasada desde dentro: 
     
    Pongamos, pues,  que somos austriacos, que nos llamamos Herr Doktor Müller, que nos expresamos con comedimiento, sin aspavientos, que hablamos bajito y nos tratamos de usted y por nuestros títulos universitarios: Herr Doktor Müller , Frau Magister Schmidt; que evitamos el contacto físico con  extraños; que las gracias, los de nadas, los buenos días, las buenas tardes y los disculpe son las palabras que más usamos a diario; que vivimos en un limpio orden y concierto y nos enorgullecemos de nuestra idiosincrasia y nuestro lindo país.
    
     Sabemos que así somos y así nos perciben y nos consta  que para salvaguardar tan excelsas cualidades debemos evitar en lo posible   hacer colas, ya que  éstas , por alguna inefable razón,  son nuestra perdición. Y sin embargo, no nos queda otra que hacerlas  en los supermercados si no queremos morir de inanición.

     Hoy es uno de esos días en que nos tocó: calladitos y en perfecto orden esperamos pacientemente nuestro turno y rogamos para que a ningún insensato se le ocurra entonar el consabido grito de guerra que despierte al Mr. Hyde que llevamos dentro. 

    Pero nuestras esperanzas, como de costumbre, son vanas y el temido grito no se hace esperar: 

       “!Abran una segunda caja!”, grita una voz impaciente.

    Súbitamente sentimos   una masa candente que se apodera de  nosotros: es el  temido Mr. Hyde : en dos segundos el Herr Doktor Müller que somos es abducido por la bestia. Poco podemos hacer ya.

     Damos un bandazo a nuestro carro para salir de la maldita fila y llegar los primeros a la caja 2.  Por detrás una bandada de Mr. Hydes nos acosa, debemos correr más que ellos. Ponemos  el carrito al bies para que no nos adelante nadie.   Delante  nuestro  una  Mrs. Hyde intenta cerrarnos el paso, la empujamos levemente y nos colamos por la izquierda. Sin levantar si quiera la voz hemos logrado un orgulloso segundo puesto, no está mal.  Sacamos la compra y la ponemos sobre la banda.  Sentimos cómo Mr. Hyde se retira y  aliviados volvemos a ser Herr Doktor Müller.

    Esperamos… Esperamos… Esperamos…, maldición, no viene nadie. Si los de la caja 1 acaban antes que nosotros será fatal para nuestro orgullo. Pero por fin vemos a la cajera acercarse a toda prisa: “!Todos a la caja 3!”, grita.

     A la voz de la cajera Mr Hyde nos posee de nuevo: lanzamos la compra dentro del carro a toda prisa, hay que correr. La rabia nos corroe, los que no habían descargado la compra nos llevan ventaja, aun así somos rápidos: nos damos raudos la vuelta y con nuestro carro empujamos a los que nos preceden, otro carro se encabrita con nosotros y no nos deja pasar , sentimos en nuestro trasero el hierro del  carro que ocupaba el primer puesto; embestimos al que nos cierra el paso, él nos embiste a su vez, pero somos más fuertes  y logramos tirar el carrito de  nuestro contrincante a un lado  hasta que finalmente  ya no podemos avanzar más: 

      Hemos llegado al fin y  nos conformamos con el sexto lugar. Llenos de alivio sentimos  como Mr. Hyde se repliega  sobre sí mismo devolviéndonos la dignidad.

      AUFWIEDERSEHEN  Mr. Hyde, WILLKOMMEN Herr Dr. Müller : 

! Por fin de vuelta  al   impecable   y tranquilo  orden de vida austriaco!


                                                 

49 comentarios:

Lapiz Pluma dijo...

Jajaja aquí pasa igual!!!! Creo que tienen miedo a guardar la fila. Y seguro que es un mecanismo de defensa, es su manera de rebelarse contra el orden, en el fondo son muy wild xD.

unjubilado dijo...

Jajajajaja, en Mercadona que es donde más voy a comprar, el aviso es el siguiente : Señorita Juli, por favor... los habituales ya sabemos que eso quiere decir que esa persona se dirija a abrir una de las cajas vacantes, pero no sabemos en cual se va a colocar.
Cuando llega muy amable comenta, "por favor colóquense por orden" en mi caso como tengo todo el tiempo del mundo, excepto que sea la caja de al lado la que abran no me molesto en cambiarme, pero veo que en ocasiones casi hay zancadillas para llegar antes y luego resulta que entre que prepara la caja, mete el pin al ordenador y realmente empieza a cobrar pasan 2 ó 3 minutos, que dependiendo de donde te encuentres pasas antes por la caja en la que estabas colocado.
Un beso

Marigem Saldelapuro dijo...

Jajajaja, veo que es exactamente igual que aquí. Aquí somos desordenados, gritamos en todas partes, nadie trata de usted y en el súper, en ve de ser Mr Hyde somos nosotros mismos,jajajaaj.
Un besito y me he reído un montón.

AMBAR dijo...

Creo que eso pasa en todas partes y aquí también.
Pero te aeguo que no habría sido pacaz de escrbirlo tan jocosamente, todo un acontecimiento.
Un abrazo.
Ambar

Jo dijo...

aqui algunos te avientan el carrito no piden permiso, ni por favor. nadie se sonrie a menos que vayas en plan ligue...
pero entre latas de sopa y sardina quien quiere pensar en amor si solo quieres comer...


no se porque en estas dos ultimas entraditas tuyas me imaginé de fondo música de mozart.

:P

Celia Segui dijo...

¿Cómo que en España también pasa? Yo recuerdo que cuando abren otra caja te dicen que vayas por orden, y recuerdo que la gente solía respetarlo. Aquí no, aquí el que está detrás adelante como puede al de delante caiga quien caiga. ¿O es que estoy deformando la realidad en mi recuerdo? Me lo tendré que mirar. Cuando voy a España voy al súper un par de veces pero nunca cuando hay mucha gente, claro.

Piruli dijo...

¿Y allí no usan la coletilla de "en orden, por favor"? Que aquí la usan y normalmente no sirve de nada pero bueno...
Besos

Celia Segui dijo...

No, aquí el orden en las colas se la suda. Es algo asumido. Lo mismo pasa en los aeropuertos si les cambian la puerta de embarque se suben hasta por las sillas con maletas y todo. Están cerriles.

Rafa Hernández dijo...

Yo no guardo turno, porque soy muy perro y no compro. Pero cuando voy a comprar con la mujer, si hay mucha gente, le doy con disimulo con el carro el los tobillos a los que hay delante, para que dejen esa cola, y se vayan a otra caja; siempre y cuando por supuesto, que vea que son más flojos y enclenques que yo. Si tienen las espaldas muy anchas aunque sean tías no digo ni pío. Otras veces también me ha dado resultado sin saberlo, cuando he dicho; "la policía está fuera en la puerta multando coches", y si alguno lo tienen mal aparcado, salen que se las pelan, dejando la compra y hasta el copón bendito.

Besos Celia.

Celia Segui dijo...

Jajajajaja. Lo de la policía habrá que probarlo.
Besos

unjubilado dijo...

Antes era en serio, ahora en broma te aconsejo que si tienes tiempo te leas como se entretienen los jubilados en España.

Cristina López moreno dijo...

Jajaaj como me gustan tus entradas, siempre me sacas una sonrisa

maria francisca belmonte mondejar dijo...

Que bueno Celia, cuanto me he reído, esas situaciones las sufrimos todos, y todos queremos ser los mas listos y rapidos, pero casi siempre vemos nuestro orgullo por los suelos.
Un beso.

TORO SALVAJE dijo...

Tan civilizados que parecen y mira...

Besos.

Holden dijo...

Si es que los seres humanos somos iguales en todas partes xD Bueno, al menos aquí se molestan en decir lo de 'guarden su sitio en la fila'

Soledad Gutiérrez dijo...

jejeje Celia por aquí cada vez es peor. Con los jubilados ya es la leche, no veas la de codazos que dan para ganar posiciones. =P
Muy divertido, como siempre. Un abrazo, guapa. =)

Marcos dijo...

Seguro llegas antes en la primera caja. Es tal como lo cuentas, en Austria y en España. Pero ya sabes, estés en la caja que elijas, siempre será la mas lenta

Blanca Lafarga dijo...

Ja, ja es la vida!!
Un besico.

Eme dijo...

Madre mia!, que por un momento me he visto reflejada en un austríaco cualquiera!. Yo soy asi!!, yo soy de esas que por una caja abierta y adelantar 15cm se pega una carrera y pierde el zen :)
Siempre divertidísimas tus entradas, Celia :)
Un abrazo.

karin rosenkranz dijo...

En Palma esas carreras son cotidianas, y mas de una vez he protagonizado escenas con mujeres al borde de un ataque de nervios por ser la primera en orden de fila. Un dia casi me tiran de los pelos. Y todo por no ser lo bastante clara mi postura en esa fila.
Ahora, opto por dejar pasar a la gente que llega al mismo tiempo para evitar que la sangre hierva.
Besos

El collar de Hampstead dijo...

Si es que cuando sale la vena de la prisa,lo mismo da donde sea...
Jjajajajja yo paso de cambiar de caja,luego siempre se atasca la q he elegido!

Besos artista.

Hola, me llamo Julio David dijo...

Eso de las cajas en los supermercados es odioso: hay 1500 cajas disponibles, perfectamente hechas para ser atendidas, pero están cerradas. Y de 1500 cajas disponibles, solo atienden en tres. Y detrás un mar humano ávido por saciar su consumo.

En los bancos pasa lo mismo: 4300 cajas, para que solo atiendan en dos! A los dueños al parecer les gusta que pasemos mucho tiempo al interior de sus establecimientos. Y es lógico, desde ese punto de vista...

Saludos.

MaRía [PieL] dijo...

hablaba estos días con un buen amigo de la diferencia ue hay entre los españoles ( y la gente del sur de Europa en general) porque si convives un tiempo con Alemanes, Holandeses ;belgas y gente del norte parecemos verduleros por nuestra forma de hablar y nuestro tono alto pero visto lo visto me has dado tema para debate jajajaaaaaa.... y si es que cuando una está en la cola y ve que abren otra caja vas y al final miras que el que aguntó el tipo ha salido mejor parado .. encima te pueden dar en las canilas ( rafaaaaaaaa suerte que vives lejos cabrito jajajaaaaaa)

Eres genial Celia y tu sentido del humor aparta las nubes un dia gris como hoy

un besito

spanierinindenalpen dijo...

Lo malo de cambiar tanto de caja es que al final siempre te acaba dando la sensación de que, si te hubieras quedado donde estabas al principio y hubieras esperado, habrías acabado más rápido.
Pero de no ser por esas carreras la vida sería un rollo y no tendríamos historias como estas para leer. ¡Me parto de la risa contigo Celia! jaja
¡Un abrazo!

Opiniones incorrectas dijo...

Jajajaja qué bien se pasa en el súper por esos lares xDDD

Besos

Macondo dijo...

No pensaba yo que seríais capaces de comportaros como vulgares españoles, ni siquiera por unos momentos.
Besos.

Unknown dijo...

Me recuerda las colas para comprar pan aqui en el Perú (en las panaderias), incluso algunos llegan a ser dominados del todo por su Jekill interior. Muy educativo ver lo que se puede hacer por medio dolar de panes...

Rosana Marti dijo...

En todos los países se cuecen habas, por lo que nos cuentas hoy, lo que menos me gusta de todo esto es tener que hacer cola en el súper, porque la gente no tiene espera y te pone de los nervios...jajajajaja.

Besos guapa.

Mi Álter Ego dijo...

Si en el fondo no somos tan distintos. No hay como tenernos esperando en un sitio para que nos convirtamos todos en unos salvajes. Jajajaja. Besotes!!!!

Marta M. dijo...

Hola: por lo que leo en el super de tu ciudad, al final no tenemos paciencia en las colas y a la mínima ya estamos intentando presionar para que abran otra caja de pago... Por aquí pasa lo mismo pero seguro que somos más ruidosos y escandalosos que en Viena... seguimos en contacto

Madreconcarné dijo...

Me dejas muerta, vamos, es que eso no lo he visto yo ni en un supermercado de extrarradio, por decirlo finamente.
Yo creo que es un problema de ego. En serio. Estoy convencida.

Verena Gröbli dijo...

jajajajajajajajjaa igualito que las cabezas-cuadradas-suizas .... Me recuerda mucho a ese momento en el que todos salen del tren en estampida y se nos olvidan los buenos modales porque en dos minutos tengo mi autobús para llegar a casa porque a las 7:30 en punto, ni un minuto mas ni uno menos, se sirve la cena semanal en familia porque los niños no tienen actividades extraescolares ese día.

Krika Alcaide dijo...

Jajaja, la verdad es que cuando dicen de abrir una caja más la tensión se masca en el ambiente y hay miradas de reojo por doquier. Que gane el mejor! jajaja. Un beso!

Cabrónidas dijo...

Queda todavía mucho trabajo por hacer respecto a la educación. Y a estas alturas ya irrealizable. :)

Marta B dijo...

jajaja! y lo peor, es que es una verdad como un templo :( hoy mismo ha habido pelea en el super por eso... si tuvieramos todos mas educacion eso no pasaria...

un besito guapa!

Ayla dijo...

Madre mia yo pensaba que eso solo pasaba aqui, si aqui dicen lo de en orden de cola por favor, pero tu corre porque sino te quedas el ultimo aunque estuvieras delante de todo, jajaja. Que barbaridad y si hay jubilados por alli mejor me callo, por si hay alguno por aca, jeje
Besote!!!!

MuCha dijo...

Eres esplendida con tus texto magnificos
Me haces sonreir con una sonrisa linda te lo agradezco Un beso desde este lado de la vereda

La utopía de Irma dijo...

Mira que sois, ya dijo alguien eso de los últimos serán siempre, siempre, SIEMPRE los primeros (cola del supermercado incluida)

Besines utópicos, Irma.-

Timón Botón dijo...

Ñiaaaa de pueblo sí, pero de pata negra!

Luz Leira dijo...

Ah, pero eso demuestra que todavía late un bravo corazón debajo del hielo...

El collar de Hampstead dijo...

Me he acordado de ti cuando he visto esta foto...
http://pinterest.com/pin/174655291777824143/

A relajarse en el súper!!
; )
Buen sábado y un beso.

Celia Segui dijo...

Jajajaja, qué bueno, Carmen :)
Gracias ,guapa.
Buen finde a ti también :)
Besos

Pitt Tristán dijo...

Muy divertido. En mi caso utilizo el sistema de quedarme en la misma fila que resulta ser la más corta después de la carrera de los que tienes delante porque la competitividad social de hoy en día es alarmante, hasta en la nueva caja hay que ser el primero. Deprimente.
P.D.: Lo del trato por el título universitario mejor no lo comento, jajajajaja, porque me ha recordado a los ilotas de Esparta.

Milena dijo...

Jajaaa lo relatas genial :D

OMMMMMMMMMMMMM

palomamzs dijo...

Yo creo que están deseando que la cajera dé la voz de alerta para desmelenarse un poco. Tanta contención tiene que ser muy aburrida. Un saludo, Celia y paciencia con los austriacos y su doble personalidad.

Trescatorce dijo...

Yo creo que eso pasa en todas partes, porque son escenas que yo he visto en el súper de aquí. Eso de: pasen por esta caja en orden de fila, y la gente se vuelve loca. Y el orden de fila se lo pasan por el forro.
Genial contado, como siempre.
Besotes!

Anónimo dijo...

Nunca he vivido eso, pero me recuerda a españa

Edda Diaz dijo...

GENIAL ME HE REIDO MUCHO

Celia Segui dijo...

Gracias, amorosa :)
Besos, Edda.

Publicar un comentario