""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

viernes, 1 de enero de 2016

Las tres noches de terror que cambiaron mi vida - Noche Primera (Fenómeno Paranormal)

    



     Ante todo desearos a todos un feliz Año Nuevo, y si no nos viene feliz por lo menos que no nos toque las narices.

    Puesto que lo que voy a contar es inaudito que yo sepa, juro por mi vida, por la de la gente que más quiero, por todo lo que es importante para mí que todo lo que pasó es real. Que hay personas que lo vivieron conmigo y pueden ratificarlo. Más todas las personas de nuestro entorno cercano por aquel entonces y ahora, que nos vieron sufrir y escucharon con la boca abierta , los pelos de punta y en ocasiones lágrimas en los ojos, lo que nos estaba pasando.

    En el post anterior os adelantaba el preludio de los que fueron los tres días más... no sabría como definirlo, digamos increíbles y aterradores de mi vida. Quien no leyera el post anterior puede hacerlo Aquí.

    A la salida del teatro nos estaba esperando JM, digamos que los tres éramos como hermanos. Juan, JM y yo fuimos a una fiesta en una casa particular. De madrugada, JM decidió que prefería venirse a dormir a mi casa y pasar el día 1 juntos.  Y eso hicimos. Alfonso había ido a pasar las navidades en Valencia y Miriam pasaba unos días en casa de su novio en un piso muy cercano al nuestro. 

   Día 1 de enero de 1997.

    El piso, situado en la 4ª y última planta de un viejo edificio tenía forma de T. Nada más entrar estaba el dormitorio de Alfonso, en el ala derecha el dormitorio de Miriam al fondo, seguido de cocina y baño, en la izquierda, primero el salón que daba a un patio interior y al fondo mi dormitorio con ventana a la calle.

   Nos levantamos tarde, nos pedimos unas pizzas y pasamos el día entero tirados en el sofá sin salir de casa, viendo películas y charlando. Nadie más entró ni salió de la casa en todo el día.

   Sobre las diez de la noche, mientras veíamos "Sister Act" en la tele, sonó el teléfono por primera vez.

    Me levanto y lo cojo. Han colgado. Me siento de nuevo. Vuelve a sonar, me levanto y lo cojo. No hay nadie, de nuevo a sentarse. Vuelve a sonar y repito la operación y así en varias ocasiones.

    JM, pensativo me dice algo en lo que yo no he caído: 

    —Celia, cada vez que lo coges ya ha colgado. Parece que nos esté viendo.
    —¿Tú crees? —digo algo preocupada.
    —Si vuelve a sonar espérate tres señales y lo coges.

    Suena. Lo cojo. Da señal de colgado.

   —Ahora espérate diez y cógelo —dice JM en voz baja.

   Suena. Lo cojo. Señal de colgado.

   —Quédate ahí. Cógelo a la segunda —susurra JM.

   Suena. Lo cojo. Señal de colgado. Repetimos la operación varias veces con el mismo resultado.

   —Nos está viendo, es obvio. Está ahí arriba —dice JM señalando la azotea.
   
   Corriendo bajo la persiana (recordemos que da al patio interior y es la única que hay en el salón).

   Suena el teléfono. Lo cojo. Han colgado.

   —Vale, Celia. Ahora ya no nos puede ver —dice JM en voz muy baja —vamos a repetir la operación si sigue llamando. Espera tres tonos.

  Suena. Espero. Lo cojo. Probamos varias veces más con el mismo resultado y en una de ellas, de repente, hay alguien al otro lado, pero en silencio absoluto. «¿Sí?...¿Quién eres? » No contesta, pero oigo un pitido como de un móvil que se acopla. Cuelga. Seguimos el "juego" y en otra ocasión vuelvo a oír el silencio y el  bi-bi-bi del móvil al acoplarse. «Quien sea llama desde un móvil», recuerdo haber dicho. ( Este hecho será decisivo y quedará revelado al final. Acordaos).
  
   Nos queda claro que a pesar de estar la persiana bajada estamos siendo observados. Nos levantamos rápidamente. «Vamos a echar los cerrojos inmediatamente», dice uno de los dos. Corremos a la entrada, echamos  cinco cerrojos, creo recordar. Vólvemos corriendo al salón. «Hay que llamar a Miriam», dice JM. 

    El teléfono de momento ha dejado de sonar. «Miriam, estamos  asustados. Está pasando esto...» «Bueno, será un borracho. ¿Queréis que vayamos? » «No creo, pero estaos atentos por si acaso. Bueno, esperamos un poco y si no llama vamos a dormir».

   Esperamos un ratito. No suena. Es ya tarde, más tranquilos nos damos las buenas noches. JM se encamina hacia la habitación de la entrada, yo apago luces , enciendo la de mi habitación. Estoy justo en el umbral de la puerta cuando vuelve a sonar el teléfono. Me quedo quieta esperando no sé qué. Salta el contestador: «Este es el contestador de Miriam, Alfonso y Celia, si quieres dejar un mensaje espera que suene la señal... biiiip»:

    —Ayudaaaaa, Ayudaaaa, Ayudaaaaa.

   Fueron tres palabras. Arrastradas, pronunciadas con gran esfuerzo, con una voz que jamás podré describir porque jamás la he oído ni antes ni después ni la quiero volver a oír. Siemplemente espeluznante. JM llegó corriendo: «¿Has oído eso?!!!!», exclamó muerto de miedo.  «Vamos a llamar a Miriam y Toni. Esto no me gusta nada», dije.

   Encendimos todas las luces y llamamos a mi amiga y su novio: «Venid corriendo. Tenemos mucho miedo» «En diez minutos estamos ahí».

  No recuerdo si descolgamos el teléfono o simplemente no volvió a llamar hasta la llegada Miriam y Toni. Tal como dijeron, no tardaron mucho. Sonó el timbre, corrimos. Preguntamos quién era. Eran ellos. Descorrimos los cerrojos, les contamos en el salón lo que había pasado. Nos armamos de valor y no recuerdo si de algo más y subimos los cuatro a la azotea: no había nadie.

   Era la madrugada del día 2 de enero y nos esperaban dos días aterradores por delante.

17 comentarios:

Susana M dijo...

UF. Que horror.

Aquello noerayo dijo...

Madre mia, estoy acojonado.
Besos.

El collar de Hampstead dijo...

Ayyyyyy Poltergeist!
Qué miedo!

Besos Celia.

TORO SALVAJE dijo...

No digo nada.
Pero joderrrrrrrrrrrrrrrr que fuerte....

Besos.

Opiniones incorrectas dijo...

Ufff Celia... estoy acojonada hasta yo!!!

La utopía de Irma dijo...

Ainsss que mal rollito...

Pero pero.... feliz año nuevo, ojalá se hagan realidad todas nuestras utopías en este 2016.

Abrazote utópico, Irma.-

Marta M. dijo...

Hola: soy muy miedica y supersticiosa... menuda noche de terror. Yo no lo soportaría... Feliz Año y que en este 2016 se cumplan todos tus sueños. Seguimos en contacto

unjubilado dijo...

Ante todo Feliz Año Nuevo.
Este fragmento parece la recreación del fantasma de la ópera en versión madrileña.
Sigo pendiente del relato.
Besos.

Macondo dijo...

Te agradezco que hayas pasado por mi blog, por la visita en sí y porque gracias a ella he podido conocer el tuyo. He empezado leyendo lo de los churros en el metro y ahora esto. Paso de seguidor a enganchado nada más llegar. ¿Te parece bonito dejarnos así hasta mañana?
Que tengas un muy feliz 2016.
Besos.
Chema (Macondo)

Milena dijo...

Ufffffffffffff....................

Holden dijo...

JO-DER

Se me han puesto los pelillos de punta con la historia. Pero totalmente de punta, te lo juro. Muy bueno... y si es real yo duermo abrazo al cuchillo más grande de la casa y con barricadas.

Celia Segui dijo...

Es totalmente real, Holden. Luego me paso a leerte, guapo.

karin rosenkranz dijo...

ACABO DE VOLVER al mundo virtual. Me pondré al día. con este relato y el siguiente.
FELIZ AÑO!! MIENTRAS TANTO

Mirian Cartagena dijo...

Te deseo un feliz año lleno de felicidad, seguro que leo lo que pasa en las siguientes entradas, me has dejado intrigada.
Un abrazo.

LA ZARZAMORA dijo...

Ostrasss!!
Espero que no sea el teléfono asesino!!
:(

Besos, Celia.

Alfred dijo...

Jopé! Que yu-yu!
Besos.

Natalia dijo...

Estas consiguiendo engancharme voy a leer tu siguiente post, que miedo ;-S

Publicar un comentario