""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

martes, 19 de enero de 2016

Cómo comprar huevos en Viena según la tía Elisa (Crónicas Vienesas)


      Si en el verano de 2015 la tía Elisa nos soprendía con sus ideas sobre dónde tirar el papel higiénico en Viena ( Aquí) , en el verano de 2014 me enseñó cómo hacerse entender en un país extranjero a la hora de comprar huevos.

    Andábamos las dos trajinando en la cocina cuando me di cuenta de que se me había olvidado comprar huevos. Como no podía dejar lo que tenía entre manos a medias, pedí a la tía Elisa que bajara al supermercado de la esquina.

   —Pero hija mía, ¿Cómo voy a bajar yo si  ni hablo alemán ni inglés ni nada?
   —Es un supermercado, tía. Los buscas, los coges , los pagas en la caja y listo.
    —¿Y no me perderé?
   —Por dios, si está a la vuelta de la esquina...

   Aun así, como es una miedica le hago un croquis y le digo que si se ve apurada me llame al móvil y bajo por ella.

   Llega al súper sin problemas, busca y rebusca con tan mala suerte que no los encuentra.

    Ve una empleada reponiendo productos, le da unos toquecitos con el dedo  en la espalda , la mujer, sorprendida (aquí en Viena no se tocan ni los miembros de una familia) se da la vuelta y se la queda mirando. Tía Elisa, señalándose el pecho con el dedo índice exclama  vocalizando cada sílaba: !YO, ES-PA-ÑO-LA!

    La chica no reacciona. 
    
    "HUE-VOOOSSS", prosigue tía Elisa.

  Nada, la chica no se entera. Dibujando un cartón en el aire y señalando la posición de cada uno de ellos, mi tía empieza a contar:  

   UNO, DOS, TRES, CUATRO , CINCO, SEIS , SIETE, OCHO, NUEVE, DIEZ, ONCE Y DOCE.

    Pero la muchacha al parecer sigue sin entender. Entonces, ahuecando las manos  las baja a la altura de los susodichos masculinos y exclama:  !HUEVOS!

   Nada , que no hay manera. La empleada la mira como si estuviera loca, me cuenta  después. 

   Por fin, la tía  ahueca  las axilas y batiendo los codos cual alas profiere: 

  ! QUIQUIRIQUIQUIIIIIIIIIIIII!!

  Oye, mano de santo. Se vino a casa con los huevos , una gran sonrisa en la boca y orgullosísima de haber descubierto cómo comprar huevos en Viena.


MAS CRÓNICAS DE LA TÍA ELISA AQUÍ



    

45 comentarios:

Javier Peñas dijo...

Creo que me estoy enamorando de tu tía Elisa.

Celia Segui dijo...

No sabes lo que dices, insensato :P

TORO SALVAJE dijo...

Si es más lista que el hambre.
Todo un ejemplo de mujer práctica.

Besos.

Ayla dijo...

Jajajaja pedazo mujer, que ella no se sube otra vez a la casa sin llevarte los huevos, vamos!!!! Deducción: los gallos cantan igual en español que en aleman, jajajaja.
Besote!!!!!

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Sabia y emprendedora tu tía Elisa, Crónicas, un encanto de mujer y tu relato ... un canto a como escribir sin peso, sencillo, profundo, divertido y hasta enriquecedor ...
Un abrazo, amiga.

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Con tu permiso ... he reblogueado: https://etarragof.wordpress.com/2016/01/19/cronicas-de-una-espanola-en-viena-como-comprar-huevos-en-viena-segun-la-tia-elisa-cronicas-vienesas/

maria francisca belmonte mondejar dijo...

Jajajaja...!!! me imagino la escena en el supermercado y tuvo que ser para gravarla, pero ella al fin consiguio hacerse entender!!! .
Un beso desde España!!!

Celia Segui dijo...

Las crónicas vienesas son reales, no inventadas. La realidad supera a la ficción: tengo varias recopiladas de varios años, unas de mi tía y otras no.
Enrique, mil gracias por compartir.
Y a tod@s, querid@s, mil gracias. Espero que la tía Elisa me dé más historias que contar, porque la mujer es la leche, y la adoro por eso y por más :P

LA ZARZAMORA dijo...

Sonrío.
:)
Manda güevos, k´ Elisa, es tu mach.
A la francesa, fritos, pasados por agua, con patatas, o a lo brava??
Besos bravos para Elisa.
Y pa ti, besos revueltos, cosita reguapa.
;)

Marceau no lo habría hecho mejó...


la MaLquEridA dijo...

Antes la dependienta no le dijo a la tía que las gallinas no hacen quiquiriqui jaja.

Beso

Macondo dijo...

Luego va la gente a perder el tiempo a las escuelas de idiomas.
Aunque también he pensado lo de Malque. O que los gallos no ponen huevos.
Besos.

El collar de Hampstead dijo...

Jajaajaja me parto con tu tía...eso es inteligencia idiomática!
:DD

Besos!

Susana M dijo...

Eso es sabiduría y no tanto estudiar idiomas. Un beso.

Marcos dijo...

Genial tu tía, aunque hubiera sido más lógico hacer de gallina ponedora.

Celia Segui dijo...

Tenéis razón, la próxima vez que la mande a comprar huevos le diré que haga de gallina no de gallo, supongo que es lo primero que se le ocurrió.
Besos

María José Vera dijo...

Jajaja tremenda tu tía Elisa!! Creo que a mí me hubiera dado vergüenza ponerme a hacer de gallina, o gallo.

Ein Tag mit Pepa dijo...

jajajjajaj! Me suena, me suena!

Mi Álter Ego dijo...

Jajajaja. Qué bueno!!! No hablará inglés ni alemán pero el idioma animal es universal. No estamos tan lejos de cuando vivíamos en cuevas. Jajajaja. Besotes!!!

Marigem Saldelapuro dijo...

Jajajaj, ayyyy me encanta!!!1 Y también leí el intento de asesinato para que durmieras fresquita y lo del papel del wc y la peli de Sandra Bullock cuyo final en España es otro,jajajaja.
Besos.

Sobrevolando los 40 dijo...

Buenísimo el gesto de bajar la mano a los "susodichos masculinos". Me imagino la cara de la vienesa ¡tenía que estar flipando! Ahora que me ha sorprendido que no se toquen ni en familia. ¡Qué frialdad! ¿no? Besotes.

Cabrónidas dijo...

Como tiene que ser, sin complejos a la hora de hacerse entender. :)

Blanca Lafarga dijo...

Ja, ja me haces reír pero.... esta vez te cuento que ESO lo hice yo en un camping en Alemania porque no me entendían... y mis amigos siempre lo recuerdan.
Qué tu tía me gusta!!!
Un besico

Jo dijo...

jajajaja

bravo!!! la quisiera conocer!

Celia Segui dijo...

Os la tendré que presentar :)
Besos a todos

unjubilado dijo...

Se va a tener que venir tu tía Elisa con nosotros cuando hagamos un viaje al extranjero, donde no se hable el cristiano.
Es que mira lo que nos ocurrió en Praga, íbamos tres matrimonios y dos de las anécdotas con el idioma fueron estas.
Besos

EmeM dijo...

Tu tía Elisa es genial!. No puedo de la risa con ella, tiene unas ocurrencias buenísimas.
Queremos más!!.
Un beso.

Holden dijo...

Me descojono con el método, perdona la expresión tan vulgar xD

Estaba claro que si hacer la gallina o el gallo no funcionaba, nada lo haría. Y también estña claro que la tía Elisa sabe desenvolverse en cualquier rincçon del mundo :D

Trescatorce dijo...

Para haberlo visto. Me he he reído solo de imaginarlo! Solo hace falta un poco de voluntad para hacerse entender en cualquier idioma...
Besotes!

Inma_Luna dijo...

Como se diría en mi tierra...
La tia Elisa tiene '' tó el arte puro''.
No ni NÁ...
Besitos

Lapiz Pluma dijo...

Jajaja me parto con tu tía! Soy muy fan de sus maneras!! Tiene mucho arte.
Besos

Timón Botón dijo...

Ñiaaaa el idioma del pollo es universa, hasta yo que soy un suricato sé cacarear.

Mara dijo...

De gallo o de gallina lo importante es que la entendió. Mejor que no cambie para la próxima vez. Un abrazo.

Rosana Martí dijo...

La tía Elisa se parece a mi jajajajajaja. No hace falta saber idiomas, hay uno que se llama universal y es los gestos, soniditos y ponerle tu toque personal.

Besitos guapa!! Y para la tía Elisa también.

Milena dijo...

Me parto. Tu tía es genial -y tú como lo cuentas ;)

Besos

Hola, me llamo Julio David dijo...

Finalmente el famoso "quiquiriquí" acabó convirtiéndose en un lenguaje universal. Al parecer es muy práctica la tía Elisa. Y a ver si va practicando la imitación de distintos animales para resolver otros acertijos que le imponga la vida jaja

Buen relato, saludos!

lavelablanca dijo...

Genial la tía Elisa. Dale un abrazo de mi parte. En los veranos de mis estudios universitarios (hace muchos, muchos años) trabajaba en Alemania, y la anécdota me recuerda aquellos meses.

Abrazos.

Cristina López moreno dijo...

Jajajjaa vaya tela , que buena anécdota, besitos guapa!!

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Mmmm, así que ahí en Viena no se tocan ni los miembros de una familia... Es terrible.
Un saludo.

Marta M. dijo...

Hola: la tía Elisa es un pozo de sabiduría... al final se supo expresar muy bien y regresó con los huevos... qué risa cuando leía la anécdota. Seguimos en contacto

Aquello noerayo dijo...

Jajaja, la comprendo perfectamente! La que lie yo en Copenhage para pedir un café!

Conxita Casamitjana dijo...

Jajaja Celia muy buena tu tía, ella consiguió lo que quería, ¿no? bien por ella!!!

RosaMaría dijo...

Gracioso pero desesperante! Ahora tienes que contar qué preparaste de rico... Saludos.

La utopía de Irma dijo...

jajajajajajaajajaja más vale que no ibais hacer una tortilla de "patatas", que viva tú tía Elisa.

Besines utópicos, Irma.-

Manuel dijo...

Es curioso, pero hace un par de días oí en la radio a un emigrante español, en Holanda, lo mismo que tu cuentas del contacto físico; difícil de entender para un andaluz.
Y dile a tu tía Elisa de mi parte, que tiene mucho arte y salero.
Un fuerte abrazo.

MaRía [PieL] dijo...

jejeje .... genio y arte que jamás falte¡ y es que cuando una es viva como la tía Elisa y / creo que un poco terca/tenaz y-o testaruda / una no llega a casa sin el mandado ni llama por tf
el mejor idioma universal : las señas ... si eres mañoso e imginativo vas a cualquier parte

shhhh ( aunque yo en algún país sinceramente me he .. a .. c.. nado una vez perdida y sin habar ni papas jajaja()


besitos de jueves

Publicar un comentario