""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

viernes, 30 de octubre de 2015

Aberraciones lingüísticas (Crónicas Vienesas)

     


Aclaro foto por si acaso: ARSCH: CULO. LOCH: AGUJERO. ARSCHLÖCHER: CAPULLOS. 

      Es terrible lo que se puede llegar a decir si uno no extrema los cuidados tanto al hablar como al escribir. 
   
   Al año de estar aquí  más o menos, en mi tienda le ofrecí a un señor muy, muy serio "semen de lupín"  cuando lo que quería era explicarle qué son los altramuces , que obviamente no son semen sino semillas.  Me miró muy malamente, se dio la vuelta y salió indignadísimo.

     En otra ocasión  fui al médico porque me había salido un sarpullido y con cara de preocupación le dije: «Tengo un atentado». Se armó la marimorena, la doctora y la enfermera gritando muertas de risa, y yo ahí sentada con cara de gilipollas. Alcé los hombros inquisitiva y la doctora gritando "ñiñiñiñiñi" a lo "Psicosis" fingió clavarme un cuchillo.  Finalmente  me lo aclararon: ausschlag= sarpullido; anschlag= atentado.  No quiero pensar lo que pensaría la clientela de la sala de espera ante la algarabía que se montó en la consulta.

    En otra le pregunté a un señor, también en mi tienda, si le apetecía un poco de pipi. Se lo repetí tres veces encima, pero el tío era majo y se negó con una sonrisa increíblemente contenida digna de un vienés.

    Una amiga mía austriaca que habla muy bien español,  en un vuelo Madrid -Viena iba sentada al lado de un señor   que  leía un artículo ilustrado con un buen plato de gambas, y ni corta ni perezosa  le largó: "mi novio cuando ve gambas se corre". En lugar de "echa a correr".

     En el Facebook de los españoles en una bonita ciudad europea que llamaré X, el otro día vi lo siguiente:
    VIVA ERASMUS!
    VIVA X!
    VIVA EL INTERCAMBIO
 LENGÜISTICO!

    Vale, sería lingual, pero da la impresión de que en lugar de aprender lenguas se las están metiendo los unos a los otros hasta el cogote.

    Parece que nos estamos olvidando de  lo importante que es expresarse correctamente tanto a nivel hablado como escrito y no solo hacemos el ridículo, sino que corremos el riesgo de  convertirnos en animales no racionales. El que hizo el cartelito de abajo está en ello.

    



KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!


martes, 27 de octubre de 2015

Lo que se esfumó ( Parida surrealista)





—Vicentico.
—¿Qué?
—No sé.
—¿Pues…?
—Se esfumó.
—¿Lo qué?
—Pues no sé.
—Ah.
—Uh.

                —Vicentico.
                —¿Ya sabes?
                —¿Lo qué?
                —No sé…
                —¿Ves?
                —¿Ves qué?
                —Que no lo ves.
                —Mujeres.
                —Me mareas.
                —¿Pero qué quieres?
                —Que se esfumó.
                —¿Lo qué?  
                —¿Cómo quieres que lo sepa?
                —Pues lo voy a saber yo...
                —¿Lo qué?
                —Lo que se esfumó.
                —¿Por qué se ha esfumado?
                —Tú sabrás.
                
—¿Saber lo qué?
                —Joder...
                

                —Buf.
                —¿Qué?
                —No sé.
                —¿Lo qué, no sabes?
                —Lo que se esfumó.
                —Si se esfumó algo sería.
                —Seguro. ¿Pero qué?
                —¿¿¿Lo qué???
                —Lo que se esfumó.
                —Buf. Vete tú a saber.
                —Pues sí. Qué cosas.

              —Vicentico.
              —¿Qué?
              —Ya está. 
              —¿Lo qué?
              —Lo que se esfumó.
              —¿Pues qué era?
              —¿Qué era lo qué?
              —Lo que se esfumó.
              —Ah, eso…
              —¿Eso qué?
              —¿Qué de lo qué?
              —¡Basta!
              —¡Hombres!
              —¡Mujeres!


              —Vicentico.
              —Qué estupidez.
              —¿Lo qué?

              —Pues eso.
              —¿Lo que se esfumó?

              —Déjalo ya.
              —No sé lo que era.
              —Pues si no lo sabes tú...
              —¿Lo qué?
              —Lo que se esfumó.
          
             —¡Basta, me voy!
             —¿A dónde?
             —No sé.
             —¿Pero lo sabías?
             —¿Cuándo?
             —Antes.
             —¿Antes de qué?
             —De irte.
             —¡Aún no me he ido!
             —¿A dónde?
             —¿A dónde qué?
             —¿A dónde te  vas? 
             —¡No lo sé!
             —¿Ves?
             —¿Ves qué?
             —Se esfumó.
             —¡¿Lo qué?!
             —¿Cómo voy a saberlo si se esfumó?
             —Bueno , basta, ¡me voy!
             —No puedes.
             —¿Por qué?
             —Porque no sabes adónde.
             —Arrea. Pues visto así…
             
            —¿Ves?
            —¿Lo qué?
            —No lo ves porque se esfumó.
            —Claro.
            —Es lo que trato de decirte todo el tiempo.
            —Oye, pues vas a tener razón.
            —Lógica femenina.
            —Pues sí. Qué haríamos sin las mujeres.
            —¿Lo ves?
            —¿Lo qué?
            —No sé. Se esfumó.
            —Claro. Ahora te entiendo.
            —Ya ves...
            —No, pero da igual.   Lo importante es que estoy contigo.
            —Ay, Vicentico. ¡Cuánto te quiero!
            —¿Cuánto?
            —No sé.
            —No empieces.
            —¿Con lo qué?
            —Dame un beso. Vamos a dejarlo.
            —No sé qué vamos a dejar...

            —Lo que se esfumó.
            —Ah.
            —Buf.

            —Muaaac.
            —Muuuuc.         
        
          


                                                        ©2015


viernes, 23 de octubre de 2015

Bulería de la "cocleta" ( Paridas)





(LÉASE MEDIO CANTAO)

Tiriquitraun, tiriquitraun.
El mundo de la cocleta
Es lo que más me gusta a mí.

Tiriquitraun, tiriquitraun.
De pollo o de serrano
Son una alhaja, un potosí.

Tiriquitraun, tiriquitraun.
Almondiguillas y  cocletillas
Voy repartiendo  yo por ahí.

Tiriquitraun, tiriquitraun.
Y hasta el Obama
En la casa Blanca
Me las arranca
De mi mandil.

Ay, la cocleta
Ay, la cocleta
A  quien las come
Le salen tetas.

Tiriquitraun, tiriquitraun.
El mundo de la cocleta
Me vuelve loca
De frenesí.

Tiriquitraun, tiriquitraun.
Con nuez moscada,
Para los mozos
Verás que caña
De pirulí.
Tiriquitraun, tiriquitraun.

Ay , la cocleta,
Ay, la cocleta,
Que a quien la come
Le salen tetas.
Y a los muchachos
El pirulí,
Se les alegra,
Que sí , que sí.

Tiriquitraun, tiriquitraun.
Ay la cocleta me gusta a mí.
Tiriquitraun, tiriquitraun,

Tirquitraun, traun , traun.

(Eah)
©Celia Seguí 2015

KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!




miércoles, 21 de octubre de 2015

El suplicio de andar por Viena siendo bajito. (Crónicas Vienesas)





     Yo mido aproximadamente 1,63 cm., digo aproximadamente porque con el tiempo uno va menguando y ya hace mucho que no me mido. Pero para ser mujer, ni alta ni baja, por lo menos en España. Aquí en general son todos más altos, pero tampoco es extraño ver mujeres de mi estatura. 

    Desde que vivo aquí, andar por las aceras se ha convertido en un suplicio diario y a mis frikadas de costumbre se ha añadido una más, horrible, que me hace volverme loca, que me saca de quicio.

    A mí me jode muchísimo andar codo con codo con gente que no conozco, a no ser que esté uno en una manifestación. De no ser así, lo normal es andar uno detrás del otro, ¿no? 

      Pues en Viena no.  

     A los de 1,63 cm se nos putea sin miramientos. Se nos hace ir dando zancadas por doquier, corriendo azotados,  como si se nos fuera la pinza, cuando en verdad somos unos mártires, víctimas de los pataslargas.

     Lo que los pataslargas no entienden es que cuando nos dan alcance , y siempre nos lo dan, tienen que meter el turbo y adelantar, porque nosotros, los enanos, !NO PODEMOS!  Una zancada del pataslargas son cuatro  zancadas mías, lo cual quiere decir que una vez tengo al pataslargas a mi altura, si el idiota no mete el turbo, y el problema es que nunca lo mete, estamos condenados a ir de novios todo el camino, y no me gusta ir de novia de un tío que no conozco, que además estoy casada.

    Los pataslargas son conscientes de su superioridad y allá arriba respiran a su aire sin que nadie les toque las narices y si los enanos nos ponemos histéricos aquí abajo es porque se nos va el oremus, y a ellos qué más les da.

    Ya no aguanto más y acelero: doy dos zancadas por una del pataslargas pero no sirve de nada, aumento  a tres y poco a poco logro  sacarle el pecho, pero seguimos como si hubiéramos comido sopas juntos toda la vida; aumento a cuatro y le adelanto  un poco más pero no lo suficiente para tomar distancia y que el tío no me alcance en dos segundos, porque no nos olvidemos que en cuanto yo vuelva a mi paso normal  el pataslargas se pone  a mi altura en menos que canta un gallo y eso me causa un ansia del copón, de modo que finalmente  decido echar a correr, que es lo que el gilipollas quería: la humillación de los enanos.

    Vale, ya he corrido unos metros y el tipo ha quedado atrás. Pero llega el puto semáforo y ya lo tengo al lado otra vez. Y vuelta a acelerar zancadas y vuelta a echar a correr. Al final me cabreo y salgo corriendo hacia  la acera de enfrente, desde donde  lo fulmino con miradas llenas de odio visceral.

      Cuando el tipo desaparece felizmente de mi vista, respiro tranquila y vuelvo a pasar a mi acera.

    Tengo avisado al mariden, que es uno de estos que mide 1,90, que si me ve con otro no se preocupe, que lo más seguro es que esté intentando adelantarlo.

    Esta ciudad está llena de hinchapelotas de metro ochenta para arriba quitándonos la dignidad día y noche a los más enanos y eso no puede ser. Voy a escribir un panfleto en alemán y a rularlo por el Facebook, y a lo mejor salgo de madrugada y lo pego por las paredes de toda Viena. Deberían  hacer un curso de educación vial para que los grandes no sometan a los más pequeños, es indecente.

    Por favor, altos, respetad el espacio de los enanos, que también nosotros tenemos derecho a existir y sobre todo .... 

      !Que estoy hasta lo ovarios de andar corriendo por toda Viena, coñen!



KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!





  

viernes, 16 de octubre de 2015

Marlon negro (Relatos Dramáticos)

          


     Ama los taxis amarillos con cenefas cuadriculadas como tableros de ajedrez, a menudo coge uno que la lleve  a cualquier parte y desde dentro se limita a seguir con la mirada a los demás taxis que desfilan sin parar aleatoriamente por  la gran ciudad.
     
     Ama los taxis porque no sabe qué otra cosa amar aparte de su perrita Coriandra. Si no pasa el día montada en  taxis los rascacielos neoyorquinos la engullirán, como han engullido a todas las almas negras que pululan por la ciudad supurando miedo.
   
   Sabe que el portero se burla de ella: del anticuado cancán , de la torta nevada y  cabelluda que decora su cabeza, de la diadema de Coriandra, de sus labios  rotos  y sangrantes y de su supuesta insensatez, pero el portero no existe y ella ríe por dentro  porque él no sabe que es ella quien lo sueña para que le pare el taxi que la salvará de la perdición un día más.
    
    El taxista de hoy es un hombre fuerte como el Marlon Brando de su juventud; ella saca el espejo del bolso , se arregla el cabello (todavía es tan guapa como Blanche Dubois) y mira coqueta al taxista por el retrovisor.
    
   Pero  Brando se cansa pronto de no ir a ninguna parte e insiste en que le dé una dirección. No saber a dónde ir le incomoda, inconscientemente   le da miedo, un miedo visceral que refiere  otros miedos más profundos, abisales.
     
    Blanche le sonríe por el retrovisor con su sonrisa  de carne seca y pegajosa y observa el brazo musculoso de Brando apoyado en la ventanilla abierta. Saca la larga pipa del bolso, seductora, y la enciende. Brando está perdiendo la paciencia, fumar en el coche está prohibido, le grita con su voz poderosa de negro. A ella, este arranque de autoridad le parece muy propio de Brando, del Brando negro, y sabe que es parte del juego por eso va a desobedecer. Exhala la humareda sobre el cuello robusto y sonríe un semicírculo emborronado de rojo. 

     El Marlon negro siente asco. Siente asco de Blanche, de su perrita Coriandra con su  diadema, del olor perruno y del perfume intenso de cuerpo corrupto y Pachuli, de la boca mamarracha y del humo que exhala el decrépito aliento. Marlon se cansa. Para el taxi, abre la puerta, con una mueca de asco coge a  Blanche del brazo  y la empuja fuera. Coriandra , aterrorizada, se acurruca en el interior del coche.  Blanche da un grito al caer. El taxi se aleja con Coriandra dentro.

    En el bar de enfrente, varios hombres fuertes beben largas jarras de cerveza. Uno de ellos señala a Blanche. Los ve acercarse, son hermosos, como los de su juventud, los espera con ansia y ambos brazos apoyados sobre el suelo. La invitarán a cervezas y bailarán toda la noche, y luego llamarán un taxi, caballerosos, y buscarán a Coriandra. Blanche sonríe cuando siente la primera suela romperle la boca.

    Marlon está harto de los lloros de la princesa Coriandra, de su estúpida diadema y su olor perruno. Vocifera, extiende el brazo hacia el asiento trasero, coge al pequeño animal del pescuezo, Coriandra llora y tiembla. Marlon abre la ventanilla de la derecha y la lanza a la carretera. Por el retrovisor ve las ruedas del coche rojo y la diadema que sale disparada hacia la cuneta. Al menos ha sido rápido, se dice.

     Blanche se convulsiona en el suelo. Otro Brando sano y hermoso como el de su juventud le abre la boca con las manos y la besa, le echa el aliento dentro hasta casi reventarla una y otra vez. Nunca nadie la ha querido tanto.  Oye sonidos de lejanas sirenas, como en sueños. Como las que pasan por su calle a todas horas.
   
    Abre los ojos. Alrededor muchas caras  la observan, a ella, a Blanche, y él vuelve a besarla allí mismo mostrándole  al mundo su amor. Después la tomará en sus brazos y  la llevará con Coriandra.

     Cierra los ojos y sonríe  justo antes de que la nada la engulla.

©Celia Seguí 2015


miércoles, 14 de octubre de 2015

Humillación pública en el super ( Crónicas Vienesas)

    


     Las colas de los supermercados vieneses son especiales. 

     No se escucha un “!Quillo, estate quieto o te doy un sopapo!" ( aunque lo de los sopapos hoy día conlleva pena de cárcel), ni “!señora, no tenga cara que se me ha colao!” , entre otras cosas porque en los supermercados vieneses se cuela to quisqui. 

     El orden y silencio es total hasta que alguien, hasta los huevos de esperar en una larga cola grita: "Eine zweite Kasse!!!!" (!Abran otra caja!!!). 

     Por lo general, las cajeras no mueven un pelo hasta que oyen el grito de guerra. Y cuando se abre la caja, los austriaquen corren como posesos para ser los primeros, y si tú estabas delante, pues te jodes y bailas. No hay perdón.

     Pero esta mañana un suceso inefable ha roto el protocolo.

    Al grito de "Eine zweite Kasse!"  una señora avariciosa, tirando de un angelillo rubio de medio metro,  ha echado a correr  toda nerviosa.  Con el angelillo literalmente colgado de su falda, la mujer iba sacando,  a trancas y barrancas,  la compra de una cesta. En un visto y no visto, el cartón de los huevos se le resbala de las  manos y varias yemas quedan desparramadas por el suelo.

     La víctima de tal despliegue de estrés  ha sido un señor de unos sesenta años, que queriendo ayudar se ha agachado  con tal mala follá que se le ha escapado un cuesco de cierta enjundia.

    El horror final lo ha marcado el angelillo rubio,  de unos  tres años,  Kind  de la atorada señora,  quien lleno de entusiasmo ha señalado al señor y ha exclamado: "ein Schas!" (!un pedo!).
   
     He observado la cara del personal y no  había quien supiera dónde meterse. La humillada víctima acariciaba la cabecita del niño  e intercambiaba impostadas sonrisitas con la mamá de la desinhibida critatura. "Entschuldigung, Entschuldigung", se disculpaba la enrojecida señora. 

     Y es que las prisas no traen nada bueno, como suele decirse. Hay que tomar conciencia del presente y no correr hacia el futuro ,pues nunca se sabe lo que se escapa. Puede ser una gran oportunidad, pero también un mal aire ubicado a destiempo. 




KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!


viernes, 9 de octubre de 2015

Vivir en el extranjero con el corazón partido ( Pensamientos)

    


    A diferencia de otras personas yo no emigré por falta de trabajo. De hecho tenía una academia de idiomas en Valencia que funcionaba bastante bien. Me gustaba mi trabajo, como directora y profesora de inglés y, eventualmente, español para extranjeros. 

   La crisis tuvo tanto que ver en mi necesidad de emigrar como la época de las vacas gordas, cuando una parte jugosa de la poblacíón española se comportaba con una arrogancia supina, una falta de educación cabreante, y un individualismo atroz. Ya en 2004 me preparaba para la huida de tanto salvajismo, pero también porque don Manfredo y yo veíamos la que se avecinaba y no queríamos que la hecatombe se nos viniera encima. 

   El 17 de octubre de 2009 llegábamos a Viena con una furgoneta cargada de los muebles más elementales, los libros , la ropa, la vajilla, toda nuestra vida metida en cajas y un montón de dolor. Porque en mi caso, quizá por contar entonces con 44 años, era (aunque esto nunca se puede saber), para siempre, y para él un retorno a la tierra que había abandonado a los 28 años. 

     Nos instalamos en casa de un amigo y buscamos piso durante un mes.

   A los 44 empecé de cero por ¿quinta vez en mi vida? Un nuevo negocio en el que me pasaba el día sola  y teniendo que hablar en alemán. A las 16.30 ya era  noche cerrada, de modo que pasé de una vida luminosa y rodeada de alumnos, profesores , bullicio, a estar aislada, sola y en la oscuridad del crudo invierno vienés. Y el de 2009 fue el invierno más crudo que ha habido desde entonces.

    A las 19 h cerraba el negocio y me encerraba en casa sola. El mariden tenía un trabajo por horas para que no se nos fuera todo el dinero, ya que el primer año en un negocio por lo general, hay muchos gastos y cero ganancias. 

   Al llegar a casa me ponía la televisión en alemán y , aunque vine hablando, no entendía nada ( todavía hay mucho que no entiendo y supongo que siempre será así).  Intentaba  relajarme pero no podía. La mente me estallaba, no hallaba solaz en nada, salvo en una cosa: Inside the Actor´s Studio, un programa en inglés, y durante aquella época estaba tan frustrada que maldije haber dejado mi profesión de actriz. De hecho llegué a pensar que todo había sido un grave error. ( Obviamente, no es así, pero cuando uno está mal ya se sabe).

    Todo era ajeno a mí y tener amigos aquí antes de llegar no ayudó mucho más.  Me había negado  desde el principio a cometer el mismo error que cometí en Londres : juntarme solo con españoles. De modo que no busqué amistades españolas, lo cual ayuda mucho a no sentirse solo pero retarda o impide integrarse en la nueva cultura.

   Han sido unos de los años más duros de mi vida, también porque el negocio tardó más en funcionar de lo que habíamos creído. Volví a fumar, poco , pero varios días por semana. (Ahora llevo 7 días sin fumar, me he propuesto que no fumo más y punto). Pero también descubrí la escritura. 

   Hoy día, tras 6 años aquí, el negocio funciona, tengo amistades, no tengo por qué estar en casa si no quiero. Sé que no estoy sola ( a parte del mariden), y aún así... es tan difícil. Vivir en el extranjero es taaaan difícil.

  Yo amo Viena, y hay días en que me levanto y sé que estoy viviendo en el lugar correcto, disfruto su belleza y hasta su cielo de panza de burra, como decía una amiga, me resulta de lo más acojedor cuando estoy de buen humor.

  Pero hay días en que me duele el alma, en que pienso que dentro de esta bola de cristal con ese cielo asnal se está muy triste, sobre todo cuando me pasan las fotos de la playa de Gandía por el Facebook y veo el lugar donde me crié y me acuerdo de su sol y de sus montañas, porque a mí la playa no me gusta.

   Sin embargo, voy a Gandía y sé que no es mi lugar, que si viviera allí me ahogaría como me ahogué siempre, que por algo me fui de muy joven y me volví a ir en cuanto hube encontrado al mariden ( en una discoteca de la playa, manda hueven). 

   La conclusión a esta reflexión es la que me decía mi profesora de canto en Valencia, que era israelí y llevaba años viviendo allí: "Vivir en el extranjero es vivir con el corazón partido". 

    Pues sí, la verdad es que sí. Que el dolor que a veces siento es normal y debo aceptarlo. Que cada vez seré más extranjera en España. Que yo no soy de ningún lado y de muchas partes:  de Gandía, Valencia, Madrid, Londres (menos pero también) y Viena. Que soy ciudadana del mundo y no entiendo de pasaportes.

 Y aun así, hay días que me duele España. Pero si alguna vez vuelvo, habrá días en que me duela Viena. Así que no tengo salvación. 

   Y es que un emigrante debe aprender a vivir con el corazón partido , vivir  en Tierra de Nadie, aceptar que esta neurosis no tendrá fin.

     Y sin embargo, es tan rico... 
   

miércoles, 7 de octubre de 2015

Cómo putear al marido ( Crónicas Vienesas)

    


      Lógicamente, de vez en cuando salimos cada uno por su lado , pero si sale él y yo me quedo en casa porque mis amigas no pueden, sobre todo si es viernes, me jode y mucho. 

     Así que una de las citadas noches en que para más inri  no me puedo dormir, empiezo a darle al magín y para mala suerte del mariden me pasa una mala idea por la cabeza, y después de mucho rumiarla decido que sí, que es muy divertida y la voy  a llevar a cabo.
  
    Entusiasmada por la nueva aventura me levanto, voy al despacho, busco en un cajón la cinta aislante, voy al baño, pego un trozo de cinta en la taza y con la tapa cerrada , ras , ras, ras, le doy varias vueltas y la precinto. Me voy a la cama y  como una niña pequeña esperando a los Reyes Magos me dispongo a recibirle. 
  
     Sobre las 3.00 oigo la cerradura, entra, cierra, oigo pasos corriendo al salón . Como viene del centro andando, sé que siempre llega meándose. Efectivamente no me equivoco. Oigo sus pasos corriendo hacia el  baño, abre, cierra la puerta: 

   "¡HOSTIAS! , RAS,  RAS, ¡CABRONA, HOSTIAS, HOSTIAS, HOSTIAS! RAS, RAS, RAS, ¡HOSTIAS, CABRONA, HOSTIAS! RAS RAS."

   Yo, claro, muerta de la risa.  No suelo hacer estas cabronadas, la verdad, no sé qué me pasó por la mente. ¿Un mal aire?


     Cabronada 2

   Cenamos en casa de unos buenos amigos y como viven en una urbanización y sabemos que va a correr el alcohol , nos quedamos a dormir por el tema del coche. 

    Con los vapores etílicos saliéndome por las orejas decido que es suficiente y me retiro a dormir. Los demás se quedan.

    Subo al dormitorio. Al llegar arriba , al pie de la escalera , hay una alfombra de piel de oso con cabeza y todo, que me hace tilín y no para llevármela a casa precisamente.
  
    Con la mosca detrás de la oreja, me acuesto no obstante. Abajo se oye jarana y no me dejan dormir. Finalmente oigo la voz del  mariden en el salón diciendo que se va a la cama. 

     Ahora o nunca, pienso. 
    
    Salto de la cama, corro a la alfombra, me tiro al suelo y cubro mi cabeza con la cabeza del oso.
  
    Está a oscuras porque la luz de abajo alumbra suficiente. Oigo los pasos:  Tac, tac, tac. Se acercan . Tac, tac. Ya están aquí. Tac , tac.   EL OSO da un salto con los brazos en alto :
   
    —GROOOOAAAAUUUUUUUU!!!!!!!!!!!!!!!!!! 
    —UUAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

      Y no me abandona, el pobre. 


KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!



     

viernes, 2 de octubre de 2015

Mozart y los porros divinos (pensamientos peregrinos)






     Dios se fuma un porro tendido sobre una nube colosal, tan colosal como su cuerpo, pues ambos se extienden a lo largo de varios universos, en los cuales, diversos funcionarios porreros del plano celestial se afanan en implementar peculiares experimentos planetarios , interplanetarios y extraplanetarios. Hay que decir que los porros son de polvo de nube cósmica, y proporcionan un colocón asimismo colosal.
   
     Le ha dado a Dios por colgar un planeta Tierra en cada uno de los  universos , habitado cada cual  por  los mismos seres humanos  viviendo diferentes épocas .
  
     Uno de los experimentos que les tiene más absorbidos gira en torno a un supuesto genio llamado Wolfgang Amadeus Mozart. En uno de estos universos  el planeta  Tierra transita el siglo XVIII y  el niñito Mozart está creando genialidades que le tocan las pelotas a Dios,  quien teme que, de seguir por esta senda, los humanos se le vayan de las manos y  acaben pareciéndose demasiado a él o peor, quitándole el divino puesto.
  
     De modo que ordena a sus funcionarios que creen el mismo niño, con idénticas  cualidades , dos universos más allá, donde el  planeta Tierra se halla en estado de regresión acelerada hacia la Edad de Piedra, allá por el siglo XXI.
   
     El tal Mozart nace de los mismos padres, Anna Maria y Leopoldo, con los mismos genes y ese genio que Dios tanto teme. Para incrementar las posibilidades de éxito divino Dios lo ha hecho nacer en España, donde por sus acólitos ha sabido que han suspendido la asignatura de música en los colegios; donde tendrá jodido que le den una beca o que sus padres puedan permitirse pagarle unas clases particulares. Tal es la inquina divina.
  
     Y hete aquí que el pequeño Amadeus, en vez de tocar el violín, anda ahora por Facebook y Twitter, escribiendo “e dicho ke la musica me importa un  uebo”.

   Y Dios en su nube colosal lo celebra invitando a sus acólitos a más porros cósmicos  y exhalando la  humareda sobre todos los Parlamentos del mundo , y se pitorrean de lo lindo porque en la Tierra del siglo XXI ya no existe el Requiem y se precipitan cual lemmings hacia  la Edad de las Cavernas. 

   Nadie podrá nunca averiguar su secreto, nadie se acercará jamás a él:  Dios está a salvo.

N.-  Los demás planetas Tierra  ha ordenado dinamitarlos para liarse con su polvo miríadas de porros cósmicos.


KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!