""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

miércoles, 30 de septiembre de 2015

La terapia del orinal (Pensamientos peregrinos)


     En La Sonrisa Etrusca el viejo Roncone reclama el uso del orinal y no entiende cómo un utensilio tan útil ha sido relegado al olvido en estos acelerados tiempos  modernos.
   
     Me adhiero a la causa del viejo Roncone: 

     El uso del orinal tiene efectos positivos exponenciales, pasando de la mejora personal a la sanación universal. En realidad, el orinal es lo que tanto hemos estado esperando. La solución última y definitiva a esta sangrante crueldad.

     Mejoras en la vida privada y social:

     Evita el insomnio y el desvelo: tener la seguridad de que si te entra la necesidad a altas horas no te vas a desvelar levantándote al baño quita estrés a porrillo. Una carga menos en la cabeza a la hora de conciliar el sueño. En realidad, todo jefe que se precie debería regalar un orinal a sus empleados y exigir su uso por las noches.

     Mantiene a raya a las vecinas coñazo: cuando llame la vecina coñazo sal a recibirla con el orinal lleno, como quien no quiere la cosa "ay, hija, es que me pillas en mal momento". Por las mismas, este método es ideal para mantener a raya a Telefónica , Iberdrola y seguros de defunción. Recíbeles con el orinal lleno y verás que no vuelven.

    Acaba con el ronquido crónico: un orinal rebosante derramado sobre la cabeza del pariente o la parienta mientras duerme obra el milagro.

    Si te pilla la ciclogénesis explosiva por la calle y  has tenido la precaución de llevarte el orinal, estás salvado. A pueblo inundado orinal reflotado. Siéntate en el orinal y déjate llevar por el agua.  La ciclogénesis explosiva te pillará tarde o temprano, haz caso a los del Tiempo y que no te pille desprevenido. Sal siempre de casa con el orinal, sobre todo de cara a septiembre y abril.

     Mejoras a nivel mundial. Sanación Universal:
    
     Para mejorar el mundo primero debemos mejorarnos a nosotros mismos. Nos miramos demasiado el ombligo, el nuestro y el ajeno, es por esto que nos ataca la envidia, el egoísmo, el instinto de destrucción del cabrón del otro que es más feliz que yo. 
    Todo esto se soluciona con un uso adecuado del orinal y con la práctica diaria. Me explico:

   Si nos fijamos el orinal puede tener múltiples usos dentro y fuera de casa. Te daré unos cuantos:

   Usos caseros: 

   Sopera, ensaladera, batidora de huevos, maceta, cagador para el perro.

   El florero está en deshuso, lo digo yo que no tengo y no sé por qué no tengo. Las paso putas cada vez que tengo un invitado que me trae flores. Este problema se acabó con el orinal. El orinal es un perfecto florero. 

    Usos callejeros:

   Si eres religioso, es un instrumento ideal para recoger limosna en la iglesia, cabe un huevo de dinero. Si eres músico callejero, pues fíjate tú, le puedes sacar dos usos, mínimo. O tres, si llueve,  ya sabes y si te pilla la ciclogénesis...

    De hecho todo hotel debería poner un orinal  bajo las camas. ¿Que llueve? El turista tiene con qué taparse la cabeza, ¿que le pilla la ciclogénesis explosiva? Dinero que se ahorra el gobierno en seguros y repatriación de cadáveres. Las ciclogénesis explosivas dejarían de ser tan temidas , pasarían a ser un divertimento nacional, sobre todo en un país tan dispuesto a la mofa como España. Aunque en realidad un pueblo  sentado sobre el orinal en plena inundación es un modelo a seguir, un ejemplo de cómo desdramatizar lo dramático, por mucho que se mofen algunos.

    El orinal sirve para transportar  tu perrito, y para que tu perrito cague y no te denuncien. Luego puedes limpiarlo en algún bar o fuente callejera , si es que lo  requieres limpio  antes de  llegar a casa: igual te has quedado sin naranjas para el zumo matinal y no llevas bolsa de la compra: para eso está el orinal, hermoso frutero. Para estos casos, cómpralo con motivos florales.

     Podría seguir y seguir hasta el infinito pero aquí se trata de que entre todos sanemos el mundo. Hasta ahora no hemos visto el lado sanador del orinal, pero ahí es donde entrás tú y tu curro personal. Recordemos que para sanar el mundo debemos empezar por nosotros.

     Hazte una lista con todas las actividades y usos que le puedes dar a un orinal. No solo las que yo te he dado, sé creativo, invéntate más, las posibilidades de un orinal son infinitas.

     Cómprate el diario del orinal. Cada día tendrás que escribir la lista de usos que darás al orinal. Recuerda que nunca debe repetirse el mismo orden. Esto mantendrá tu mente en movimiento. Concéntrate en recordar sin mirar. Desde que te levantes hasta que te acuestes tienes que estar pendiente del orinal, dónde está y cuál es el próximo uso que debemos darle. Esto te refuerza la memoria y la concentración además de incentivar tu mente creativa: te encontrarás buscando siempre nuevos usos para tu orinal. Mantendrás a raya el temido Alzeihmer.

    ¿Que qué tiene esto que ver con la sanación universal? Todo. En cuanto extendamos la terapia del orinal a nivel mundial, todo el mundo estará ocupado en su orinal. ¿Quién va a pensar en joder al prójimo? No envidiarás el orinal de tu prójimo (Dios se dejó este mandamiento fuera) porque  tu lista de tareas te mantendrá concentrado en el tuyo. Y si le ves el colmillo a la envidia, haz intercambio de orinales con el envidiado, dejarás de odiarle. A lo mejor hasta le quieres.

     Resumiendo, el orinal es un utensilio inmerecidamente denostado e infravalorado. 

    Recuperemos la cultura del orinal y salvemos el mundo antes de que sea tarde.


KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!



sábado, 26 de septiembre de 2015

La ligera Negligencia de las Mariposas ( Mi novela)





     Escribí esta novela entre 2013 y 2014. En la actualidad, aunque despaciosamente por falta de tiempo, escribo la segunda. El formato pdf de "La ligera Negligencia de las Mariposas" consta de 224 páginas. Puedes descargártela al final de este post.


SINOPSIS

     En la Navidad de 1929, apenas unos meses después de la caída de la bolsa en Wall Street, Geoffrey Willow, un viejo tendero de Los Ángeles, desaparece misteriosamente. Mabel Vermont, la joven y bellísima empleada del ultramarinos, aprovecha la pérdida de su puesto de trabajo para labrarse una carrera como actriz en Hollywood. Sin embargo, pronto abandonarà sus sueños  al caer víctima de abusos sexuales por parte de su mentor,  un poderoso y conocido cazatalentos. 
    Poco después Mabel recibe una misiva de la señora Flint (dueña del hotel situado frente a la tienda del desaparecido Willow), quien le presentará  a Rufus Quintana, un latin lover  con el que a las pocas semanas contraerá matrimonio ignorando la perfidia que  esconde tras su seductora personalidad. A raíz de su unión con Rufus, Mabel se ve envuelta en una maraña   de   traiciones,  sexo prohibido, contrabando y prostitución. El  nuevo punto de inflexión en su vida lo marca  la  aparición de un cadáver en la bodega de su lujosa casa. Decidida a romper con un mundo corrompido, Mabel decide marchar  con su hijo a Málaga donde el ciclo de su larga vida se cerrará muchos años después marcado de nuevo por la corrupción en la España de 2009.

   Sin pertenecer a ninguno de estos géneros por completo, "La ligera Negligencia de las Mariposas" contiene elementos de novela negra y de novela erótica.

  
                            ABRIR PDF ( Solo para adultos)

©Celia Seguí Hernández  (Obra inscrita en el Registro de la Propiedad Intelectual de Autores, al igual que todos mis relatos y crónicas vienesas)



miércoles, 23 de septiembre de 2015

Crónica de un horror: !Masacre en la pelu! (Crónicas Vienesas)

     

(Bitte, antes de leer esta Crónica deberías leer (pincha enlace)  "Acojoná de volver a la pelu"")


¡Horror! ! !Anja ha pasado de ser Eduardo Manos Tijeras a una loca tijera en mano!
¡Me ha dejado echa un Cristo! Con un lado más largo que otro, trasquilones…!Un despropósito!
    
     Hace un par de semanas, viendo que se acercaba el momento de ir a la pelu y  que a base de darle a la tijera por mi cuenta me había hecho yo un cisco de cojones y no me quedaba otra que confesar, cruce la calle para disculparme enseñándole la masacre y preguntándole si lo podría arreglar. La muy falsa le quitó leña al asunto y me alentó a ir al matadero donde se vengó de lo lindo ensañándose conmigo como un perro con un filete.  !La muy canalla!. Si lo llego a saber me coso la boca.
    
     Cuando acabó la quería matar. Un odio mutuo, soterrado entre falsas sonrisas pero que ella y yo sabemos real, se ha desatado entre nosotras: ¡ Es la guerra!
     
     Salí a la calle corriendo, entré en mi tienda y me eché a llorar, como hiciera en mis años mozos tras visitar al peluquero de turno. Me revolví, chillé, pataleé; salí a la puerta con la cara descompuesta, rabiosa,  pensando en cruzar e hincarle los piños en el cuello con fruición.

      Finalmente la rabia cedió el puesto a una profunda tristeza, las lágrimas caían sobre mi cara como las cataratas de Iguazú; y en esto que hace acto de aparición el mariden don Manfredo y tal cual entra se queda anclado al suelo, con cara de acojonao. Lo miro en mi desconsuelo, el pobre viene a mí con los brazos abiertos y dice: «Se ha muerto tu abuela, ¿verdad?»
     
     —Nooooo —lloriqueo—. !Vengo de la peluuuu! Ahhh, mmm, bububuu. —El hombre me mira incrédulo, aunque ya me conoce, pero claro, a estas cosas uno no se acostumbra.
     —Hostias, ¿Y por eso te pones así?

     Por mucho que le enseñé los trasquilones y le intenté explicar el vía crucis que supone vivir un mes con el pelo como Cruella de Vil, no conseguí que me entendiera. 
     
     Llego a casa, corro al baño, me miro desesperada en el espejo y rompo a gritar como gitana  en un entierro. ¡Aaaaaaaaay mi peloooooooo, madreeee! !Aaaaayyyy! Ahogada en el llanto, mi yo razonable intentó decirle a la loca del espejo: “¡Pero cómo te pasas!”, pero la loca  estaba metida hasta el cogote en tan apasionante papel, y se dio de lleno al regocijo de las plañideras. Berreando como cerdo en el matadero, puse la cabeza bajo el agua; secador en mano me cagué en todos los muertos de la peluquera terrorista.
     
     Cuando la última lágrima que me quedaba hizo acto de presencia, una paz indescriptible que sólo se encuentra en el vacío, se apoderó de mí.
     Al llegar Manfred a casa  ya estaba yo como una balsa de aceite, y dispuesta a disfrutar de  la barbacoa en casa de nuestros amigos, a pesar de mi aspecto de  perra apaleá.

     Nadie dijo nada sobre mi nuevo look, pero al rato de conversación  sentí la profunda necesidad de justificar mi poco atractiva apariencia y echarle la culpa a la cabrona de la peluquera:
    
     —!Mirad lo que me ha hecho la peluquera! ¡Odio la peluquería!»
    —Nada nuevo —dice nuestro anfitrión—. Cuando Andrea llega a casa y da un portazo, me salta la alarma. Ya está  ,me digo , o viene de casa de la suegra, o de la peluquería.
     —¿A ti también te pasa? —le  pregunto aliviada a Andrea.
     —Espera y verás —contesta corriendo hacia la casa.
    
     Al salir llevaba una foto de  revista de peluquería. «Mira esto y dime si el pelo de la foto tiene algo que ver con el mío.» La observé: la pobre  lucía un flequillo sangrante y la melena roja de la foto, que ella había solicitado con ahínco, había devenido en salsa de patatas bravas. « ¡Odió la peluquería! » gritaba Andrea furiosa

     ¡Bien! ¡No estoy sola en este calvario! 
     
KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!


sábado, 19 de septiembre de 2015

Smartphones, sexo, y palitos de selfie ( pensamientos peregrinos)





       De momento, odio los Smartphone. Digo de momento porque no me quedará otra que sucumbir tarde o temprano , pero de momento, aguanto estoicamente todo lo que pueda. Soy de esos bichos raros que andan con un pequeño móvil de teclas, del año  catapún, y yo tan contenta. Pero, claro, no me va a durar toda la vida, así que me estoy preparando.

      Mirando el otro día en google  lo que puede hacer un Smartphone vi algo de 3G. Como en estas cosas soy muy cateta,  lo primero que me vino a la mente es el famoso punto  triplicado por obra  y gracia de estos exagerados tiempos modernos. . O sea, una función de vibrador multiorgásmico del copón. Abrí los ojos grandes y  por primera vez pensé en comprármelo. 

    Mi ilusión duró hasta que puse en el buscador google: ¿Qué es 3G en Smartphone?  y averigué ,como supongo sabe todo el mundo menos los catetos tecnológicos como yo, que significa "Tercera Generación". 

    Vaya mierda de ingenieros, un aparato   que te avisa de si te has dejado las luces de casa encendidas, te mide el ritmo cardíaco, te dice a qué velocidad va el tío que te ha adelantado haciendo jogging, ¿y no tiene función sexual? Un auténtico sinsentido teniendo en cuenta que hay gente que sale con su pareja a cenar y se pasa la cena dándole al   Smartphone , haciendo círculos con el índice y el pulgar  , cual  Aladín cuando lo del   "ábrete Sésamo". Pues eso, que no miran    la cara de su acompañante ni una sola vez, pa qué, si el Smartphone lo tiene todo. Todo menos el modus vibrator. Que es exactamente lo que les falta a estas parejas para no caer en la abstemia sexual ya tan jovencitos.

      Y las ventajas son acojonantes: se paga al camarero con la mano izquierda mientras con la derecha llamas al taxi con el  Smartphone . En el ascensor informas por whatsapp que la cosa ya está a punto.  Te desnudas solito y con una mano, te despides de la peña whatsapp y pones el Smartphone en modus vibrator. Tú a la tuya, a la pareja ni la miras, mejor , así da igual a quién te tires, a una réplica de Richard Gere o de Juanito Valderrama, que además me los pasaron el otro día por twitter y son cagaditos.




        El caso es que los orgasmos ya no dependen del otro, te evitas enfermedades venéreas, embarazos no deseados, le mandas los jadeos por sms para que sepa que sigues a la faena y no te has depistado con los amigos del whatsapp , más que nada. 

     Para rematar el asunto nada mejor que un selfie juntos , sobre todo  para tener constancia de que el acto ha tenido lugar y también  para saber si te has tirado a la réplica de Gere o de Juanito Valderrama. Y para esto se agencia uno el famoso  palo de selfie. Es el único momento en que este palo resulta de gran utilidad.  .

     Lo que carece absolutamente de sentido es cargar con  el palo selfie en un viaje. Con la de japoneses que te vas a encontrar felices de echarte una foto, cargar con ese ridículo palo es absurdo. Al japonés te lo encuentras fijo,  hasta por los montes de tu pueblo, no sé cómo lo hacen pero llegan hasta el rincón  más perdido del mundo. Además, su Smartphone es mucho mejor que la tuyo, tontaina. Así que la próxima vez, olvida el estúpido palo y dile al Nipón que te eche la foto y te la mande por sms in situY si no te gusta, te la rehace con una sonrisa de lado a lado, que son monísimos los japoneses, y además te hacen hasta una reverencia. Simplemente adorables, ¿o  no? ¿Entonces? 

     También dicen que con un Smartphone te puedes merendar un libro a velocidad de vértigo por no sé qué historias de la pantalla. Aviso: el sulfuramiento sexual compulsivo que debe provocar leer las Tres Sombras de Grey a tal velocidad, podría fulminar  a los fans de la saga de un ataque cardíaco. Consultad al médico que no es para andar jugando. O bajaos la aplicación para controlar el ritmo cardíaco, y si veis que os va a dar el  jamacuco os cambiáis a Doris Lessing , que aburre a un muerto.

   Mientras tanto  yo aguanto con mi dinosaurio-móvil , me niego a leer al tal Grey  y a saber a  qué velocidad va el tío que me pasa haciendo jogging. Apago las luces de mi casa manualmente, (es bueno para las manos y el cerebro), y sé exactamente con quién me meto en la cama. Ah, y además, cuando estoy con alguien estoy de todas todas. Ni whatsapp ni hostias en vinagre.

KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Huyendo de la desidia matrimonial (Crónicas Vienesas)







      Dado que la entrada de hoy no se puede entender sin haber leído antes uno de los primeros post que publiqué sobre Fredy Baby , voy a rescatar  la entrada anterior para enlazar con la  de hoy. Si ya leíste "Las manías de Fredy Baby"  puedes pasar directamente a "Huyendo de la desidia matrimonial", algo más abajo. (Encontrarás todas las historias sobre Fredy Baby pinchando aquí.)

Las manías de Fredy Baby

       La vajilla en realidad no es el eje sobre el que gira la vida de Fredy Baby. Tiene una manía mucho más obsesiva y mucho más molesta para mamá Hofbauer,  que la sufre en carnes propias: el aparcamiento.
     
     Para ir de Viena a Königstteten y viceversa no hay problema, porque en el pueblo hay mucho espacio y pocos coches, y en Viena él paga su cuota para poder aparcar en su calle, como hacemos casi todos aquí.
    
      El problema llega cuando hay que salir de vacaciones.
     Mamá Hofbauer y “su cruz” tienen una buena pareja de amigos los cuales siguen siendo amigos básicamente por mamá Hofbauer. El encantador señor Mayerhofer llamó un buen día a mamá Hofbauer para organizar unas vacaciones en el Tirol. Normalmente van todos los años al mismo hotel (con aparcamiento) pero ese año el señor Mayerhofer propuso cambiar de hotel. En cuanto Fredy Baby se percató de la conversación que su mujer y su amigo estaban teniendo reclamó ponerse inmediatamente al aparato:  «¡Mayerhofer ! », dijo hecho un manojo de nervios: « ¿¿¿ Por qué vamos  a ir a otro hotel??? ».
    
      —Mayerhofer:: Bueno, es que me han dicho que tiene unas vistas maravillosas, blablabla..
     —Fredy Baby: Ya, pero ¿¿ Tiene parking??
     —Mayerhofer:: Hombre, supongo que sí.
     —Fredy Baby: Supones, pero no lo sabes. ¿¿Y si voy y no puedo aparcar??
     —Mayerhoffer:  Mmm…
     —Fredy Baby: ¡Yo no voy! Yo no me arriesgo a ir y no poder aparcar, y ¿luego qué hago yo con el coche todas las vacaciones?                   
     —Mamá Hofbauer ( por detrás ): Du bist Blöd!!!!! ( ¡Tú eres idiota!) Ich gehe mit den Mayerhofers  und du  bleibst zu Hause!!!! ( ¡¡Yo me voy con los Mayerhohfer y tú te quedas en casa!!)          
     —Fredy Baby : Sei Still !!!! (¡¡Que te calles!!) …. Mayerhofer, dame el número de teléfono del hotel que voy a llamar y preguntar si tienen parking, y si tienen voy.

      El paciente señor Mayerhofer le dio el teléfono, y esta vez hubo suerte y mamá Hofbauer pudo disfrutar de sus vacaciones. Pero imagínate que no.

     Mamá Hofbauer todavía se encoleriza cuando cuenta lo que pasó con su regalo de 60 cumpleaños. Fredy Baby se asemejó a un amante marido cuando le regaló a su mujer una invitación a cenar en uno de los mejores restaurantes de Viena, los dos solos. Mamá Hofbauer estaba feliz, y creo que hasta pensó que después de casi 40 años podía volver a tener un marido; pero se equivocó.

    Los meses pasaban y pasaban y mamá  Hofbauer reclamaba su invitación una y otra vez, pero Fredy Baby daba largas: «ya iremos, ya iremos.»  Después de dos años, a Mamá Hofbauer “se le hincharon” y decidió hacer uso de sus derechos y “cobrarse”su regalo de 60 cumpleaños antes de cumplir los 70. Así que llamó a su querido amigo Mayerhofer, cuya mujer también se había negado en una ocasión  a salir a cenar con su marido a este famoso restaurante no sabemos por qué, y le propuso que ambos  pasaran de sus respectivos cónyuges y se fueran ella y él a cenar al Plachuta. Mayerhofer aceptó la invitación y entonces se desataron los infiernos. De repente, Fredy Baby empezó a gritar que el también iba y la señora Mayrehofer se picó y decidió que ella también.
      
     Así que mamá Hofbauer en lugar de una cena romántica con su marido tuvo una cena con los Mayerhofer y con su cruz..

     El día X se acercaba y Fredy Baby cada vez estaba más inquieto. Hasta que lo soltó:
     «Helga , he pensado que podríamos ir en metro.»
      —Mamá Hofbauer: ¿Estás loco?? ¡Yo me quiero poner tacones y con la nieve que hay yo no voy en metro. ¡Vamos en coche! 
     —Fredy Baby: ¡¡Y dónde aparco!!
     —Mama Hofbauer; ¡Tú no estás bien! ¡Todo el mundo encuentra aparcamiento tarde o temprano!!! ¿¿Por qué no  vas a encontrarlo tú??
     —Fredy Baby: Bueno, mañana cojo el coche y me doy una vuelta por allí para ver como está lo del parking

     Y en efecto, un día antes de la cena, Fredy Baby cogió su coche y se recorrió el barrio del restaurante  para ver si habría o no problema de aparcamiento. 
     Hay que decir que mamá Hofbauer pudo finalmente cenar en este exquisito restaurante, y además ir con tacones.


Huyendo de la desidia matrimonial.
    
      Mama Hofbauer se ha ido dos semanas a Bali. Lleva años huyendo de su marido un mínimo de tres veces al año.
    
      El terror a los aviones de Fredy Baby y  sus ya conocidos problemas  para salir de vacaciones con el coche, so pena de no encontrar aparcamiento, le han servido a esta sabia mujer como excusa ideal para darse un respiro de su cargante marido y de paso recorrerse el mundo.
     
     Mamá Hofbauer goza cada año de un viaje de dos semanas a algún lugar remoto: Cuba, México, Dubai, China…; un viaje de otras dos semanas al mismo hotel-resort de Egipto; y otro pequeño viaje a algún país o isla más cercanos ( Madeira, Canarias, etc.); y cuando vivíamos en España, por supuesto, la semanita anual para visitarnos.
     
     Supongo que estos viajes son imprescindibles para poder mantener su actitud casi Zen ante las enervantes peculiaridades de su señor marido.
     
     Si Fredy Baby fuera un poco más comunicativo,  diría que cada vez que su mujer sale de viaje siente algo semejante a la felicidad. El tándem “pánico a volar” y “pánico a no encontrar aparcamiento” lo esclavizan obligándolo a salir rara vez de Viena y alrededores. Como debe de ser agobiante  vivir con tantas limitaciones de movimiento, Fredy Baby se evade coleccionando trenecitos. Algunos de los dos mil vagones de tren que acumula en las estanterías de su casa parten de la estación de las vías que Fredy se monta en el salón, cual  Abelardo en "Eloisa está debajo de un Almendro".
   
       Hay otra cosa que me llama poderosamente la atención: la meticulosa rutina de Fredy Baby se invierte en el momento en que su mujer pone los pies en polvorosa. Este ser para el que cualquier alteración del orden de las cosas supone un inmenso trauma, se permite algo semejante a un cambio, y  durante dos semanas, en lugar de conducir cada mañana de Viena a Königstetten, echar la siesta y volver con la vajilla sucia a dormir a Viena, sale cada mañana del pueblo  para comer, echar la siesta en Viena y volver después a dormir a Königstetten.       Dónde limpia la vajilla en estos casos, es algo que me propongo averiguar. 
     
     Llevo días dándole vueltas a los motivos que llevarán a este buen hombre a alterar su vida de modo semejante para dormir en la cama de una mujer a la que obviamente no soporta, en cuanto ésta se ausenta. Dudo que haya algún trasfondo romántico. Probablemente le guste más vivir en el campo y esté esperando a que su mujer la palme para mudarse; o quizá sea un calculado acto para herir el orgullo femenino. 
   
       Y en este torbellino de frustraciones y sentimientos no expresados, de intentos de huir de la desidia que puebla la vida cotidiana de éste  matrimonio, nos hemos visto envueltos, sin comerlo ni beberlo, el mariden don Manfredo y yo: Mamá Hofbauer no nos perdona que nos hayamos mudado a Austria privándola de su semanita de vacaciones en nuestro soleado país, y con ello también de su desfogue poniendo a caldo a su marido en nuestras largas sobremesas a la luna de Valencia. Y no tuvo reparo alguno en dejárnoslo bien claro: "No entiendo qué hacéis aquí", nos dijo en una ocasión con cara de malas pulgas.  (Cualquier madre española se echaría las manos a la cabeza, pero aquí el apego familiar es mucho menor.)
     
    Yo, para aplacar su frustración, le he propuesto que venga a pasar una semana en nuestro piso de Viena (a cinco estaciones de metro de su casa), para volver a hablar como en los viejos tiempos. Pero ni esto ha aplacado su rabia.
     
    Esperemos que se le pase la pataleta.
  
     ¡Lo que les hubiera facilitado la vida un buen divorcio a tiempo!

(DE LOS TRAJINES DE FREDY BABY CON LA VAJILLA PUEDES SABER MÁS PINCHANDO AQUÍ:  FREDY BABY)



KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!






sábado, 12 de septiembre de 2015

Fracasar es de inteligentes ( pensamientos)





     El anonimato en Internet es un derecho de todos. 
   Una vez leí a Javier Marías despotricando sobre las personas que se esconden tras un seudónimo y/o un avatar en su perfil de Facebook.  Lo dijo en uno de los pocos artículos suyos que me desagradaron sobremanera. Sobre todo en un medio tan frío y expuesto como  Internet, el derecho  a la privacidad no se le puede negar a nadie  y que  uno decida llamarse Pepita la Limonera para sí mismo y  sus íntimos  no convierte a nadie en un cobarde , sino en una persona que legítimamente protege su intimidad.  

     Sirva esta introducción para mostrar mi respeto hacia las personas que hacen comentarios  respetuosos pero anónimos en blogs , chats o dondequiera que sea.  Sirva también para mostrar lo opuesto, mi absoluto rechazo y desprecio hacia aquellos que utilizan el anonimato para insultar, denostar al prójimo o proclamar aberraciones múltiples.

   Eso es exactamente lo que ocurrió anoche. Anoche un anónimo hizo un comentario irrespetuoso en una entrada en la que conté algo muy íntimo, muy mío,  y lo hice con el fin de ilustrar el tema que estaba tocando "Traumas del Pasado"  . Me costó unos cinco años decidirme a plantarme aquí, en un blog, a contar historias y cuando lo he hecho ha sido habiéndolo meditado profundamente. Así que creo que estoy bastante preparada para encontrarme casi de todo.
    Anoche, cuando vi el comentario en cuestión, no me sulfuré, simplemente me dije, bueno, aquí tenemos otro gilipollas, lo borré y punto. 

   Puesto que  no sé si el comentador anónimo en cuestión es hombre, mujer, monstruito, o extraterrestre lo voy a llamar "híbrido cagón" ( lo de cagón porque vino a cagarse a mi blog: mi casa).
  
      Lo que los híbridos cagones no saben es que los excrementos son  abono. Pero los humanos inteligentes sí lo sabemos, por eso de camino a casa me vino la idea de escribir un artículo sobre la frustración, o sea, he cogido su cagarruta y la he transformado en una pequeña ramita para mi blog: esta entrada.

   El comentario del  híbrido cagón en mi post "Traumas del Pasado" fue el siguiente: “En el fondo eres una fracasada.”


    Qué guay. Decirme eso a mí que me gusta tanto llevar la contraria. Decir eso a una persona que está tan acostumbrada a defender sus puntos de vista, por meditados. Vi el cielo abierto para escribir sobre un tema que me parece harto interesante ( gracias, híbrido cagón): El fracaso.



  EL FRACASO

    El fracaso es inherente a la vida (también a la vida de los híbridos cagones, por supuesto). 

    El niño se cae y se levanta cientos de veces antes de echar a andar, es decir, fracasa cientos de veces antes de lograrlo.

     No todas los capullos de una planta florecen, unos lo hacen, otros lo intentan y no lo logran. 

     Hay personas luchando contra enfermedades terribles, unas triunfan y otras fracasan.

    Fracasamos en infinidad de cuestiones a lo largo de nuestra vida , los humanos, los animales , las plantas y los híbridos cagones. Tenemos muchas relaciones antes de encontrar la que funciona, o quizá ni llegamos a  encontrarla . Tenemos éxitos y fracasos en el trabajo, en la amistad, en el amor, en la salud, en la familia.  Nos pasa a todos,  a nosotros, a los híbridos cagones y a sus mamás y papás.

    Fracasar no es nada malo, fracasar es necesario. Todo éxito veraz está hecho a base de mil fracasos. ¿Cuántas veces fracasó Marie Curie antes de descubrir el Radio y el Polonio? 
     Es de cajón, es de cajón para cualquier persona de cierta inteligencia, es de cajón para las plantas y los animales, ellos se adaptan a la vida, no luchan en su contra, es de cajón para cualquier ser viviente menos para los híbridos cagones.

    Estoy convencida de que no existe el ser humano fracasado, existe el ser humano que decide ser un fracasado. Porque  tanto el éxito como el fracaso no son más que sensaciones. ¿De qué le valió a Kurt Cobain el éxito? ¿Y a Marilyn Monroe? ¿Es eso éxito? Claro que no. El éxito y el fracaso son decisiones personales que nos atañen a cada uno. En todo caso, como dice mi marido, lo importante no es el resultado, lo importante es intentarlo con pasión.
   
     Hoy puedes levantarte pesimista  y pensar que la vida es una puta mierda, que todo está mal, que todo estuvo mal y que todo estará mal.

   Mañana, sin que el panorama de tu vida haya cambiado lo más mínimo, puedes levantarte pletórico y ver que la vida es maravillosa, que has hecho las cosas bien, o lo mejor que supiste, que al fin y al cabo, los multiples fracasos merecieron la pena para llevarte hasta este día maravilloso en que la vida te sonríe y tú a ella.

   En fin, híbridos cagones del mundo, que vuestros gases mefíticos son producto de vuestra naturaleza cagona, y que oléis a mierda por dondequiera que pasáis.

   Yo hoy me siento feliz y agradecida por este post, que no gustará a todo el mundo pero a mí sí. ¿ Mañana?... Dios dirá, sí se nos concede otro día.

    En todo caso, todos, sin excepción, animalitos, plantas, humanos e híbridos cagones, el triunfo final no es de ninguno de nosotros. Es del Tiempo y de la Muerte. 
     
    Y no pasa absolutamente nada. Porque la vida sin muerte sería el peor de los fracasos: un sinsentido.


miércoles, 9 de septiembre de 2015

De los Madriles a Viena, de "Gil y Pollas" la vía está llena. (Crónicas Vienesas)




     
     Por si alguien lo desconoce, al parecer, allá por el siglo XVI hubo un alcalde en Madrid llamado don Gil Imón, que tenía dos hijas adefesios y de mollera roma. A las muchachas casamenteras se las llamaba por aquel entonces “pollas”. El buen hombre se prodigaba con sus dos hijas  por las fiestas de la alta sociedad con el fin de encontrar, sin mucho éxito, un par de “pollos” para sus niñas. Don Gil era presentado a su llegada como  : Don Gil y Pollas.

     Y como los españoles somos tan dados al cachondeíto y  la chanza pues pronto empezó a correr la palabra gil y pollas, luego gilipollas,  con el fin de aludir  a los tontos del haba de toda la vida.
  
     Ser padre en los tiempos que corren no debe ser nada fácil. Pero, oye, si no estás dispuesto a empeñarte a fondo en la educación de tu hijo, porque no tienes tiempo o ganas o las dos cosas, haz como yo y no los tengas. Harás un favor al mundo.

     Viena, año 2010:

     Me reúno con una madre y su preadolescente retoño en una cafetería frente a la Westbanhof ( Estación popularísima internacionalmente en estos días por recibir con los brazos abiertos a miles  de refugiados Sirios).

     —¿Cree usted que podrá hacer que mi hijo apruebe el examen de español que tiene el mes que viene?
     —Señora, no sé lo que sabe su hijo o no. No puedo saberlo si no damos primero una clase
     —Bueno, pero él está muy dispuesto.
    —Pues si está muy dispuesto ya tenemos camino hecho. Pero le voy a ser sincera. Solo asistiendo a clase no se aprueba un examen, bla bla, bla bla...
    —Sí, sí, por eso no se preocupe —dice la madre.
    —Sí, sí, voy a estudiar mucho —dice el hijo.
    —Pues entonces tendremos buenas  probabilidades —asevero.

     Acordamos pago semanal a través de transferencia. Aviso de cancelación 24 horas antes, si no , se computa la clase.

     1º SEMANA: 

     SMS  recibidos en mi móvil , siempre minutos antes de la clase:

   Día 1º    “No voy a poder ir. Estoy enfermo.”
   Día 2º    “Sigo enfermo.”
   Día 3º  “Creo que mañana podré ir.”
   Día 4º   “Aún no. Pero mañana sí”
   Día 5º  La aparición.

  Por fin, podemos empezar. Le meto miedo con el tema tiempo. Le da igual. Intenta sabotearme la clase de mil maneras. Me apercibo inmediatamente de que este niñato está acostumbrado a manejar los hilos como a él le viene en gana . Pero  pronto se da cuenta de que en mi clase mando yo. El disgusto tarasca  el aire. Creo que decide que esto él no lo puede tolerar.

2º SEMANA: 

 SMS,  una hora antes de la clase:
  
  Día 6ª   " Avería en el tren. No llego."
  Día 7º   "Otra avería en el tren. No llego."
  Día 8º   "Esto sí que es mala suerte. El tren se ha averiado otra vez."
 Día 9º "Mi madre no ha querido llevarme a la estación porque el tren se avería siempre y es una pérdida de tiempo. Dice que mañana llamaremos  antes a la estación, a ver."
  Día 10º (viernes),  cinco minutos antes de acabar la clase: La aparición.
   
   —¡Hombre, Jonathan! ¿Pero qué pasa?
   —Otra vez el tren, que estaba averiado —dice, sin vergüenza alguna.
    
     Pasando de discutir con él  le incito a entrar a clase:
   
   —Da igual, entra corre, hacemos la clase aunque sea una hora más tarde.
  —No, no , tengo que coger el tren de vuelta para llegar a la cena. He venido para que veas que es que el tren va mal.

    Email mío a la madre, ese mismo viernes:

     " Estimada Frau X:
     No sé si es usted consciente de que su hijo ha asistido un solo día a clase en dos semanas. Siempre me dice que se avería el tren. Quedan dos semanas para el examen. No lo va a aprobar.  Le pido que esto cambie , o si quiere cancelamos  todas las clases, no tiene sentido. Como usted quiera. "

     Email respuesta de la madre:

     "Ok. Hablaré con él. Gracias."

     3º SEMANA: 
  
     Día 11º (lunes) "Retraso tren 1 hora. Imposible llegar."
     Día 12 º "Tren roto en andén. ¡Sale humo!"

     Este fue el último mensaje. Creo que ya lo del humo le tuvo que dar vergüenza hasta a él porque no volvió a llamar ni a aparecer nunca más.

     Semana y media después, Email de la madre:

   " Estimada  Celia:
     ¿Cree usted que mi hijo aprobará el examen? ¿Cómo va?"

       Respuesta mía:
   
       "Estimada Frau X:
Ya intenté advertirle del pésimo funcionamiento de las líneas del Ferrocarril Austriaco. Dado que el tren que pasa por su pueblo sufre averías a diario, yo que usted pondría el caso en mano de las autoridades pertinentes y exigiría que me reembolsaran el dinero correspondiente a las clases pagadas  y no impartidas por culpa de su intolerable y pésimo funcionamiento. Su hijo suspenderá el examen sin duda alguna por culpa de la desidia del gobierno austriaco.
   Si necesita factura, hágamelo saber.
   Saludos cordiales."

   
         Esto, que aparentemente tiene guasa, es un hecho muy dramático. Desgraciadamente no es el único alumno manipulador que he tenido. Y lo peor, es que estos padres que sobreprotegen a sus mimados hijos les están haciendo un putadón de los gordos. 

    Ese mentiroso manipulador made inpropios-papis”, debe ser hoy día uno de los muchos adultos gilipollas- plus que andan sueltos. 

   Quién sabe, a lo mejor hasta medra y se hace con un buen puesto en el que no necesite pensar y mucho menos hablar lenguas. Lo cual, no haría sino ratificar a sus padres en lo bien que lo han hecho.

KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!