""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Hace diecinueve años, un 31 de diciembre me despedía de un sueño (Anécdotas)

     


     A menudo la gente me pregunta por qué dejé la profesión de actriz y siempre pongo las mismas excusas porque no quiero contar  lo que voy a relatar  en los siguientes posts, tal como ocurrió a lo largo de tres días, concretamente el día 1, 2 y 3 de enero de 1997. Que si es una profesión muy difícil, que no quería vivir el resto de mi vida con tanta inseguridad... Y algo de eso hay, sin duda, pero el auténtico motivo es el anómalo suceso que voy a relatar en este blog.

    Yo jamás pensé en ser otra cosa que actriz, de hecho por aquel entonces , aparte de hablar inglés, no sabía hacer otra cosa. Como casi todo actor, uno se plantea en ocasiones si está dispuesto a vivir toda una vida de altibajos e inseguridades, puesto que ser actor y el paro van de la mano. Sin embargo, y a pesar de todo, yo estaba enamorada y sigo enamorada de esa profesión y creo firmemente, que de no haber sucedido lo que sucedió, no hubiera dejado mi vida atrás de esa manera. No lo lamento, aunque lo echo de menos. Pero sin este suceso no hubiera conocido a mi marido, ni hubiera tenido las vidas que tuve después, muchos periodos de gran felicidad, otros menos.

   Hubo una serie de sucesos que se acumularon antes de llegar a este punto aberrante:  viví durante siete años sola en una buhardilla al lado del Teatro Real de Madrid. En los últimos meses me intentaban entrar yonkis en casa a las tres de la mañana, todos los santos  días. Yo , tras la puerta, contenía la respiración mientras ellos intentaban abrir la cerradura. Y cuando salía  por la noche, volvía aterrorizada por si me los encontraba fuera. Fue una época horrible. Finalmente, unas amigas me acogieron temporalmente en su casa. De ahí pasé a casa de mi amigo Juan  hasta quedar libre una habitación en un piso compartido con otros actores. Ya no quería vivir sola de momento. Finalmente entré en el piso pero la conviviencia con una de las personas era mala, de modo que tres de nosotros buscamos otro piso y nos trasladamos al  147 de la calle Embajadores, donde tan solo seis meses después tuvo lugar el suceso en cuestión.

   En total fueron cinco cambios de domicilio desde 1994 a 1996. Simplemente no pude con uno más. Me planteé el suceso como una señal de que tenía que cambiar mi vida.

   La convivencia con Miriam y Alfonso era genial. Recuerdo esos meses en el piso con mucho cariño. Yo estaba trabajando , no me faltaba el dinero para vivir. Representábamos el Quijote por las mañanas en el Teatro Fígaro, tenía bolos con otra compañía, lo compaginaba con animaciones. En esos meses también hice un par de sesiones en series de televisión y una prueba como copresentadora de un programa para Antena 3 que al final no se hizo, pero para el que me habían cogido, según me dijeron. La cosa pintaba bien,  me sentía más preparada que nunca ... pero no tenía que ser.


    El 31 de diciembre de 1996 lo pasé en el Teatro Infanta Isabel. Mi amigo, el actor Juan Meseguer, me invitó a tomar las uvas con ellos en el escenario. Cenamos en el ambigú del teatro , después me senté en el patio de butacas y  empezó la representación de la obra "Mariquilla Terremoto", representada por José Luis López Vázquez, Maria José Cantudo y Juan Meseguer. Poco antes de las doce se hizo un descanso y la familia y amigos de los actores subimos al escenario a despedir el año tomando  las uvas. Yo no lo sabía, pero me estaba despidiendo del teatro. Así es la vida.



    Foto tomada esa noche, con mi amigo del alma Juan Meseguer, cenando en el ambigú del Infanta Isabel. 



    Aun así, mi despedida real fue en febrero de 1997, en un bolo que hicimos en Murcia, tierra de Juan Meseguer. Cuántas casualidades tiene la vida.
    
    El día 1 , diecinueve años después, os contaré la historia más increíble que he vivido jamás. 


                                                  Que paséis un feliz fin de año

   Para leer la historia, pincha AQUÍ



   


27 comentarios:

El collar de Hampstead dijo...

Todo pasa por alguna razón.
Hasta lo malo,hasta cuando uno se equivoca...de ahí sale algo,pero eso seguro que tú ya lo sabes.
Yo también di un par de volantazos a mi vida en determinados momentos,pero sin esos cambios...no habría vivido cosas muy bonitas,así que te entiendo.

Si vivías por Ópera...es posible que alguna vez hayamos coincidido por la zona,yo iba mucho.
El Café Unión,el Caray de la calle Santiago...

Que el 2016 te traiga muchas sonrisas Celia.
Feliz año y besos guapetona!
; )

Celia Segui dijo...

Estoy de acuerdo, Carmen, solo que podían pasarme cosas más normalitas. Ya verás, ya... Sí, yo también iba a esos cafés. Fueron muchos años, cuando voy a Madrid a veces me paseo sola por allí, qué recuerdos...
Besos y feliz año, guapa.

TORO SALVAJE dijo...

Glups....

Si es que...

Besos.

Salamandra dijo...

Tu sí que sabes mantener a la peña en vilo eeeh. Feliz año!!

María José Vera dijo...

Caray! Qué miedo tenías que pasar todas las noches, yo no sé si hubiera aguantado más de una. Todavía te conozco poco y, por supuesto, desconozco la historia que nos contarás "el año que viene", pero tengo la sensación de que eres una persona muy valiente, y no sólo por esas noches detrás de una puerta atrancada. Seguro que la vida todavía te depara muchas sorpresas, buenas claro, aunque la escena se ha perdido una gran actriz. Feliz Año!!

LA ZARZAMORA dijo...

Creo que esa historia que te queda por contarnos será en la que fuiste actriz de tu propia vida... y la más sorprendente si cabe...
Me muero por escuchártela, y no sabes cuánto me chiflaría verte interpretarla...

Mil besos, guapísima.
Y lo dicho.
Te espero ;)

Mis mejores deseos para ti ya andan danzando ese vals vienés dirigido por el viejo Karajan... abrazada a los nuevos sueños que te/nos quedan por vivir.
:)

https://www.youtube.com/watch?v=vBCyfHYJ_S4

Besos!!!
y
Feliz 2016!

Susana M dijo...

No sabía que eras actriz. Qué interesante. Un beso.

EmeM dijo...

Nos dejas en vilo!.
Estoy deseando saber que te ocurrió, que eclipse cambió tu luna para siempre.
Por lo demás, yo creo que una vida sin unos cuantos cambios bruscos de dirección es más tranquila, pero da para menos historias de las buenas :)
Me encanta ir conociendo cada vez más cosas sobre ti.
No puedo esperar a leer tu nueva entrada.
Un abrazo grande.

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Vengo a corresponder tu amable visita a mi rincón, Celia, 8¿Puedo llamarte Celia? - Creo que yo, también, me quedaré por aquÍ. con tu permiso me iré pidiendo algo para seguir sintiendo la vida, haciendo fotos para pasarlas al teclado pues mi máquina de hacerlas es muy especial. FELIZ AÑO NUEVO

Celia Segui dijo...

Encantada de tenerte por aquí, Enrique. Mil gracias.
Y a todos vosotros , cielos, hasta el día uno y que paséis una nochevieja feliz.
Besos

Jane Jubilada dijo...

Intrigadísima con tu historia. Espero al día 1.
Un abrazo y feliz año, Celia.

Celia Segui dijo...

Feliz Año, Isabel!
Un abrazo

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Feliz año nuevo.
Un abrazo

Marcos dijo...

Nos vas a contar el desenlace dentro de 19 años? Haznos un adelanto porfa. feliz 2016

Lapiz Pluma dijo...

Nos dejas pendientes....

¡Feliz noche para vosotros y que el año próximo os traiga alegría! :-)

Holden dijo...

¿Y terminas así la historia? ¿Cómo puedes ser tan mala? ¡Mañana vuelvo a ver cómo termina! :)

¡Feliz 2016!

AMBAR dijo...

Gracias Celia por esta interesante historia de tu vida.
Las vueltas que damos para llegar hasta donde hoy estamos.
Aquí te dejo mis mejores deseos para el nuevo año.
Gracias por tu amistad y compañía durante el 2015.
De nuevo me ausento un poco más de tiempo.
Aprovecho para saludarte y darte un gran abrazo lleno de energía positiva.

Ambar



Milena dijo...

Se quedó de lo más interesante... :D

Celia, feliz año, mis mejores deseos!

Besos
Mil

unjubilado dijo...

Estoy impaciente por leer la continuación de una estrella que no quiso seguir entre bambalinas... pero mientras tanto :
Se cambia de coche, de casa, de ropa, de zapatos, de mes, de look, de trabajo, de año, pero nunca de amigos. ¡¡Feliz Año Nuevo!!
Un abrazo.
Emilio

El collar de Hampstead dijo...

Tic tac,tic tac...muackkkkkkk
; )

Celia Segui dijo...

Paciencia, ya tengo el post preparado :)
MUaackkkk . jajajaja

Drew dijo...

Jo, me dejas con la intriga. Y con algo de mal cuerpo, es muy duro dejar una vida que te gusta, por muchos altibajos que tenga. Muchos besos y feliz año.

Celia Segui dijo...

Gracias, Drew, igualmente.
Feliz Años a todos una vez más.

Imaginativa dijo...

¡Vaya intriga! Muy duro lo que cuentas de la etapa de la buhardilla al lado del Teatro Real...

Te deseo un feliz año!

TORO SALVAJE dijo...

Feliz 2016 niña guapa.

Que el próximo año te quiera mucho y bien.

Sé feliz siempre.

Besos.

Celia Segui dijo...

Qué bonita sopresa, Toro! Feliz año a ti también. Ya sabes, todo lo bueno que te mereces, guapetón pataslargas del copón... jaja
Besos

Blanca Lafarga dijo...

Estoy muy intrigada, espero la solución mañana.
Has tenido una vida muy intensa y afortunadamente los recuerdos buenos se conservan con intensidad.
Acabo de venir de Madrid, hemos estado un fin de semana para ver teatro...
Un besico y Feliz Año Nuevo.

Publicar un comentario