""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

viernes, 20 de noviembre de 2015

El secreto mejor guardado de Viena (Turismo Viena)

     


     A pesar de que a partir de  1999 pasé largas temporadas en esta ciudad varias veces al año, hasta que no me convertí en residente  en 2009  no me había percatado bien de los tesoros que se esconden  detrás de muchos portales de los edificios vieneses. 
   
     Para empezar gran parte de ellos  están construidos alrededor de un patio interior, lo que permite tener luz y tranquilidad en el centro de Viena. En muchos casos, estos patios interiores son cuidados jardines para el disfrute de los residentes. No sé si esto tendrá algo que ver con el hecho de que los feos pasillos alargados de los pisos españoles sean aquí prácticamente inexistentes. Los pisos son por regla general espacios cuadrados, lo cual da más amplitud, obviamente.

    Un ejemplo conocido y que se halla en mi calle es el Schlossquadrat (foto cabecera y abajo)


   
     Gran parte de los restaurantes y locales de esta preciosa ciudad tiene jardines en el Hof  o patio, con coquetas terrazas de verano  y el Schlossquadrat es un bello ejemplo con varios restaurantes y locales en un laberinto de jardines interiores.






    Otro rasgo típico son los Einkaufspassage o pasajes de compra, que difieren mucho de los de España, ya que por norma general en su paso de una calle a otra atraviesan varios patios interiores que los locales aprovechan para poner sus terrazas. 

  En el número 45 de la Mariahilferstraße, la calle de compras por excelencia y la que más odio de Viena, se encuentra el Raimundpassage:



Este bonito pasaje es el motivo principal por el cual a veces cruzo esta, para mí,  odiosa calle para volver a casa del trabajo.

Venga va, aquí va la odiosa Mariahilferstraße o calle de la Virgen del Perpetuo Socorro en español, que es a la que me aclamo cuando la recorro a toda leche.



   En el primer distrito, detrás de la catedral hay un pasaje semejante, también digno de visitar.
  
   Un pasaje totalmente cubierto pero precioso es el Freyung o Ferstel , por el palacio del mismo nombre. Recomiendo tras visitarlo ir directamente al Café Central que se encuentra justo a la vuelta de la esquina y degustar sus ricos dulces.



Otras terrazas escondidas




     Como veréis, lo  mío con las terrazas es fijación. Es normal en los que vivimos en países con pocas horas de luz. En cuanto sale el sol y sacan las terrazas no hay ni dios que se meta en un local. Aunque hay sitios aún mejores para salir, pero no están en el centro de la ciudad.

     Adoro Viena en verano , no  me movería de aquí excepto para visitar algún  otro lugar de este pequeño , bellísimo país. 




34 comentarios:

Piruli dijo...

Simplemente ¡me encanta!
Me parecen preciosos y no como aquí que se desperdician. Vale que algunos son pequeños y estrechos pero conozco casos de patios abiertos feísimos que no aprovecha ni el del bajo. Una pena.
Entre tú y una chica que sigo en IG me vais a poner los dientes largos con Vienna.
Besitos

maria francisca belmonte mondejar dijo...

Que bonito reportaje fotográfico, Viena es uno de mis destinos pendientes de visitar, y con lo que has enseñado aún tengo mas ganas de visitarla, no conocía esa tradición de los patios jardines, es una idea genial para aprovechar la preciada luz solar.
Supongo que la decoración navideña será espectacular. Ya nos contaras.
Un beso muy gande.

Jane Jubilada dijo...

He visto algunos patios muy acogedores por debajo de San Esteban. Pero tendré en cuenta estos cuando vuelva (que pienso volver).
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Viena ha de ser preciosa.
He estado dos veces a punto de ir.
Algún día iré.

Besos.

Celia Segui dijo...

Merece la pena visitarla.

Toro, te espero para dejarte colgado de las ramas de los árboles, jajaja

Besos a todos

Javier Peñas dijo...

Hay que ver qué ciegos estamos los turistas: hace dos años estuve una semana en Viena y no vi ni uno sólo de esos preciosos patios. Está claro que tengo que regresar... pero con otros ojos.
Gracias por ponernos los dientes largos, Celia.
Besos.

Opiniones incorrectas dijo...

Qué monada!!! Llevo la vida queriendo ir a Viena, a ver si es más pronto que tarde.

Besos

Marcos dijo...

Praga y Viena también está en mi lista de escapada. Tomaré nota de tus consejos. Hay que inventar cualquier cosa con tal de ponerle verde al cemento para dulcificar las ciudades.

Celia Segui dijo...

Cuando vengáis os lo enseño :)
Besos

unjubilado dijo...

Habrá que ir pensando en hacer una escapada a Viena, aunque como mis hijos ya la conocen y yo no me atrevo con el idioma...
Las primeras fotos me han recordado los patios andaluces.
Besos

Celia Segui dijo...

NO dejes que el idioma te pare, uno se hace entender como sea.
Besos

Mi Álter Ego dijo...

Con las ganas que tengo de ir a Viena y encima me cuentas esto... Tengo que ir pero ya.

Besotes!!!

Celia Segui dijo...

Pues hala, os espero a todos, jajaja

besos

Blanca Lafarga dijo...

Muy bonito y no lo conozco.
Feliz fin de semana.

la MaLquEridA dijo...

Me queda un poquito lejos, me conformo con que vayan todos y manden fotos.

Un beso

Celia Segui dijo...

Eso haremos, Malque.
Besos

karin rosenkranz dijo...

Por suerte he conocido esos sitios llenos de belleza. Es una ciudad de cuentos.
besos

Ein Tag mit Pepa dijo...

que ganas tengo de ir, a pesar de que viajo bastante a Austria nunca visité tu ciudad! Un beso!

Krika Alcaide dijo...

Ala que chulo! Me han encantado toditas las fotos ;-) Besos!

Aquello noerayo dijo...

Me parece muy curioso, y un buen aprovechamiento del espacio público.
Besos.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Qué bonito y cuidado está todo. También aquí están en boga las terrazas y además el tiempo ayuda, y más desde que el el interior de los locales no se puede fumar. Pero qué le puedo decir a una valenciana, aunque viva en Viena.
Un saludo.

Lapiz Pluma dijo...

A mí Viena me encantó y de hecho me encantaría volver para disfrutarla en verano.

Por cierto, aquí los pisos suelen tener una distribución más que penosa...

Vero ZS dijo...

Muy lindo, me recuerda mucho a Praga donde vivi algunos an~os. Los pasajes cubiertos son muy utiles en dias de lluvia!

Celia Segui dijo...

Praga es preciosa.
Besos

María José Vera dijo...

Hola! Acabo de descubrir tu blog casi por casualidad y me gusta mucho. El pasaje Freyung lo conozco pero mira que he estado dos veces en Viena y nunca vi esos patios tan coquetos!! Ahora más que nunca tendré que volver algún día... Un abrazo.

El collar de Hampstead dijo...

Qué bonitos son esos patios!

Hola,me llamo Carmen y vengo del blog de Toro.
Me has sacado una sonrisa con el comentario del regalo.
Ahora vengo aquí y he sonreído más leyendo tus posts.
Un saludo!

Celia Segui dijo...

Carmen , gracias por pasarte. Acabo de visitar tu blog y me ha encantado.
Besos

Blanca Lafarga dijo...

Una pena no ver "Madrileños por el mundo" y conocerte...
Un besico

Mirian Cartagena dijo...

Me he quedado sorprendida con tan maravillosa arquitectura, los edificios, jardines, patios con un gran esplendor.
Saludos.

Celia Segui dijo...

Es muy bonito, Mirian.
Besos

Seoane Melliz dijo...

¡Qué bonitas todas las fotos! No conozco Viena,es aún un destino pendiente . Me sucede igual que a ti, que en verano no me muevo de mi ciudad, ¡Es cuando se está bien! Aunque venga medio Madrid para aquí y de demás sitios y en invierno viajamos a sitios con calorcito para quitar algo de frío.
Un beso!!

Celia Segui dijo...

Es que Cantabria es tan bonita!!
Besos

UTOPÍA dijo...

Me encantan esos patios con árboles y terrazas...
Viena es un destino pendiente. ¿Y si cuando vaya me encuentro con tu tía Elisa? Sería el no va más
Besos

Celia Segui dijo...

Jajajaja, no sé si la aguantarías :)
Besos

Publicar un comentario