""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

martes, 27 de octubre de 2015

Lo que se esfumó ( Parida surrealista)





—Vicentico.
—¿Qué?
—No sé.
—¿Pues…?
—Se esfumó.
—¿Lo qué?
—Pues no sé.
—Ah.
—Uh.

                —Vicentico.
                —¿Ya sabes?
                —¿Lo qué?
                —No sé…
                —¿Ves?
                —¿Ves qué?
                —Que no lo ves.
                —Mujeres.
                —Me mareas.
                —¿Pero qué quieres?
                —Que se esfumó.
                —¿Lo qué?  
                —¿Cómo quieres que lo sepa?
                —Pues lo voy a saber yo...
                —¿Lo qué?
                —Lo que se esfumó.
                —¿Por qué se ha esfumado?
                —Tú sabrás.
                
—¿Saber lo qué?
                —Joder...
                

                —Buf.
                —¿Qué?
                —No sé.
                —¿Lo qué, no sabes?
                —Lo que se esfumó.
                —Si se esfumó algo sería.
                —Seguro. ¿Pero qué?
                —¿¿¿Lo qué???
                —Lo que se esfumó.
                —Buf. Vete tú a saber.
                —Pues sí. Qué cosas.

              —Vicentico.
              —¿Qué?
              —Ya está. 
              —¿Lo qué?
              —Lo que se esfumó.
              —¿Pues qué era?
              —¿Qué era lo qué?
              —Lo que se esfumó.
              —Ah, eso…
              —¿Eso qué?
              —¿Qué de lo qué?
              —¡Basta!
              —¡Hombres!
              —¡Mujeres!


              —Vicentico.
              —Qué estupidez.
              —¿Lo qué?

              —Pues eso.
              —¿Lo que se esfumó?

              —Déjalo ya.
              —No sé lo que era.
              —Pues si no lo sabes tú...
              —¿Lo qué?
              —Lo que se esfumó.
          
             —¡Basta, me voy!
             —¿A dónde?
             —No sé.
             —¿Pero lo sabías?
             —¿Cuándo?
             —Antes.
             —¿Antes de qué?
             —De irte.
             —¡Aún no me he ido!
             —¿A dónde?
             —¿A dónde qué?
             —¿A dónde te  vas? 
             —¡No lo sé!
             —¿Ves?
             —¿Ves qué?
             —Se esfumó.
             —¡¿Lo qué?!
             —¿Cómo voy a saberlo si se esfumó?
             —Bueno , basta, ¡me voy!
             —No puedes.
             —¿Por qué?
             —Porque no sabes adónde.
             —Arrea. Pues visto así…
             
            —¿Ves?
            —¿Lo qué?
            —No lo ves porque se esfumó.
            —Claro.
            —Es lo que trato de decirte todo el tiempo.
            —Oye, pues vas a tener razón.
            —Lógica femenina.
            —Pues sí. Qué haríamos sin las mujeres.
            —¿Lo ves?
            —¿Lo qué?
            —No sé. Se esfumó.
            —Claro. Ahora te entiendo.
            —Ya ves...
            —No, pero da igual.   Lo importante es que estoy contigo.
            —Ay, Vicentico. ¡Cuánto te quiero!
            —¿Cuánto?
            —No sé.
            —No empieces.
            —¿Con lo qué?
            —Dame un beso. Vamos a dejarlo.
            —No sé qué vamos a dejar...

            —Lo que se esfumó.
            —Ah.
            —Buf.

            —Muaaac.
            —Muuuuc.         
        
          


                                                        ©2015


15 comentarios:

Lili dijo...

Jajajaja!!!

Creerás que durante un par de segundos casi he pillado que fue lo que se esfumó? Pero luego se me esfumó también a mí...

:D

Celia Segui dijo...

No te preocupes, a mí también se me esfumaba todo el rato.
Besos

TORO SALVAJE dijo...

Tú eres Vicentico????

Jajjaja

Cuenta hasta diez antes de responderme, jajjajaa

Besos.

Celia Segui dijo...

Se te va la olla , Toro!!! jajajaja
Besos

Celia Segui dijo...

Jajaja, creo que ya te he cogido, sí , creo que soy Vicentico, jajaja

Marcos dijo...

Se esfumó. ¿Lo qué?

Salamandra dijo...

Tía, el camellerío vienés... bien, no?

:-)

Celia Segui dijo...

Ahí está la cuestión, Marcos, que no lo sabemos.

Salamandra, eres la monda,jaajajajaaa

Besos

Krika Alcaide dijo...

Jajajajajaja, cómo se te va la olla!!! jajajajaja

Celia Segui dijo...

:) Millón de gracias por la presentación que me has hecho en tu blog, Krika. Menuda sorpresa me diste ayer :) Te estoy muy, muy agradecida.
Muchísimos besos!

Mi Álter Ego dijo...

- ¿Se esfumó con lo que me gustaba?

- ¿Lo qué te gustaba?

- Lo que se esfumó.

Jajajaja.

Besotes!!!

Celia Segui dijo...

Jajaja, anda que tú también estás apañada, jajajaja

Piruli dijo...

¿Mande??
No me enterado jajaja

Blanca Lafarga dijo...

JA JA la vida se esfuma...

Celia Segui dijo...

Mira, a lo mejor va a ser eso a lo que se refería la plasta de mujer del pobre Vicentico. Gracias por el apunte, Blanca ;)

Publicar un comentario