""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

miércoles, 7 de octubre de 2015

Cómo putear al marido ( Crónicas Vienesas)

    


      Lógicamente, de vez en cuando salimos cada uno por su lado , pero si sale él y yo me quedo en casa porque mis amigas no pueden, sobre todo si es viernes, me jode y mucho. 

     Así que una de las citadas noches en que para más inri  no me puedo dormir, empiezo a darle al magín y para mala suerte del mariden me pasa una mala idea por la cabeza, y después de mucho rumiarla decido que sí, que es muy divertida y la voy  a llevar a cabo.
  
    Entusiasmada por la nueva aventura me levanto, voy al despacho, busco en un cajón la cinta aislante, voy al baño, pego un trozo de cinta en la taza y con la tapa cerrada , ras , ras, ras, le doy varias vueltas y la precinto. Me voy a la cama y  como una niña pequeña esperando a los Reyes Magos me dispongo a recibirle. 
  
     Sobre las 3.00 oigo la cerradura, entra, cierra, oigo pasos corriendo al salón . Como viene del centro andando, sé que siempre llega meándose. Efectivamente no me equivoco. Oigo sus pasos corriendo hacia el  baño, abre, cierra la puerta: 

   "¡HOSTIAS! , RAS,  RAS, ¡CABRONA, HOSTIAS, HOSTIAS, HOSTIAS! RAS, RAS, RAS, ¡HOSTIAS, CABRONA, HOSTIAS! RAS RAS."

   Yo, claro, muerta de la risa.  No suelo hacer estas cabronadas, la verdad, no sé qué me pasó por la mente. ¿Un mal aire?


     Cabronada 2

   Cenamos en casa de unos buenos amigos y como viven en una urbanización y sabemos que va a correr el alcohol , nos quedamos a dormir por el tema del coche. 

    Con los vapores etílicos saliéndome por las orejas decido que es suficiente y me retiro a dormir. Los demás se quedan.

    Subo al dormitorio. Al llegar arriba , al pie de la escalera , hay una alfombra de piel de oso con cabeza y todo, que me hace tilín y no para llevármela a casa precisamente.
  
    Con la mosca detrás de la oreja, me acuesto no obstante. Abajo se oye jarana y no me dejan dormir. Finalmente oigo la voz del  mariden en el salón diciendo que se va a la cama. 

     Ahora o nunca, pienso. 
    
    Salto de la cama, corro a la alfombra, me tiro al suelo y cubro mi cabeza con la cabeza del oso.
  
    Está a oscuras porque la luz de abajo alumbra suficiente. Oigo los pasos:  Tac, tac, tac. Se acercan . Tac, tac. Ya están aquí. Tac , tac.   EL OSO da un salto con los brazos en alto :
   
    —GROOOOAAAAUUUUUUUU!!!!!!!!!!!!!!!!!! 
    —UUAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

      Y no me abandona, el pobre. 


KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!



     

9 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Serás bicho....
Pobre hombre.
No sé que debió hacer en otras vidas para sufrir lo que está sufriendo en esta...
Vaya tela...

Besos con prevención.

Celia Segui dijo...

Jajajajaja. Anda, que solo son dos cabronaditas de nada. Soy buena :)

Opiniones incorrectas dijo...

Jajajajajajajaja ¿y lo que se divierte?

Blanca Lafarga dijo...

Muy buen humor.
Gracias.

Mi Álter Ego dijo...

Jajajaja. Qué bueno!!! Esas cosas deberías grabarlas para que queden para la posteridad (o en Tú Tubo).

Besotes!!!!

Celia Segui dijo...

Pues la próxima que se me ocurra la grabo, buena idea, jajaj

Lapiz Pluma dijo...

¡Cuánta maldad! Pero de la sana...
Anda que ponerte la alfombra de capa...está claro que tu marido tiene el corazón sano porque para haberle dado un pampurcio.

Salamandra dijo...

jajaja :-)

Bien jugao, vienesa

Celia Segui dijo...

Tú tendrás de mejores , fijo, masqueperra ;)

Publicar un comentario