""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

sábado, 19 de septiembre de 2015

Smartphones, sexo, y palitos de selfie ( pensamientos peregrinos)





       De momento, odio los Smartphone. Digo de momento porque no me quedará otra que sucumbir tarde o temprano , pero de momento, aguanto estoicamente todo lo que pueda. Soy de esos bichos raros que andan con un pequeño móvil de teclas, del año  catapún, y yo tan contenta. Pero, claro, no me va a durar toda la vida, así que me estoy preparando.

      Mirando el otro día en google  lo que puede hacer un Smartphone vi algo de 3G. Como en estas cosas soy muy cateta,  lo primero que me vino a la mente es el famoso punto  triplicado por obra  y gracia de estos exagerados tiempos modernos. . O sea, una función de vibrador multiorgásmico del copón. Abrí los ojos grandes y  por primera vez pensé en comprármelo. 

    Mi ilusión duró hasta que puse en el buscador google: ¿Qué es 3G en Smartphone?  y averigué ,como supongo sabe todo el mundo menos los catetos tecnológicos como yo, que significa "Tercera Generación". 

    Vaya mierda de ingenieros, un aparato   que te avisa de si te has dejado las luces de casa encendidas, te mide el ritmo cardíaco, te dice a qué velocidad va el tío que te ha adelantado haciendo jogging, ¿y no tiene función sexual? Un auténtico sinsentido teniendo en cuenta que hay gente que sale con su pareja a cenar y se pasa la cena dándole al   Smartphone , haciendo círculos con el índice y el pulgar  , cual  Aladín cuando lo del   "ábrete Sésamo". Pues eso, que no miran    la cara de su acompañante ni una sola vez, pa qué, si el Smartphone lo tiene todo. Todo menos el modus vibrator. Que es exactamente lo que les falta a estas parejas para no caer en la abstemia sexual ya tan jovencitos.

      Y las ventajas son acojonantes: se paga al camarero con la mano izquierda mientras con la derecha llamas al taxi con el  Smartphone . En el ascensor informas por whatsapp que la cosa ya está a punto.  Te desnudas solito y con una mano, te despides de la peña whatsapp y pones el Smartphone en modus vibrator. Tú a la tuya, a la pareja ni la miras, mejor , así da igual a quién te tires, a una réplica de Richard Gere o de Juanito Valderrama, que además me los pasaron el otro día por twitter y son cagaditos.




        El caso es que los orgasmos ya no dependen del otro, te evitas enfermedades venéreas, embarazos no deseados, le mandas los jadeos por sms para que sepa que sigues a la faena y no te has depistado con los amigos del whatsapp , más que nada. 

     Para rematar el asunto nada mejor que un selfie juntos , sobre todo  para tener constancia de que el acto ha tenido lugar y también  para saber si te has tirado a la réplica de Gere o de Juanito Valderrama. Y para esto se agencia uno el famoso  palo de selfie. Es el único momento en que este palo resulta de gran utilidad.  .

     Lo que carece absolutamente de sentido es cargar con  el palo selfie en un viaje. Con la de japoneses que te vas a encontrar felices de echarte una foto, cargar con ese ridículo palo es absurdo. Al japonés te lo encuentras fijo,  hasta por los montes de tu pueblo, no sé cómo lo hacen pero llegan hasta el rincón  más perdido del mundo. Además, su Smartphone es mucho mejor que la tuyo, tontaina. Así que la próxima vez, olvida el estúpido palo y dile al Nipón que te eche la foto y te la mande por sms in situY si no te gusta, te la rehace con una sonrisa de lado a lado, que son monísimos los japoneses, y además te hacen hasta una reverencia. Simplemente adorables, ¿o  no? ¿Entonces? 

     También dicen que con un Smartphone te puedes merendar un libro a velocidad de vértigo por no sé qué historias de la pantalla. Aviso: el sulfuramiento sexual compulsivo que debe provocar leer las Tres Sombras de Grey a tal velocidad, podría fulminar  a los fans de la saga de un ataque cardíaco. Consultad al médico que no es para andar jugando. O bajaos la aplicación para controlar el ritmo cardíaco, y si veis que os va a dar el  jamacuco os cambiáis a Doris Lessing , que aburre a un muerto.

   Mientras tanto  yo aguanto con mi dinosaurio-móvil , me niego a leer al tal Grey  y a saber a  qué velocidad va el tío que me pasa haciendo jogging. Apago las luces de mi casa manualmente, (es bueno para las manos y el cerebro), y sé exactamente con quién me meto en la cama. Ah, y además, cuando estoy con alguien estoy de todas todas. Ni whatsapp ni hostias en vinagre.

KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!

10 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Ya ha empezado la mutación.
La mayoría de habitantes del planeta caminan mirando las pantallitas de sus smarphones...
Incluso lo hacen yendo en bicicleta o conduciendo su vehículo.
Poco a poco su piel se irá plastificando y sin que se den cuenta un comando de bytes penetrará en su organismo.
A partir de ahí serán smartphones gigantes que vivirán hasta su último día con la mirada perdida y el cerebro fundido.
Cuando mueran ya no serán incinerados ni enterrados. Serán entregados en cualquier tienda de telefonía y a los familiares les darán un vale de 50 euros para que se compren un selfie y sigan haciendo el retrasado.

Besos.

Celia Segui dijo...

Jajajaja, me encanta tu observació, Xavi-Toro. Efectivamente, así será.
Besos

Mi Álter Ego dijo...

Yo me resistía a pasar al smartphone. Si no fuera porque el churri me compró uno, yo seguiría con el normalito de toda la vida (que todavía lo tengo guardado por si lo necesito para una emergencia) y que apenas ocupaba espacio. El smartphone me gusta para tener el twitter y esas cosillas pero me repatea la de sitio que ocupa. Con lo bonito que era tener aquellos con tapa, que cuando querías cortar una llamada presa de la ofuscación, cerrabas la tapa de golpe en un claro gesto de menosprecio. Eso no se puede hacer con un smartphone. Jajajaja.

Lo de los palitos de selfie ya me parecen el colmo. Dice el churri que él se va a comprar uno solamente para metérselo en el ojo a la gente en la cola de los museos y poder entrar antes. Jajajaja. Besotes!!!

Celia Segui dijo...

Dile al churri que suscribo su iniciativa, me parece fantástica. Yo todavía cierro la tapa del móvil cuando me da la gana no cogerlo. Y espero que no se me rompa, jajaja.

Marta M. dijo...

Hola. lo de cargar el palo para sacr fotos me parece el colmo de la ridiculez... a la gente no me importa sacarte las fotos cuando se lo pides... en fin, de momento no caí en las redes de los smartphone y no creo que lo haga... seguimos en contacto

mailconraul dijo...

¿El Smartphone se utiliza como píldora abortiva?

Opiniones incorrectas dijo...

Jajaja idiotizar al mundo entero es más fácil de lo que parece.

Acaba de llegarme el primer comentario de una gruppie de Verdeliss xDDD

Besos

Celia Segui dijo...

Mailconraul, con el smartphone no hay embarazos. Es lo bueno que tienen que no necesitas píldora abortiva.

Eva, voy corriendo a ver qué te dice la de la tal Verdeliss, supongo que será una de esas fanáticas. Jajaja
Besos

Little Lena dijo...

Antes que nada muchas gracias por pasarte por mi blog, tus comentarios me sacan siempre una sonrisa, y la verdad es que ya era hora de que yo me pasara por el tuyo! Respecto a esta entrada... odio como las tecnologías se están apoderando de nosotros poco a poco, yo ya me siento una adicta total, cosa que odio e intento evitar lo máximo posible. De hecho hice un vídeo sobre esto, te lo dejo para que le des un vistazo (https://www.youtube.com/watch?v=SeniwtKXHBU).

pd: yo tampoco sabia el significado del 3G.

- sonríe eternamente -

Celia Segui dijo...

Lena, qué alegría verte por aquí. ¿Que eres adicta? Pues ya te estás quitando la adicción! Jajaja. Me miraré ese video cuando tenga un rato y ya te comento algo. Mil gracias por compartirlo.
Besos

Publicar un comentario