""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

miércoles, 30 de septiembre de 2015

La terapia del orinal (Pensamientos peregrinos)


     En La Sonrisa Etrusca el viejo Roncone reclama el uso del orinal y no entiende cómo un utensilio tan útil ha sido relegado al olvido en estos acelerados tiempos  modernos.
   
     Me adhiero a la causa del viejo Roncone: 

     El uso del orinal tiene efectos positivos exponenciales, pasando de la mejora personal a la sanación universal. En realidad, el orinal es lo que tanto hemos estado esperando. La solución última y definitiva a esta sangrante crueldad.

     Mejoras en la vida privada y social:

     Evita el insomnio y el desvelo: tener la seguridad de que si te entra la necesidad a altas horas no te vas a desvelar levantándote al baño quita estrés a porrillo. Una carga menos en la cabeza a la hora de conciliar el sueño. En realidad, todo jefe que se precie debería regalar un orinal a sus empleados y exigir su uso por las noches.

     Mantiene a raya a las vecinas coñazo: cuando llame la vecina coñazo sal a recibirla con el orinal lleno, como quien no quiere la cosa "ay, hija, es que me pillas en mal momento". Por las mismas, este método es ideal para mantener a raya a Telefónica , Iberdrola y seguros de defunción. Recíbeles con el orinal lleno y verás que no vuelven.

    Acaba con el ronquido crónico: un orinal rebosante derramado sobre la cabeza del pariente o la parienta mientras duerme obra el milagro.

    Si te pilla la ciclogénesis explosiva por la calle y  has tenido la precaución de llevarte el orinal, estás salvado. A pueblo inundado orinal reflotado. Siéntate en el orinal y déjate llevar por el agua.  La ciclogénesis explosiva te pillará tarde o temprano, haz caso a los del Tiempo y que no te pille desprevenido. Sal siempre de casa con el orinal, sobre todo de cara a septiembre y abril.

     Mejoras a nivel mundial. Sanación Universal:
    
     Para mejorar el mundo primero debemos mejorarnos a nosotros mismos. Nos miramos demasiado el ombligo, el nuestro y el ajeno, es por esto que nos ataca la envidia, el egoísmo, el instinto de destrucción del cabrón del otro que es más feliz que yo. 
    Todo esto se soluciona con un uso adecuado del orinal y con la práctica diaria. Me explico:

   Si nos fijamos el orinal puede tener múltiples usos dentro y fuera de casa. Te daré unos cuantos:

   Usos caseros: 

   Sopera, ensaladera, batidora de huevos, maceta, cagador para el perro.

   El florero está en deshuso, lo digo yo que no tengo y no sé por qué no tengo. Las paso putas cada vez que tengo un invitado que me trae flores. Este problema se acabó con el orinal. El orinal es un perfecto florero. 

    Usos callejeros:

   Si eres religioso, es un instrumento ideal para recoger limosna en la iglesia, cabe un huevo de dinero. Si eres músico callejero, pues fíjate tú, le puedes sacar dos usos, mínimo. O tres, si llueve,  ya sabes y si te pilla la ciclogénesis...

    De hecho todo hotel debería poner un orinal  bajo las camas. ¿Que llueve? El turista tiene con qué taparse la cabeza, ¿que le pilla la ciclogénesis explosiva? Dinero que se ahorra el gobierno en seguros y repatriación de cadáveres. Las ciclogénesis explosivas dejarían de ser tan temidas , pasarían a ser un divertimento nacional, sobre todo en un país tan dispuesto a la mofa como España. Aunque en realidad un pueblo  sentado sobre el orinal en plena inundación es un modelo a seguir, un ejemplo de cómo desdramatizar lo dramático, por mucho que se mofen algunos.

    El orinal sirve para transportar  tu perrito, y para que tu perrito cague y no te denuncien. Luego puedes limpiarlo en algún bar o fuente callejera , si es que lo  requieres limpio  antes de  llegar a casa: igual te has quedado sin naranjas para el zumo matinal y no llevas bolsa de la compra: para eso está el orinal, hermoso frutero. Para estos casos, cómpralo con motivos florales.

     Podría seguir y seguir hasta el infinito pero aquí se trata de que entre todos sanemos el mundo. Hasta ahora no hemos visto el lado sanador del orinal, pero ahí es donde entrás tú y tu curro personal. Recordemos que para sanar el mundo debemos empezar por nosotros.

     Hazte una lista con todas las actividades y usos que le puedes dar a un orinal. No solo las que yo te he dado, sé creativo, invéntate más, las posibilidades de un orinal son infinitas.

     Cómprate el diario del orinal. Cada día tendrás que escribir la lista de usos que darás al orinal. Recuerda que nunca debe repetirse el mismo orden. Esto mantendrá tu mente en movimiento. Concéntrate en recordar sin mirar. Desde que te levantes hasta que te acuestes tienes que estar pendiente del orinal, dónde está y cuál es el próximo uso que debemos darle. Esto te refuerza la memoria y la concentración además de incentivar tu mente creativa: te encontrarás buscando siempre nuevos usos para tu orinal. Mantendrás a raya el temido Alzeihmer.

    ¿Que qué tiene esto que ver con la sanación universal? Todo. En cuanto extendamos la terapia del orinal a nivel mundial, todo el mundo estará ocupado en su orinal. ¿Quién va a pensar en joder al prójimo? No envidiarás el orinal de tu prójimo (Dios se dejó este mandamiento fuera) porque  tu lista de tareas te mantendrá concentrado en el tuyo. Y si le ves el colmillo a la envidia, haz intercambio de orinales con el envidiado, dejarás de odiarle. A lo mejor hasta le quieres.

     Resumiendo, el orinal es un utensilio inmerecidamente denostado e infravalorado. 

    Recuperemos la cultura del orinal y salvemos el mundo antes de que sea tarde.


KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!



9 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Incluso sería muy elegante llevar el orinal colgando del cuello como si fuera el catavinos de un sommelier y ofrecer gratuitamente la degustación de todos nuestros fluidos, secreciones incluidas, a todos los familiares, amigos y conocidos.

Qué puede haber más bonito que eso?

Besos.

Celia Segui dijo...

Ves! Genial idea , Toro! Me la apunto :)
Besos

Celia Segui dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mi Álter Ego dijo...

Como casco en caso de tiroteo también viene muy bien. Hay que acordarse de vaciarlo antes, eso sí.

Besotes!!!

Celia Segui dijo...

Casco militar, genial. Voy a montar una fábrica y me forro :)
Besos

Marta M. dijo...

Hola. si puediéramos salvar el mundo por volver a utilizar el orinal me apunto!!! La verdad es que tu reflexión es de lo más original. Seguimos en contacto

Celia Segui dijo...

Gracias, Marta.
Besos

Blanca Lafarga dijo...

Muy divertido.
Un saludo.

Celia Segui dijo...

Me alegro de que te guste, Blanca.
Besos

Publicar un comentario