""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

miércoles, 9 de septiembre de 2015

De los Madriles a Viena, de "Gil y Pollas" la vía está llena. (Crónicas Vienesas)




     
     Por si alguien lo desconoce, al parecer, allá por el siglo XVI hubo un alcalde en Madrid llamado don Gil Imón, que tenía dos hijas adefesios y de mollera roma. A las muchachas casamenteras se las llamaba por aquel entonces “pollas”. El buen hombre se prodigaba con sus dos hijas  por las fiestas de la alta sociedad con el fin de encontrar, sin mucho éxito, un par de “pollos” para sus niñas. Don Gil era presentado a su llegada como  : Don Gil y Pollas.

     Y como los españoles somos tan dados al cachondeíto y  la chanza pues pronto empezó a correr la palabra gil y pollas, luego gilipollas,  con el fin de aludir  a los tontos del haba de toda la vida.
  
     Ser padre en los tiempos que corren no debe ser nada fácil. Pero, oye, si no estás dispuesto a empeñarte a fondo en la educación de tu hijo, porque no tienes tiempo o ganas o las dos cosas, haz como yo y no los tengas. Harás un favor al mundo.

     Viena, año 2010:

     Me reúno con una madre y su preadolescente retoño en una cafetería frente a la Westbanhof ( Estación popularísima internacionalmente en estos días por recibir con los brazos abiertos a miles  de refugiados Sirios).

     —¿Cree usted que podrá hacer que mi hijo apruebe el examen de español que tiene el mes que viene?
     —Señora, no sé lo que sabe su hijo o no. No puedo saberlo si no damos primero una clase
     —Bueno, pero él está muy dispuesto.
    —Pues si está muy dispuesto ya tenemos camino hecho. Pero le voy a ser sincera. Solo asistiendo a clase no se aprueba un examen, bla bla, bla bla...
    —Sí, sí, por eso no se preocupe —dice la madre.
    —Sí, sí, voy a estudiar mucho —dice el hijo.
    —Pues entonces tendremos buenas  probabilidades —asevero.

     Acordamos pago semanal a través de transferencia. Aviso de cancelación 24 horas antes, si no , se computa la clase.

     1º SEMANA: 

     SMS  recibidos en mi móvil , siempre minutos antes de la clase:

   Día 1º    “No voy a poder ir. Estoy enfermo.”
   Día 2º    “Sigo enfermo.”
   Día 3º  “Creo que mañana podré ir.”
   Día 4º   “Aún no. Pero mañana sí”
   Día 5º  La aparición.

  Por fin, podemos empezar. Le meto miedo con el tema tiempo. Le da igual. Intenta sabotearme la clase de mil maneras. Me apercibo inmediatamente de que este niñato está acostumbrado a manejar los hilos como a él le viene en gana . Pero  pronto se da cuenta de que en mi clase mando yo. El disgusto tarasca  el aire. Creo que decide que esto él no lo puede tolerar.

2º SEMANA: 

 SMS,  una hora antes de la clase:
  
  Día 6ª   " Avería en el tren. No llego."
  Día 7º   "Otra avería en el tren. No llego."
  Día 8º   "Esto sí que es mala suerte. El tren se ha averiado otra vez."
 Día 9º "Mi madre no ha querido llevarme a la estación porque el tren se avería siempre y es una pérdida de tiempo. Dice que mañana llamaremos  antes a la estación, a ver."
  Día 10º (viernes),  cinco minutos antes de acabar la clase: La aparición.
   
   —¡Hombre, Jonathan! ¿Pero qué pasa?
   —Otra vez el tren, que estaba averiado —dice, sin vergüenza alguna.
    
     Pasando de discutir con él  le incito a entrar a clase:
   
   —Da igual, entra corre, hacemos la clase aunque sea una hora más tarde.
  —No, no , tengo que coger el tren de vuelta para llegar a la cena. He venido para que veas que es que el tren va mal.

    Email mío a la madre, ese mismo viernes:

     " Estimada Frau X:
     No sé si es usted consciente de que su hijo ha asistido un solo día a clase en dos semanas. Siempre me dice que se avería el tren. Quedan dos semanas para el examen. No lo va a aprobar.  Le pido que esto cambie , o si quiere cancelamos  todas las clases, no tiene sentido. Como usted quiera. "

     Email respuesta de la madre:

     "Ok. Hablaré con él. Gracias."

     3º SEMANA: 
  
     Día 11º (lunes) "Retraso tren 1 hora. Imposible llegar."
     Día 12 º "Tren roto en andén. ¡Sale humo!"

     Este fue el último mensaje. Creo que ya lo del humo le tuvo que dar vergüenza hasta a él porque no volvió a llamar ni a aparecer nunca más.

     Semana y media después, Email de la madre:

   " Estimada  Celia:
     ¿Cree usted que mi hijo aprobará el examen? ¿Cómo va?"

       Respuesta mía:
   
       "Estimada Frau X:
Ya intenté advertirle del pésimo funcionamiento de las líneas del Ferrocarril Austriaco. Dado que el tren que pasa por su pueblo sufre averías a diario, yo que usted pondría el caso en mano de las autoridades pertinentes y exigiría que me reembolsaran el dinero correspondiente a las clases pagadas  y no impartidas por culpa de su intolerable y pésimo funcionamiento. Su hijo suspenderá el examen sin duda alguna por culpa de la desidia del gobierno austriaco.
   Si necesita factura, hágamelo saber.
   Saludos cordiales."

   
         Esto, que aparentemente tiene guasa, es un hecho muy dramático. Desgraciadamente no es el único alumno manipulador que he tenido. Y lo peor, es que estos padres que sobreprotegen a sus mimados hijos les están haciendo un putadón de los gordos. 

    Ese mentiroso manipulador made inpropios-papis”, debe ser hoy día uno de los muchos adultos gilipollas- plus que andan sueltos. 

   Quién sabe, a lo mejor hasta medra y se hace con un buen puesto en el que no necesite pensar y mucho menos hablar lenguas. Lo cual, no haría sino ratificar a sus padres en lo bien que lo han hecho.

KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!




6 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

Uff... menuda paciencia tuviste con el pieza... yo lo hubiera puesto pingando fijo, no habría tenido tanta paciencia. Lo peor es cuando los padres se quieren hacer voluntariamente tontos.

Besos

Mi Álter Ego dijo...

Jajajaja. Me ha encantado el mail que le mandaste. Yo no hubiera tenido eggs... Genial!!

Un besote.

Salamandra dijo...

JAJAJA ME ENCANTA. A las que somos madres estas cosas deberían hacernos reflexionar ... yo no tengo especial afecto por los niños, ya no digamos por los adolescentes. Todos me dan pereza sin excepción, inclusive la mía. Pero está claro que un niño bien educado será un adulto independiente y eso NO TIENE PRECIOOOOO. Yo no quiero a mi cargo a una NINI absurda a la que haya que quitarle las castañas del fuego siempre. Y eso, amigos, representa que cuando son pequeños HAY QUE TRABAJÁRSELO. Y es por su bien. Mimarlos en exceso es una sobreprotección que no les hace ningún bien.
He dicho!!
:-)

Celia Segui dijo...

Muy bien dicho, Salamandra!

Y , Eva. Yo soy una persona extramadamente impaciente sin embargo como profesora era la más paciente del mundo, esto siempre me alucinó.

Álter, esa mujer se merecía una contestación así.

Besos a todas

Imaginativa dijo...

Cuántos niñ@s habrá así. Y lo que es peor, cuántas madres (y padres). Yo hubiese contestado a su madre de otra manera, ya por desesperación, pero lo resolviste con guasa y poniéndolos en evidencia (aún más). Hay muchos gil y pollas.

Saludos.

Celia Segui dijo...

Bueno, Imaginativa, como la madre pasaba ( le di más de un toque pero solo cuento uno), decidí contestarle así. Yo a gente así le tengo poco respeto la verdad.
Besos

Publicar un comentario