""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

miércoles, 12 de agosto de 2015

Cachondeíto en la Consulta ( Crónicas Vienesas)




      Se dice que los austriacos son gente fría y  "zurückhaltend", o sea retraídos, pero la verdad es que es solo apariencia, al  menos en mi experiencia. Y para constatarlo, nada como ir al médico, donde uno menos se espera tanta guasa.

    Mi primera experiencia al respecto, fue a la semana de llegar. Acojonada yo, pero insistiendo en lanzarme a hablar sin la ayuda del mariden Don Manfredo, que me acompañaba al principio, le expliqué al  médico mi dolencia en alemán tan claramente que orgullosa me sentía de mí misma. Poco me duró el orgullo, porque mientras yo le iba explicando, el doctor me interrumpía cada dos por tres con evidente tono de sorna : « ¡Muy bien, muy bien, cuánto sabe usted!», a lo que yo, insistiendo en mi humildad,  le decía: «Le estoy contando lo que los médicos me dijeron en España». Pero al señor le daba igual y seguía: « ¡Hombre, usted lo sabe todo!». Y cuando ya me había hinchado bien los ovarios, se gira hacia el mariden, encima machista el tipo, y le pregunta:
    
     —¿A qué se dedica su mujer?
     —Tenemos un negocio— contesta.
     —¡Hombre, cheffin (jefa)! —exclama el tío—.  !Eso le va mucho a su mujer!
    
     La madre que lo hizo. A punto estuve de largarle cuatro improperios pero preferí levantarme dignamente y no volver jamás.

   Me cambié de doctora y en la primera consulta, cuando empecé a contarle mi historial, estalló en carcajadas y exclamó: « ¡Ah, qué historia tan interesante!». En ese mismo momento la interrumpe la enfermera para poner unas infiltraciones: «Ahhh, ¿Cómo me interrumpen una historia tan interesante? ¡ Espere que vuelvo volando, qué divertido!». Y yo flipando.
Tengo que decir que esta doctora, que sigue siendo la mía, anda descojonándose todo el día. Muy salá la tía.

      La doctora me manda al dentista, al que acudo  por primera vez desde que vivo en Viena: Abro la boca, y al tío le da un ataque de risa, vaya, que me tuvo que dejar y retirarse hasta calmarse. Juro por dios que tengo unos dientes cuidados y apañaditos, igual se reía de otra  cosa, pero yo ya no sabía a qué atenerme. Se disculpó y siguió su tarea no sin echar un par de carcajadas más ante mi jeta boquiabierta.
   
     Un día , relatándole estas chocantes experiencias  a una amiga austriaca, me cuenta que su mariden ha ido al urólogo porque últimamente anda padeciendo problemillas de erección,  probablemente debido al estrés.  Y le dice el urólogo : «¿Pero no le funciona a usted solo con su mujer o le pasa también con las demás? (guiña el ojo, el pícaro). «Hombre, doctor, solo estoy con mi mujer», «Ande, ande…qué cosas dice...», contesta el urólogo.
      Total, que tras las pruebas,  en la segunda consulta le extiende una receta de viagra y dice: «Ande, tome, folladorcito. !Hala , a pasarlo bien!»

     ¿A que en España son más comediditos?

KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!


2 comentarios:

Drew dijo...

La madre del cordero, y no les has preguntado de donde viene so viel Spass? Ya por curiosidad :-P Besos!

Celia Segui dijo...

A la próxima les pregunto ;)
Besos

Publicar un comentario