""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

viernes, 12 de junio de 2015

Las manías de Fredy Baby (Crónicas Vienesas)



(Te recomiendo leer primero "Fredy Baby". Pincha aquí y lee el post de abajo)
Todas las Crónicas son hechos reales.








     La vajilla en realidad no es el eje sobre el que gira la vida de Fredy Baby. Tiene una manía mucho más obsesiva y mucho más molesta para mamá Hofbauer,  que la sufre en carnes propias: el aparcamiento.
     Para ir de Viena a Königstteten y viceversa no hay problema, porque en el pueblo hay mucho espacio y pocos coches, y en Viena él paga su cuota para poder aparcar en su calle, como hace todo el mundo aquí, con lo cual se evita que gente de otros barrios o que está de paso aparque durante mucho tiempo delante de tu casa.
     El problema llega cuando hay que salir de vacaciones.
     Mamá Hofbauer y “su cruz” tienen una buena pareja de amigos los cuales siguen siendo amigos básicamente por mamá Hofbauer. El encantador señor Mayerhofer llamó un buen día a mamá Hofbauer para organizar unas vacaciones en el Tirol. Normalmente van todos los años al mismo hotel (con aparcamiento) pero ese año el señor Mayerhofer propuso cambiar de hotel. En cuanto Fredy Baby se percató de la conversación que su mujer y su amigo estaban teniendo reclamó ponerse inmediatamente al aparato:  «¡Mayerhofer ! », dijo hecho un manojo de nervios: « ¿¿¿ Por qué vamos  a ir a otro hotel??? ».
     —Mayerhofer:: Bueno, es que me han dicho que tiene unas vistas maravillosas, blablabla..
     —Fredy Baby: Ya, pero ¿¿ Tiene parking??
     —Mayerhofer:: Hombre, supongo que sí.
     —Fredy Baby: Supones, pero no lo sabes. ¿¿Y si voy y no puedo aparcar??
     —Mayerhoffer:  Mmm…
     —Fredy Baby: ¡Yo no voy! Yo no me arriesgo a ir y no poder aparcar, y ¿luego qué hago yo con el coche todas las vacaciones?                   
     —Mamá Hofbauer ( por detrás ): Du bist Blöd!!!!! ( ¡Tú eres idiota!) Ich gehe mit den Mayerhofers  und du  bleibst zu Hause!!!! ( ¡¡Yo me voy con los Mayerhohfer y tú te quedas en casa!!)          
     —Fredy Baby : Sei Still !!!! (¡¡Que te calles!!) …. Mayerhofer, dame el número de teléfono del hotel que voy a llamar y preguntar si tienen parking, y si tienen voy.


     El paciente señor Mayerhofer le dio el teléfono, y esta vez hubo suerte y mamá Hofbauer pudo disfrutar de sus vacaciones. Pero imagínate que no.

     Mamá Hofbauer todavía se encoleriza cuando cuenta lo que pasó con su regalo de 60 cumpleaños. Fredy Baby se asemejó a un amante marido cuando le regaló a su mujer una invitación a cenar en uno de los mejores restaurantes de Viena, los dos solos. Mamá Hofbauer estaba feliz, y creo que hasta pensó que después de casi 40 años podía volver a tener un marido; pero se equivocó.

    Los meses pasaban y pasaban y mamá  Hofbauer reclamaba su invitación una y otra vez, pero Fredy Baby daba largas: «ya iremos, ya iremos.»  Después de dos años, a Mamá Hofbauer “se le hincharon” y decidió hacer uso de sus derechos y “cobrarse”su regalo de 60 cumpleaños antes de cumplir los 70. Así que llamó a su querido amigo Mayerhofer, cuya mujer también se había negado en una ocasión  a salir a cenar con su marido a este famoso restaurante no sabemos por qué, y le propuso que ambos  pasaran de sus respectivos cónyuges y se fueran ella y él a cenar al Plachuta. Mayerhofer aceptó la invitación y entonces se desataron los infiernos. De repente, Fredy Baby empezó a gritar que el también iba y la señora Mayrehofer se picó y decidió que ella también.
      Así que mamá Hofbauer en lugar de una cena romántica con su marido tuvo una cena con los Mayerhofer y con el pesado de Fredy Baby.

     El día X se acercaba y Fredy Baby cada vez estaba más inquieto. Hasta que lo soltó:
     «Helga , he pensado que podríamos ir en metro.»
      —Mamá Hofbauer: ¿Estás loco?? ¡Yo me quiero poner tacones y con la nieve que hay yo no voy en metro. ¡Vamos en coche! 
     —Fredy Baby: ¡¡Y dónde aparco!!
     —Mama Hofbauer; ¡Tú no estás bien! ¡Todo el mundo encuentra parking tarde o temprano!!! ¿¿Por qué no  vas a encontrarlo tú??
     —Fredy Baby: Bueno, mañana cojo el coche y me doy una vuelta por allí para ver como está lo del parking

     Y en efecto, un día antes de la cena, Fredy Baby cogió su coche y se recorrió el barrio del Plachuta para ver si habría o no problema de parking. 
     Hay que decir que mamá Hofbauer pudo finalmente cenar en este exquisito restaurante, y además ir con tacones.

     El primer y único día que Fredy Baby vino invitado a comer a mi casa (no puso objeción a venir con el coche), al recibirle en la puerta le dije el consabido: « Hola, ¿cómo estás?» Y me contestó: «Muy bien, he encontrado parking enseguida».


KOMENTARIEN  Y KOMPARTIREN ,ABAJEN . 
ME RESERVO EL DERECHO A BORRAR KOMENTARIEN NO RESPETUOSOS. 
DANKE!


0 comentarios:

Publicar un comentario