""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Alone again, naturally ( Pensamietos)


Fui vulnerable durante la mayor parte de  mi vida , luché, hasta que  me sentí invencible y pensé que por fin lo había conseguido: me conocía a mí misma. Pero entonces se me ocurrió cambiar todo mi mundo. Todo era  inusitadamente nuevo. Empece de nuevo a los 44 en una sociedad desconocida, un idioma conocido pero nuevo cuando creí sentirme "hecha"  como persona.  Y el resultado fue que me encontré y me encuentro como la misma niña vulnerable que fui solo que con más conocimiento para enfrentarme a las situaciones. 

Un día me subí a una furgoneta, un día después de haberme roto de dolor abrazando a mi madre porque me iba del país definitivamente. Me subí como si fuera lo más normal del mundo y en el momento en que el motor se puso en marcha mi alma se rompió en mil pedazos y lloré como nunca pensé que podía llorar.  Y ese llanto que creí que pasaría se ha quedado en mí. Por todas las terribles decepciones que me han acompañado en esto siete años, ese llanto sigue ahí y me temo que es la base del humor que escribo ( si es que lo es )  y que yo misma desconozco. 

(Canción dedicada a María del blog Palabras al desnudo)

Sentido común ( Paridas / Sketch humor)


Un hombre sube a un autobús y se sienta al lado de otro.

Hombre 1- Oiga, ¿Me permite una pregunta?
Hombre 2- Dígame.
Hombre 1-¿Qué es el sentido común?
Hombre 2-¿Va en serio?
Hombre 1-Claro.
Hombre 2- Pues yo diría que ser razonable.
Hombre 1-Muchas gracias.
Hombre 2- ¿Por qué lo pregunta?
Hombre 1- Porque lo  estoy buscando.
Hombre 2- Anda ¿Y puedo preguntarle cómo?
Hombre 1-Por lo pronto subiéndome a este autobús.
Hombre 2- Pero irá usted a alguna parte...
Hombre 1-A donde me lleve.
Hombre 2- Eso no tiene sentido.
Hombre 1-Claro que no. Ya se lo he dicho.
Hombre 2-Me deja usted curioso: ¿Cómo espera encontrarlo subiéndose a un autobús?
Hombre 1-Yo hubiera cogido un avión  pero no tengo dinero.
Hombre 2-¿Cree que en el avión tendría más posibilidades?
Hombre 1-Hombre, va más rápido.
Hombre 2- Cierto. Pero no veo yo la conexión, la verdad.
Hombre 1- Yo tampoco. Supongo que para verla se necesita sentido común y ya le digo que no tengo.
Hombre 2- Pues apañao está usted.
Hombre 1- Ya le digo.

(Pausa)

Hombre 2-¿Y dónde piensa usted bajarse?
Hombre 1-¿Cómo quiere que lo sepa?
Hombre 2-Pero tendrá que bajarse en alguna parada,¿no?
Hombre 1- ¿Si me hubiera subido a un avión tendría que haberme tirado en marcha?
Hombre 2- Oiga, yo no pretendía burlarme.
Hombre 1-No, si ya lo sé, pero usted que tiene sentido común, contésteme : ¿Tendría que haberme tirado en marcha?
Hombre 2-Por supuesto que no.
Hombre 1-¿Me puede explicar por qué?
Hombre 2-Oiga, esto es surrealista…
Hombre 1-¿No le digo yo que carezco por completo de sentido común?
Hombre 2-Es que es difícil de creer.
Hombre 1-No me extraña que le resulte difícil de creer. A mí como carezco de él todo me resulta fácil.
Hombre 2-Pues va a tener sus ventajas.
Hombre 1-Pues si tuviera sentido común  sabría si las tiene, pero como no tengo…
Hombre 2-Joder, qué mal está usted.
Hombre 1-Eso creía pero viéndole a usted ya no lo tengo tan claro.
Hombre 2-¿Y eso por qué?
Hombre 1-Porque usted lo complica todo mucho... Pero  oiga, no se me vaya por las ramas y contésteme a la pregunta del avión.
Hombre 2-Pues que si se tira usted en marcha de un avión se mata. Lo sabe todo el mundo.
Hombre 1-¿Pero eso es seguro?
Hombre 2-Seguro no, pero casi.
Hombre 1-¿No hay nada seguro, verdad?
Hombre 2-Ahora me hace usted pensar… ummm. Probablemente no.
Hombre 1-¿Entonces para qué busco yo el sentido común?
Hombre 2-Porque sin sentido común lo más seguro es que se estrelle.
Hombre 1-Pues hasta ahora no me he estrellado. ¿Y usted?
Hombre 2-Miles de veces.
Hombre 1-¿A pesar de su sentido común?
Hombre 2-Yo diría que por mi sentido común.
Hombre 1-Pues mire ya estoy bien así.
Hombre 2-Pues parece que sí.
Hombre 1-Al final voy a ser listo pero como  no puedo saberlo…
Hombre 2-¿Cómo se gana usted la vida?
Hombre 1-No joda, ¿es que la vida hay que ganársela? A mí es que me la regalaron.
Hombre 2-Anda qué listo.
Hombre 1-¿Es que usted se la gana?
Hombre 2-Trabajando como un asno.
Hombre 1-No si al final va a ser  un burro.
Hombre 2-Pues parece que sí… ¿Y es usted feliz?
Hombre 1-Pues visto lo visto más que usted con su sentido común; qué  complicado todo... Se acabó, no busco más. Me bajo en la próxima.
Hombre 2-Oiga, ¿le importa si me voy con usted?
Hombre 1-Pero tendrá usted familia…
Hombre 2-Que les den.
Hombre 1-Eso mismo dije yo.
Hombre 2-Eso es sentido común.
Hombre 1-No joda.

©2016

domingo, 25 de septiembre de 2016

A lágrima viva (Anécdotas de actriz)

                          
Desde lo alto de la escalera, compungida, escucho como el hombre del que estoy enamorada, en el proscenio y de cara al público habla de su amor por otra. Cuando acaba su parlamento, él se da la vuelta y me descubre. Se acerca a mí y me habla. Luego hace mutis. Yo bajo las escaleras, voy hacia el público y llorando digo mi parlamento.

Esto era así hasta este día en cuestión:

Él acaba su parlamento se da la vuelta y súbitamente su cara se hincha y se vuelve roja. Se acerca hacia mí intentado hablar, pero su cuerpo entero salta, los mofletes están apunto de reventarle, lo tengo ya delante de mis narices, a punto de estallar de la risa. El público no le ve la cara, solo yo, que le susurro: "cabrón, no me hagas esto..." y empiezo a hincharme, y a ponerme roja y cuando él hace mutis me siento estallar. He quedado sola en escena y  tengo que decir mi triste parlamento llorando de cara al público. Entre convulsiones bajo las escaleras esforzándome por no caerme. Me paro en el proscenio, ya no puedo más. Estoy descojonada. Digo mi parlamento a lágrima viva y en la desesperación intento  transformar  el ataque de risa en un llanto de pena. Nadie se mueve en su butaca, nadie tose. Tengo toda su atención y me quiero morir. Por fin se acaba mi agonía, inicio el mutis, y por primera vez en esta función un público emocionado hasta la médula estalla en una  ovación.


    Esperando mi turno entre cajas, con el actor Pastor Serrador, en la obra en cuestión.



miércoles, 21 de septiembre de 2016

Inocente, Inocente: mi participación en el programa ( Anécdotas de actriz/ Vídeo)

                          De reportera de TeleMadrid , entrevistando a Manolo Vega.
(El otro día, Marcos, del blog "Como disfrutar de tu jubilación",  en un comentario mencionó a José Luis Coll. Y entonces me acordé de esto y he decidido postearlo.)

Durante las dos primeras temporadas de" Inocente Inocente" trabajé en varias entregas de este exitoso programa. La última vez que me llamaron ya estaba yo en Inglaterra y les dije que me había retirado.

Lo pasábamos genial. Era la época en que Juan y Medio y Javivi formaban parte del grupo de actores que engañábamos a las víctimas, antes de ser presentadores.

Nos llamaban siempre a los mismos si veían un papel en el que encajábamos. Nos reuníamos en las oficinas de la productora. Nos daban un guión que en realidad era el argumento sin diálogo alguno. Repartían los papeles. Nos echábamos unas risas y nos íbamos a casa. El día de la grabación nos llevaban al lugar en cuestión y mientras el equipo técnico preparaba la cámara oculta, micros y demás,  los demás ensayábamos improvisando los diálogos. Luego alguien venía y decía: la víctima está a diez minutos. Todos a vuestros puestos. Y nos escondíamos. ! Era divertidísimo!

                                                        Con Bárbara Rey.


No recuerdo todos los que hice pero sí algunos: Jesús Vázquez, Barbara Rey, Agustín Pantoja, La Chunga, Manolo Vega... Hoy os dejo un trocito del de José Luis Coll. Me dieron el papel de policía porque en uno de los Inocentes tenía que darle un bofetón a mi novio y se me fue la mano y casi lo parto en dos, de hecho casi se cayó de la silla el pobre... (no lo pongo porque está viejo y se ve una raya) . Aquel día los técnicos salieron meados de la risa cuando acabó el programa y vinieron todos cara a mí. Desde entonces cuando tenían uno de mala leche los productores decían: este para Celia. Por eso me pusieron de poli. 

Bueno, os dejó el vídeo por si queréis echar un vistazo, lo he recortado mucho. Aun así es un poco largo, no hace falta que lo veáis todo.
Situación: Las mujeres de un pueblo de las afueras de Madrid se revelan contra sus maridos. Paz Padilla, también presente en la mesa, fue la encargada de llevar a Coll y a su mujer a comer a este pueblo donde se encontró con esto:
(Creo que hay que echarlo atrás, no sé por qué. Yo aparezco en el segundo 53 más o menos)


                                       
                   Por si no se ve en el blog (avisadme, por fa) , aquí el enlace: 
                        
                      https://www.youtube.com/watch?v=CdlOybhLvKA




sábado, 17 de septiembre de 2016

De los Madriles a Viena de "Gil y Pollas" la vía está llena ( Crónicas Vienesas)


 (Reposteo de los principios del blog)

Por si alguien lo desconoce, al parecer, allá por el siglo XVI hubo un alcalde en Madrid llamado don Gil Imón, que tenía dos hijas adefesios y de mollera roma. A las muchachas casamenteras se las llamaba por aquel entonces “pollas”. El buen hombre se prodigaba con sus dos hijas  por las fiestas de la alta sociedad con el fin de encontrar, sin mucho éxito, un par de “pollos” para sus niñas. Don Gil era presentado a su llegada como  : Don Gil y Pollas.
     
Y como los españoles somos tan dados al cachondeíto y  la chanza pues pronto empezó a correr la palabra gil y pollas, luego gilipollas,  con el fin de aludir  a los tontos del haba de toda la vida.

Ser padre en los tiempos que corren no debe ser nada fácil. Pero, oye, si no estás dispuesto a empeñarte a fondo en la educación de tu hijo, porque no tienes tiempo o ganas o las dos cosas, haz como yo y no los tengas. Harás un favor al mundo.

     Viena, año 2010:

     Me reúno con una madre y su preadolescente retoño en una cafetería frente a la Westbahnhof ( Estación popularísima internacionalmente por recibir con los brazos abiertos a miles  de refugiados Sirios).

     —¿Cree usted que podrá hacer que mi hijo apruebe el examen de español que tiene el mes que viene?
     —Señora, no sé lo que sabe su hijo o no. No puedo saberlo si no damos primero una clase.
     —Bueno, pero él está muy dispuesto.
    —Pues si está muy dispuesto ya tenemos camino hecho. Pero le voy a ser sincera. Solo asistiendo a clase no se aprueba un examen, bla bla, bla bla...
    —Sí, sí, por eso no se preocupe —dice la madre.
    —Sí, sí, voy a estudiar mucho —dice el hijo.
    —Pues entonces tendremos buenas  probabilidades —asevero.

     1º SEMANA: 

     SMS  recibidos en mi móvil , siempre minutos antes de la clase:

   Día 1º    “No voy a poder ir. Estoy enfermo.”
   Día 2º    “Sigo enfermo.”
   Día 3º  “Creo que mañana podré ir.”
   Día 4º   “Aún no. Pero mañana sí”
   Día 5º  La aparición.

  Por fin, podemos empezar. Le meto miedo con el tema tiempo. Le da igual. Intenta sabotearme la clase de mil maneras. Me apercibo inmediatamente de que este niñato está acostumbrado a manejar los hilos como a él le viene en gana . Pero  pronto se da cuenta de que en mi clase mando yo. El disgusto tarasca  el aire. Creo que decide que esto él no lo puede tolerar.

2º SEMANA: 

 SMS,  una hora antes de la clase:
  
  Día 6ª   " Avería en el tren. No llego."
  Día 7º   "Otra avería en el tren. No llego."
  Día 8º   "Esto sí que es mala suerte. El tren se ha averiado otra vez."
 Día 9º "Mi madre no ha querido llevarme a la estación porque el tren se avería siempre y es una pérdida de tiempo. Dice que mañana llamaremos  antes a la estación, a ver."
  Día 10º (viernes),  cinco minutos antes de acabar la clase: La aparición.
   
   —¡Hombre, Jonathan! ¿Pero qué pasa?
   —Otra vez el tren, que estaba averiado —dice, sin vergüenza alguna.
 
     Pasando de discutir con él  le incito a entrar a clase:

   —Da igual, entra corre, hacemos la clase aunque sea una hora más tarde.
  —No, no , tengo que coger el tren de vuelta para llegar a la cena. He venido para que veas que es que el tren va mal.

    Email mío a la madre, ese mismo viernes:

     " Estimada Frau X:
     No sé si es usted consciente de que su hijo ha asistido un solo día a clase en dos semanas. Siempre me dice que se avería el tren. Quedan dos semanas para el examen. No lo va a aprobar.  Le pido que esto cambie , o si quiere cancelamos  todas las clases, no tiene sentido. Como usted quiera. "

     Email respuesta de la madre:

     "Ok. Hablaré con él. Gracias."

     3º SEMANA:

     Día 11º (lunes) "Retraso tren 1 hora. Imposible llegar."
     Día 12 º "Tren roto en andén. ¡Sale humo!"

     Este fue el último mensaje. Creo que ya lo del humo le tuvo que dar vergüenza hasta a él porque no volvió a llamar ni a aparecer nunca más.

     Semana y media después, Email de la madre:

   " Estimada  Celia:
     ¿Cree usted que mi hijo aprobará el examen? ¿Cómo va?"

       Respuesta mía:
 
       "Estimada Frau X:
Ya intenté advertirle del pésimo funcionamiento de las líneas del Ferrocarril Austriaco. Dado que el tren que pasa por su pueblo sufre averías a diario, yo que usted pondría el caso en mano de las autoridades pertinentes y exigiría que me reembolsaran el dinero correspondiente a las clases pagadas  y no impartidas por culpa de su intolerable y pésimo funcionamiento. Su hijo suspenderá el examen sin duda alguna por culpa de la desidia del gobierno austriaco.
   Si necesita factura, hágamelo saber.
   Saludos cordiales."

Esto, que aparentemente tiene guasa, es un hecho muy dramático. Desgraciadamente no es el único alumno manipulador que he tenido. Y lo peor, es que estos padres que sobreprotegen a sus mimados hijos les están haciendo un putadón de los gordos. 

Ese mentiroso manipulador made in “propios-papis”, debe ser hoy día uno de los muchos adultos gilipollas- plus que andan sueltos. 

Quién sabe, a lo mejor hasta medra y se hace con un buen puesto en el que no necesite pensar y mucho menos hablar lenguas. Lo cual, no haría sino ratificar a sus padres en lo bien que lo han hecho.


martes, 13 de septiembre de 2016

Puto consumismo (Paridas /Sketch Humor)




Un hombre de unos setenta años entra en un bar vacío y se sienta en la barra.

Camarero—¿Qué le pongo?
Hombre—Nada.
Camarero—¿Nada?
Hombre—Nada.

(El camarero se pone a recoger).

Camarero—¿Está usted esperando a alguien?
Hombre—A nadie.
Camarero—¿A nadie?
Hombre—A nadie.

(Pausa dramática).

Camarero—¿Entonces a qué ha venido usted?
Hombre—A contestar su pregunta.
Camarero—¿Qué pregunta ?
Hombre—¿Qué le pongo?
Camarero—Estará usted de guasa, ¿no?
Hombre—En absoluto.
Camarero—Hombre, le he preguntado porque  ha venido, si no viene no le pregunto. 
Hombre—Exacto, por eso he venido para que me pregunte, ¿si no vengo cómo me va usted a preguntar?
Camarero—Oiga, esto es un bar, si no va a consumir, váyase.
Hombre—Puto consumismo, si uno no consume ya no cuenta para nada.
Camarero—Yo no he dicho eso pero hágase cargo de que esto es un bar.
Hombre—Ya me lo hago, por eso he  venido.
Camarero—¿Que por eso ha venido? ¿Y le pregunto qué quiere y me dice que nada?
Hombre—Es que yo con nada me conformo.
Camarero—Pues si con nada se conforma haberse quedado en su casa.
Hombre—Pero es que si me hubiera quedado en mi casa no podría usted saber que no quiero nada… Lo mismo me hubiera puesto algo, ¿comprende usted?
Camarero—Váyase, haga el favor.
Hombre—No soy nadie. Si no consumo no soy nadie. Venga, póngame lo que usted quiera, yo también tengo derecho a existir.

(El camarero, con cara de malas pulgas tira una cerveza de barril y   calienta unas  bravas.)

Camarero—Aquí tiene.

(El hombre come)

Hombre—Oiga, y digo yo, si usted manda y yo obedezco, ¿Por qué no me lo ha puesto desde el principio en lugar humillarme de esta manera?
Camarero—¿Humillarle yo? ¿Será posible???
Hombre—¿Acaso no es humillante que tenga yo que obedecerle traicionándome a mí mismo?
Camarero—Oiga, está usted majara.
Hombre—Y encima me insulta. Se acabó, me voy ( se limpia la boca con la servilleta y se dispone a salir).
Camarero—¡Oiga! ¡Son 5 euros!
Hombre—Me obliga a comer , me insulta  y encima me pide dinero, no te jode... Anda y que le den. (Sale)
Camarero—(Corriendo a la calle) ¡Oiga, capullo!

©2016


domingo, 11 de septiembre de 2016

El suplicio de quedar con un austriaco (Vivir en Austria)



Escucho la conversación por móvil  de una chica en la calle. En una mano sujeta el móvil, en la otra su Terminkalender: " Puedo el  28 de julio por la mañana, el  1 de agosto por la tarde a partir de las siete, el 18 de agosto a las cinco...". 

El Terminkalender no es otra cosa que la  agenda. Sin ella la vida en este país ( y me consta que en Suiza y Alemania también) es muy difícil por no decir imposible.


Hasta llegar aquí, mi única agenda era la laboral y jamás la llevaba a casa. Aquí, si quieres quedar con alguien tienes que tener un Terminkalender, o eso o  una memoria de elefante y no es mi caso.

Los vieneses, hablo de lo que conozco, ocupan casi todo su tiempo libre en quedadas y otras actividades y lo programan todo con muchísima antelación. Es casi imposible conseguir una entrada para el teatro o un concierto si no es con dos meses de antelación. Igual de difícil es conseguir que te encuentren un hueco en su agenda. Y esto es muy frustrante.

Mi horario laboral es muy desigual, lo mismo trabajo hasta las dos que hasta las siete que hasta las doce de la noche y no puedo saberlo con demasiada antelación. Por otro lado yo no puedo saber en agosto si el segundo jueves de noviembre me va a apetecer salir, ni si para cuando quede voy a tener ganas de contarles nada, además lo que uno tiene que decir a los dos meses igual ya no está de actualidad. 

Solía ir con una amiga a los estrenos teatrales,  hasta que una vez me pidió en enero que le dijera si podía no sé qué día de junio y como me negué y le expliqué que no sabía qué iba a ser de mí en junio,  nunca más me volvió a preguntar.


Antes de verano estuve cuatro meses sin poder quedar con nadie, por mucho que lo intentara.

Detesto no poder ver a la gente cuando me apetece verla. Creo que estoy tirando la toalla y cada vez me apetece menos llamar a nadie. ¿Para qué? 

Sé que hay tres personas con las que puedo contar, pero aun así, no pueden remediar su cultura y dos de ellas se han criado con el Terminkalender.

Y hay días, como hoy, en los que me asfixio y ya no soporto ni ver la tele en alemán y solo me apetece escapar de esta cultura cuadriculada y tan falta de espontaneidad que está acabando con mi vitalidad. Y entonces me voy a la calle y paseo sin rumbo y sigo preguntándome qué puedo hacer para estar mejor, solo que hasta ahora no he encontrado la respuesta. Porque ya he intentado tantas cosas (también con españoles)  y todas han fallado... Quizá sea solo una mala época demasiado larga...




viernes, 9 de septiembre de 2016

El asesinato de Sisi: la emperatriz Elisabeth de Austria (Vivir en Austria)

Sisi ( a la izquierda) y  su dama de compañía el día antes de su muerte.

UNA DE LAS DOS CANCIONES MÁS BELLAS DEL MUSICAL "ELISABETH" CANTADA POR PIA DOWES COMO ACOMPAÑAMIENTO: el emperador  y la emperatriz lamentándose sobre la imposibilidad de su amor : "¿Por qué el destino nos lo ha puesto tan difícil? Te quiero... ", dice él  y ella: "Entíéndelo, lo que no es posible no es posible: was nicht sein kann , kann nicht sein": Precioso final.



En septiembre de 1898 la emperatriz Elisabeth se encontraba haciendo una cura de reposo de cuatro semanas en Territet, al sur de Francia. El día 9 decidió hacerle una visita a su amiga la condesa Julie de Rothschild que se hallaba en Pregny. Tras tres horas de paseo, Elisabeth y su dama de compañía continuaron hasta Ginebra hospedándose de incógnito en el hotel Beau Rivage.

A pesar de registrarse como la condesa de Hohenembs  el dueño del hotel la reconoció ; y  aunque no se supo nunca quién dio el parte lo cierto es que al día siguiente los periódicos  informaban de que la emperatriz de Austria se hospedaba en el renombrado hotel,  hecho que sellaría su destino.

El anarquista italiano, Luigi Lucheni había viajado a Ginebra con el fin de  asesinar al heredero de la corona de Francia, Henri de Orleans, con un estilete fabricado por él mismo. Sin embargo, el principe francés había cancelado su viaje a última hora. Cuando Lucheni leyó en el periódico que la emperatriz se hallaba en Ginebra , vio el cielo abierto: no podía haber encontrado  víctima más propicia, este asesinato iba a causar sensación.

La mañana del día 10 de septiembre de 1898, hace hoy 118 años, Sisi y su dama de compañía, Irma Sztaray caminaban los pocos metros que separaban el hotel del embarcadero donde cogerían el Ferry que las llevaría de vuelta al sur de Francia. Un hombre se le echó encima y salió corriendo.  Elisabeth cayó al suelo, se levantó inmediatamente y agradeció a las personas que la habían tratado de ayudarla en inglés, francés y alemán. El portero del hotel las conminó a que volvieran pero Elisabeth se negó.




A paso rápido, pues quedaba poco tiempo para que partiera el Ferry, se encaminaron hacia el embarcadero. Elisabeth, hablando en húngaro le preguntó a su dama de compañía:"¿Qué quería ese hombre realmente?" "¿El portero?", contestó su acompañante. "No, no , el otro, el hombre horrible." "No sé, su majestad, seguramente era un delincuente. " "Quizá quería robarme el reloj."

El barco estaba partiendo cuando Elisabeth colapsó. En un principio se pensó que se había desmayado como resultado del golpe al caer. Solo al desabrocharle el corset para que respirara se percataron de un pequeño agujero manchado de sangre en su vestido. Lucheni le había clavado el estilete  justo en el corazón.  

El capitán fue informado de que se trataba de la emperatriz de Austria. Regresaron al muelle y utilizando unas sillas de terciopelo a modo de improvisada camilla la trasladaron al hotel. Poco después, el médico pronunciaba su muerte.  Murió sin dolor. Los médicos explicaron que la herida era muy pequeña y el corazón fue dejando de latir poco a poco.



Lucheni fue capturado de inmediato en las cercanías del hotel Beau Rivage. Condenado a cadena perpetua se suicido colgándose en su celda con un cinturón.

El sonriente asesino es capturado poco minutos después  del crimen.

En el vestido se observa el agujero a la altura del corazón. Este vestido y el arma se pueden ver en el palacio Hofburg de Viena (de vez en cuando trasladan algunas cosas a otros museos).



La comitiva fúnebre abandonando el hotel Beau Rivage.

Sus restos descansan junto a los del emperador Franciso José y su hijo Rudolf en el Kaisergruft de la Kapuzinerkirche o iglesia de los Capuchinos, en el centro de Viena.
Entrando el ataúd.

El sarcófago de Sisi a la izquierda .

              
                                                             


jueves, 8 de septiembre de 2016

En defensa de Javier Bardem ( Pensamientos)




Cuando posteé la foto mía con Javier Bardem, sabía que muchos ibais a decir que no os gusta. Me imagino que como persona porque como actor es uno de los más grandes a nivel internacional. Y estáis en vuestro derecho, sin embargo quiero salir en su defensa dado el ensañamiento público al que es sometido cada dos por tres en las redes sociales y el desdén que España en general manifiesta por  uno de sus mayores talentos artísticos.

Conocí a Bardem y a su familia a prinpios de los 90 y me consta por un amigo que son las mismas personas llanas y afables que yo conocí.

En contra de lo que pueda parecer no es nada arrogante, al contrario, lo conocí como una persona muy humilde  y buen compañero de sus colegas de profesión siendo ya muy famoso en España. 

Recuerdo una noche de estreno en la que yo trabajaba en una obra con su madre Pilar Bardem y su hermana Mónica. Cuando acabó la función vino a felicitarnos a los camerinos, se acercó a Mónica y a mí y nos dijo: "!Qué huevos tenéis, tías!". Porque la verdad es que Bardem teme los escenarios.


En otra ocasión, un amigo y yo nos lo encontramos por la calle y nos paramos a hablar. Nos habíamos enterado de que iba a interpretar el papel de Stanly Kowalsky ( el que hizo Marlon Brando) en un "Tranvía llamado deseo" en el teatro del Círculo de Bellas Artes de Madrid y le felicitamos por ello: "Lo he rechazado", nos dijo. "¿Pero cómo ,si estarías fabuloso en ese papel?" "No, tío, yo me cago, el teatro es para vosotros."  Hace unos dos años oí decir que por fin iba a hacer teatro, ojalá...

Javier Bardem, como su madre Pilar y su hermana, es un hombre con una risa loca, encantador, vital y cachondo. 

¿Qué pasa si es rico y defiende a los trabajadores? ¿Qué hay de malo en ello? ¿Debe vivir como un currante más y no disfrutar de su riqueza por este motivo? Qué estupidez. Él está comprometido con proyectos humanitarios. Tiene , en mi opinión todo el derecho del mundo a comprometerse políticamente con lo que él crea. ¿Por qué no se puede ser de izquierdas por ser rico??


Lo que la gente no sabe es que los Bardem también pasaron penurias. Recuerdo a Pilar contando que durante una época se dedicó a hacer pulseritas y venderlas en el rastro con su hija, para sacar a sus tres hijos adelante.

Respecto a su local "La Bardemcilla", fueron criticados por no querer pagar el despido a sus empleados cuando por lo que sé,  llevaron el local a la quiebra. Cuando me vine a Viena me dejé mi academia de idiomas funcionando en Valencia, contraté a una alemana que casi me arruina, me robaba, no acudía a su trabajo, se cargó la reputación de mi negocio. Os aseguro que pagarle el despido me dolió en el alma y si hubiera podido en vez de dinero le hubiera dado una patada en el culo, por lo tanto lo entiendo perfectamente.

Javier Bardem nunca quiso ser famoso, la fama le vino por su trabajo. La prensa les acosa y el país en general trata fatal a la familia Bardem. ¿Cómo se supone que tienen que responder (aquí incluyo a Penélope a la cual no tuve el placer de conocer)? A mí desde luego no me saldría ni una sola sonrisa, ni siquiera sé si viviría en mi país bajo esas circunstancias.

Con esto no quiero decir que yo comulgue con todas sus ideas políticas ni que apoye todo lo  que hacen, simplemente que el trato que recibe me parece de lo más injusto. Cierto es que no sabe venderse, como Banderas, por ejemplo, pero tampoco creo que esto le importe. 

lunes, 5 de septiembre de 2016

La Emperatriz Elisabeth: lo que pocos saben sobre Sisi (Vivir en Austria)


He estado intentando evitarlo , pero la verdad es que la vida de esta mujer bien vale una entrada. Voy a intentar hacerlo ameno. Contaros cosas que ni los guías turísticos saben. Anécdotas personales, algunas muy divertidas,  que he sacado directamente del diario de su hija Marie Valèrie , del de  su profesor de griego Constantin Christomanos  y otras biografías fiables. La verdadera Sisi (con un "s" , no con dos) es uno de mis tres mitos de cabecera y por lo tanto tengo muchos libros sobre ella.

COMO BANDA SONORA MIENTRAS LEÉIS, ESTA IMPRESIONANTE CANCIÓN DEL  MUSICAL "ELISABETH" , que lleva décadas recorriendo el mundo, si tenéis oportunidad no os lo perdáis. El final es acojonante. CANTA PIA DOEWES "Ich gehör nur mir", "Solo me pertenezco a mí". Así lo hacemos más peliculero... :)



MADRE AUSENTE.

Su suegra le arrebató a sus dos primeros hijos para educarlos ella misma, a raíz de lo cual, como autodefensa se alejó de ellos y mantuvo toda su vida una relación distante pero no exenta de amor. En realidad una relación muy dolorosa, sobre todo con su único hijo varón. Cuando nació su última descendiente , Marie Valérie, se negó a dejársela "robar". Fue la única  a la  que consideró su hija. Entre madre e hija se desarrolló una relación muy estrecha.

Una de las pocas reuniones familiares con sus dos hijos menores (una tercera murió a los dos años) y su vigilante suegra sentada a su lado.



HUYENDO DE LA CORTE VIENESA.


Como alma libre criada en el campo por un padre tan excéntrico como ella, la Corte de Viena le resultaba asfixiante. De modo que aunque quería mucho al emperador decidió pasarse la vida viajando con su séquito. Los viajes cada vez se hicieron  más frecuentes, en los últimos veinte años de su vida apenas pasó algunos meses en Viena. Lo cual no quiere decir que no viera a su familia. El emperador iba en ocasiones a visitarla y ella se llevaba a su hija menor consigo cuando podía. 

ANOREXIA


Medía 1,75 y pesó 50kg toda su vida. Sufrió de lo que hoy llamamos anorexia nerviosa. En su diario su hija deja constancia de su preocupación por su aspecto enfermizo en los últimos años de su vida. Esta era su auténtica figura. Hay estatua con sus medidas exactas en el Hofburg de Viena:



DEPORTISTA DE ÉLITE


Era la mejor amazona de su época. Participó en importantes carreras de caballos en Inglaterra.  Tenía un pequeño gimnasio en su apartamento privado del palacio Hofburg en Viena. Su profesor de griego cuenta una ocasión en que entró en el salón personal de Sisi y la vio majestuosa, vestida con un precioso vestido negro de cola, perfectamente peinada y preparada para salir a la recepción, colgando de los anillos que se ven en esta foto (en la puerta) :
                                                 
                                               (Pinchar fotos para agrandar)




Durante 30 años, cosa completamente inusual en el siglo XIX, fue considerada una de las mujeres más bellas del mundo, manteniendo su belleza gracias a sus dietas y al deporte.

LA PESADILLA DE SUS DAMAS DE COMPAÑÍA

También era aficionada a dar largas caminatas por el bosque y las montañas, tanto de día como de noche, en ocasiones despertando a sus damas de compañía a media noche para emprender una caminata de ocho horas.  Dice ella misma: "Mis damas empiezan a asustarse por esta afición mía a los paseos, que en los últimos tiempos, ahora que apenas monto, se han convertido en mi ocupación favorita. Algunas de ellas intentan la heroicidad de seguirme y terminan maltrechas y agotadas, enfurecidas sin duda contra mí, la loca de los caminos polvorientos."

AMANTE DEL PELIGRO

Adoraba el mar y las tormentas. Otra de las anécdotas que cuenta Constantin Christomanos , su profesor de griego, es cómo se hacía atar al mástil del barco en plena tormenta, mientras todo su séquito se refugiaba rezando en el interior.

                              En su yate "Miramar" con su acostumbrado parasol:





EL MONO INDECENTE.

Era amante de los animales. Caballos y perros sobre todo. Tuvo varios perros a lo largo de su vida. En ocasiones varios  a la vez.
En su diario su hija describe un periodo en el cual  Sisi adoptó a un hombrecito muy extraño: un enanito africano, un ser  que no se sabía si era hombre o niño. Lo metió en palacio a pesar de las críticas de la encorsetada nobleza vienesa. Este negrito llevaba consigo un mono. Sisi por supuesto se enamoró del mono y se empeñó en tenerlo en sus habitaciones. El problema añadido fue la afición pajillera del mono, que hacía sus cosas delante de los invitados a las recepciones sin cortarse lo más mínimo. Lo cual divertía horrores a la emperatriz. La pobre fue forzada a deshacerse el mono finalmente. 

                               
                                           Su hija Marie Valerie y el enanito negro.

                                       






                                                    Con  sus perros.



POETA

Escribía poesía. Sus libros de poemas se publicaron, tal como ella dejó en su testamento, sesenta años después de su muerte. 



MÉNAGE A TROIS EN PALACIO.

Sisi y Francisco José se casaron muy jóvenes y muy enamorados ( ella tenía 16 y el 18) siguieron amándose toda la vida, durante 44 años de matrimonio. No hay más que leer las correspondencia entre los dos y el testimonio que deja su hija Marie Valérie. Era una relación dolorosa, porque nunca pudieron vivir su relación como hubieran querido, pero llena de amor, respeto y admiración mútua. Sus conversaciones son profundas, cultas e inteligentes. Él sintió fascinación por ella hasta el final. No obstante, ella le empujó a buscarse una amante para evitarle la soledad durante sus largas ausencias: la primera actriz del Burgtheater de Viena Katharina Schratt. Con la cual el emperador mantuvo una bonita amistad toda la vida. Su hija, Marie Valérie, en su diario manifiesta su incomodidad por esta permisividad de su madre. 

                                      Ménage à trois en el Hofburg vienés.



El emperador con su amante, cuando supongo que más que amantes eran ya amigos.

MATER DOLOROSA

La pérdida inesperada de su hijo Rudolf de forma trágica y misteriosa la marcó profundamente. A partir de ahi siempre vistió de negro y su personalidad se volvió más depresiva. Rudolf es un personaje que me inspira ternura, pero de su personalidad y su fatal destino hablaré en otro post.

ENVEJECIMIENTO

Cuando su belleza la abandonó, se negó a ser fotografiada y cubría su cara con un velo, un abanico o un parasol cada vez que un paparazzi de la época intentaba sacarle una foto.
                                      Los emperadores en sus últimos años juntos.


La única foto en la que se puede apreciar su cara en sus últimos años. Elisbeth a la derecha, junto a su dama de compañía y amiga  de muchos años, Ida Ferenczy.


ANACORETA

Finalmente, en este extracto de una carta a una amiga, Elisabeth explica su elección de vida. (No puedo quitar el blanco, no sé por qué).

“No me quedó otro remedio que vivir como una ermitaña. En el gran mundo me persiguieron y me juzgaron mal, me hirieron y me calumniaron tanto... Y sin embargo, Dios, que ve en mi alma, sabe que jamás le hice daño a nadie. Por esa razón me decidí a buscar una compañía que no perturbara mi tranquilidad y que, a la vez, me resultara grata. Me replegué hacia mi interior y me agarré a la Naturaleza. El bosque nunca traiciona. Es cierto que es difícil vivir en soledad, pero acabas por acostumbrarte y a mí ahora me gusta. La Naturaleza es mucho más agradecida que los seres humanos”. 

MUERTE

Murió asesinada en Ginebra a los 61 años . De los detalles que rodearon su muerte, así como  de lo que hizo en su último día os hablaré en otro post.


 Catalogada de loca por muchos, creo que fue un ser brillante, si bien muy caprichosa,  que vivió lejos de toda convención. Una mujer única muy adelantada a su tiempo. Yo la adoro.