""
Bienvenido al blog de Celia Seguí
RSS

domingo, 19 de marzo de 2017

El abuelo mágico ( Anécdotas)


En los años 70 no había autopistas y la Avenida de Alicante era paso obligatorio para todo vehículo que a través de la costa levantina se dirigiera hacia el sur.

Agarrados de la mano, mi abuelo mágico y yo habíamos dejado atrás la pronunciada curva que combaba la carretera al llegar al centro de la ciudad. El tráfico era escaso por aquellos tiempos y hacía un buen rato que no veíamos pasar  ningún coche. Repentinamente mi abuelo se detuvo y tiró de mi mano, metió la suya en el bolsillo de la chaqueta y sacó papel y boli. “Toma, niña, apunta lo que te voy a decir”.Levanté mi cara expectante y entusiasmada hacia él esperando que me transportara a uno de sus mundos mágicos una vez más. «Mira allá», dijo señalando la silenciosa curva al principio de la avenida. «Dentro de nada verás aparecer un coche por ahí. Apunta esta matrícula…»  Cuando acabé de escribirla permanecimos los dos quietos en silencio, la mirada fija en la curva, a la espera del milagro.  Enseguida escuchamos el ronroneo de un motor aún lejano. El coche dio la vuelta a la curva y fue agrandándose en nuestra retina a medida que se acercaba. «!Mira!», exclamó mi abuelo entusiasmado. V45206-A.  Los mismos números y letras que yo había garabateado. «¿Cómo lo haces, abuelito?», pregunté. «Soy un zahorí», contestó, como siempre que me contaba uno de sus milagros.

Ateo confeso  casado con una beata, mi abuelo mágico gustaba alardear de sus hazañas. De cómo enriqueció en tres ocasiones a sus amigos del pueblo soplándoles la quiniela que iba a salir esa semana.  Un catorce y dos plenos al quince. De la última fui yo testigo. Con una de ellas  compró un apartamento en la playa para toda la familia.

Una y otra vez le oí relatar como una noche sin luna le paró la guardia civil mientras conducía su motocicleta por  un camino de naranjos. «Baje de la moto, no lleva usted luz», le amonestaron los dos agentes. «Ustedes con carburan. Me ha alumbrado todo el camino. ¿Cómo si no hubiera llegado hasta aquí?» «Era verdad, la moto no tenía luz», me contaba, «pero yo la vi todo el camino».

Al llegar a la adolescencia me di cuenta de que había heredado sus poderes. En ocasiones yo podía predecir quién iba a aparecer por la esquina y cómo iba vestido. Lo decía en voz alta y la gente no me creía hasta que lo veían con sus propios ojos. Por la noche cerraba los ojos y en mis pensamientos volaba a la casa de alguna persona, cosa que solo podía hacer si me daban la dirección exacta aunque yo no supiera dónde estaba dicha calle. Mis amigas me hacían peticiones, yo me visualizaba entrando en la cabeza del chico  objeto de su interés  y le transmitía mentalmente  la petición de mi amiga, generalmente de tipo amoroso. Al día siguiente, en el Instituto, se cumplía.

Pasó el tiempo y no quise saber nada de los supuestos poderes, simplemente los olvidé y nunca más he querido siquiera intentarlo.

Mi niño-abuelo mágico olvidó su magia con los años y el sufrimiento. Tras sobrevivir milagrosamente a 17 infartos de miocardio murió a los 84 años «Se le ha hecho el corazón demasiado grande y ya no le cabía en el cuerpo», dijeron los médicos.

Nunca le cupo en el cuerpo, sobrevivió porque era mágico.


sábado, 11 de marzo de 2017

Mascletá teatrera


Ya en puertas de Las Fallas de Valencia, el domingo  fui a ver una de las primeras mascletás ( hay todos los días de marzo hasta el 19) con los actores de la obra "Cosas de Papá y Mamá", de Alfonso Paso, que andaban de gira y actuaban estos días en Valencia.

El vídeo de la mascletá de ese día. Los que no lo conozcáis no os perdáis el apoteósico terremoto final.



Esperando el comienzo . A la izquierda el actor José Bustos, al que podremos ver a partir de la semana que viene en la serie "Hermanas". Mi gran amigo Juan Meseguer  (La señora, Gran Reserva, Isabel, etc.)  nos recomienda no perdernos su nueva serie "La verdad" que se estrenará sobre septiembre en Telecinco (  cuando él dice que es buenísima es porque lo es), mi querida amiga Inma a la derecha.

Juan Meseguer en Isabel. Así algunos lo reconoceréis. Pedazo de actor...  de pintor y de persona!! Me siento orgullosa de él.
Nominado mejor actor de teatro , premios Ercilla 2016 y aquí recogiendo su premio al mejor actor de reparto por la serie de televisión "La señora". Le pedí una entrevista para este blog y no hay manera de que encuentre el tiempo, a ver si lo logro... 

De izquierda a derecha, Inma, la actriz y presentadora Loreto Valverde, a la que podremos ver la semana que viene en "Pasapalabras", Juan Meseguer y José Bustos, comiendo paella valenciana y arroz negro.

La gira de "Cosas de Papá y Mamá" está llegando a su fin, pero aún les quedan unos bolos. Por si os pilla por la zona, es una comedia muy divertida, si quieréis echaros unas risas os la recomiendo, los actores están genial y no es porque yo lo diga.

Reparto: María Luisa Merlo, Juan Meseguer, Loreto Valverde, José Bustos, Alberto Delgado. 


Fin de la gira. Próximas funciones confirmadas:  
San Fernando de Cádiz 18 de marzo. Barbastro, 28 de abril.  Estepona (fecha sin  confirmar).





sábado, 4 de marzo de 2017

Ciclogénesis explosiva (Sketch humor / Paridas)



Ludovica barre la acera delante de su casa en el pueblo. Maruja se acerca.

Maruja: Ludovica, preparémonos que  dicen que mañana llega la ciclogénesis explosiva.
Ludovica: (Pensativa)¿Forastera?
Maruja: Sí, hija, del Atlántico nos viene. La última vez  mi Eduardo y yo nos mojamos de arriba a abajo.
Ludovica:¿En serio?
Maruja:Empapaditos.
Ludovica: ¿ Y dónde la podemos ver?
Maruja: En casa calentitos, a través de  la ventana.


Llamando hacia dentro de la casa:

Ludovica: !Filiberto!!!!
Filiberto: (Saliendo)!Mande!
Ludovica: Maruja, dile quién viene mañana.
Maruja: La ciclogénesis explosiva.
Ludovica: Arreando a la farmacia.
Filiberto: ¿A la farmacia pa qué?

Ludovica: Porque  ver a una forastera explosiva no basta para empalmarte. 

                                                               
©2017

viernes, 24 de febrero de 2017

Back home

                                                           Playa de Gandía.

Ya hace un mes que volví a casa y estoy encantada. Es como renacer. El trabajo como profe de inglés y alemán va saliendo y todo pinta muy bien. He salido de la oscuridad a la luz y aun cuando llueve, la lluvia junto al mar se respira diferente, me da sensación de libertad. De joven me horrorizaba vivir en un lugar tan pequeño, ahora de momento no. Aún no sé si viviré aquí o en Valencia capital, lo importante es que me siento en casa otra vez. 
He cambiado esto (Viena este frío invierno):

                                           


Por esto:

Del gris al sol, mar, montañas, naranjos...
                                                                   
                                          

                                                             El puerto.

                                                         El grao de Gandía.
                                     
                                                              La playa.
                                         
                                            El marjal. Un tesoro tras la playa





                  Palacio de San Francisco de Borja en Gandía, su ciudad natal. 

                                          
                                                       El centro de la ciudad.

Gandía se halla a  3 km de  su playa. Hay tantos lugares maravillosos en los alrededores para ir a comer junto al mar o en las montañas, hacer senderismo... Sinceramente, no echo nada de menos vivir en Viena :).  Me paro en la acera,  levanto la cara al sol y ahí me quedo un rato, como si estuviera loca. Aún se me escapan expresiones en alemán y dicen que tengo pinta de guiri ( no por el vestir, debe ser algo intangible...)

A raíz del post en el que dije que me volvía a España me han contactado personas que viven en Viena desde hace tiempo  y son infelices allí pero que no se atreven a dar el paso. Yo os animo. Si uno no se siente bien nada puede ir bien y al contrario.

viernes, 17 de febrero de 2017

Pretérito "imperfecto" (Sketch humor/Paridas)



Un chico atractivo de unos treinta y tantos toma una copa en la barra de un pub. En la esquina izquierda descubre a una chica guapa que sola toma un refresco  sentada a una mesa. Coge su copa y se acerca a ella.

—Hola, ¿cómo estás?
(Ella alza la cabeza hacia él).

—Sentada.
—Ya veo que estás sentada.
—¿Entonces para qué preguntas?

(El chico queda parado pero insiste).

—Me preguntaba si me puedo sentar contigo.
—¿Te preguntabas o te preguntas?
—Disculpa, me pregunto, me pregunto. ¿Puedo sentarme contigo?
—¿Tu qué crees?
—Jeje. (Se sienta).
—¿Por qué te sientas?
—Has dicho que podía, ¿no?
—Tú flipas. ¿Cuándo he dicho yo eso?
—Bueno, disculpa. Ya me voy. (Hace amago de levantarse pero ella lo coge del brazo impidiéndoselo).
—¿¿Te vas?? ¿Entonces por qué has venido?
—Porque me has parecido una chica guapa.
—¿Te he parecido o te  parezco?
—Me pareces…
—¿Te parezco o soy?
—Eres… Pero…
—¿Pero? ¿Ya empiezas a ponerme peros?
—Oye, yo no… Dejémoslo, ¿vale?
—¿Cómo que vale? No me conoces, te sientas, me pones peros y ¿luego lo dejas? ¿¿Y ya está??
—¡Yo no te he puesto peros!
—¡Sí lo has hecho!
—¿Cuándo?
—Has dicho que soy guapa pero…
—No me has dejado acabar…
—Ni falta que hace. “Pero” indica oposición, contrariedad. Soy guapa pero qué, ¿eh? ¿¿¿Pero qué??? ¡Acaba, cobarde!
—Oye ya está bien. Me piro. (Se levanta).
—Te piras, te piras, me das ilusiones y luego te piras, muy bonito. Sois todos iguales.
—Eres tú quien nos espanta, tía.
—(llorando histérica) Joder, joder, no puedo más, ¡ahora me llamas espantosa! ¡Eres cruel;  infame!
—(Se sienta) Oye, no llores, por Dios, no puedo ver llorar a una mujer. No era mi intención, yo no quería hacerte daño.
—(Para el llanto en seco y lo mira) ¿No querías o no quieres?
—(Nervioso) No quiero.
—¿Entonces por qué lo haces?
—¿Hacer qué?
—Herirme ( lloriquea).
—Yo no te hiero, yo no te he hecho nada, eres tú quien…
—(Para el llanto en seco y lo mira) ¿Entonces por qué lloro?
—No tengo ni idea.
—Lo ves, sois todos unos insensibles (llora).
—Venga, por favor, no llores más ( la coge por los hombros).
—¡No me toques! ¡¿Cómo te atreves?!
—Perdón yo no quería…
—¿No querías o no quieres?
—¡No quiero, joder!
—¡Lo ves! ¡No quieres! ¡No quieres joder, no quieres joder! O Dios, ¿Por qué , por qué no quieres joder? (Llora).
—¿Joder? !Sí , eso sí, eso es justo lo que quería, joder!
—(Para de llorar en seco) ¿Lo que querías o lo que quieres?
—!¡Lo que quiero!!
—(Sonríe) ¿Por qué has tardado tanto?
—¿Qué?
(Se levanta, lo coge del brazo e inician el mutis).

—Cómo me has hecho sufrir, mamón… Qué delicia de hombre... (Mueve la cabeza mientras sonríe placenteramente).
                                                      

                                                                       ©2017
 

domingo, 12 de febrero de 2017

Lo normal es ser bohemio


A—Tú eres una bohemia.
B—Yo no soy bohemia.
A—Sí lo eres. Lo has sido siempre.
B—¿Por qué dices eso?
A—Siempre vives  la vida a tu manera. Tienes que sentar la cabeza.
B—Si lo hago me suicidaré.

25 años después:

C-Es que tú eres muy bohemia.
B-Bueno, igual me llaman pija que bohemia sin ser ninguna de las dos cosas.
C- Sí lo eres. Eres una bohemia. Vives de una forma muy arriesgada.
B-¿Qué es vivir si no?
C- Creo que “A” está hasta los huevos. Son muchos años haciendo lo mismo, creo que está saturado.
B- ¿Lo ves? Y tú me llamas bohemia cuando en realidad lo mío sería lo normal.
C-Lo tuyo es muy arriesgado.
B-Lo de todos es muy arriesgado solo que algunos lo asumimos y  otros no.
C-Bueno, yo me monté un negocio y estuvo a punto de irme muy mal, me hubiera podido hundir. Pero al final todo ha salido bien.
B-Ha salido bien el negocio pero ¿y tu vida? ¿Cómo sabes cómo hubiera devenido todo de ser de otra manera? A veces lo que parecen tragedias son bendiciones y al contrario. La verdad es que no sabemos nada de nada.
C-Bueno, pero ahora me siento seguro.
B- Es lo que yo nunca he asumido la seguridad. La naturaleza del ser humano es nómada, en realidad todos vais  contra natura e intentáis sentarnos la cabeza a los que vivimos según sentimos. ¿Estáis locos?
C-Tú has sufrido mucho, demasiado.
B- Cierto, pero de haber sido de otro modo me hubiera suicidado. No concibo una vida entera, treinta, cuarenta, cincuenta años con el mismo trabajo, en el mismo sitio, la misma gente,  todo siempre igual, me horroriza la idea…
C-Visto así tienes razón.
B-No sé cómo lo aguantáis.
C-Es lo normal.
B-No lo es. Es un lavado de cerebro.
C-Quizá tengas razón.
B-En cuanto veis que algo se rompe intentáis enmendarlo en lugar de dejar que se derrumbe y construir algo nuevo.
C-Sí, es más cómodo así.
B-¿Cómo puede alguien en su sano juicio vivir según las convenciones sociales? Es de locos.
C-Es lo normal.
B- No puedo con lo “normal”. “Virgencita que me quede como estoy”; “prefiero malo conocido que bueno por conocer”, como me dijiste el otro día.
C-Es que yo soy feliz así.
B-Genial, pero a mí no me basta. Me moriría.
C-Lo sé. (Sonríe).
B-Me alegro de que finalmente aun no entendiéndonos nos respetemos. (Sonrío).

sábado, 14 de enero de 2017

Despidiéndome de Austria- Recuerdos


Cada día que pasa es una despedida, de un amigo, de una calle... 
Me quedo con los buenos momentos y la belleza de este país.

     La Weinstraße o calle del vino en Steirmarkt o Estiria en español. Mi zona favorita de vacaciones. Es la toscana austriaca, solo que bastante más bella. En agosto apenas hay turistas.



Con algunas de mis amistades en la bonita fiesta sorpresa que me organizó mi marido por mi 50 cumpleaños el año pasado.

Visita de mis amigos de Madrid en 2015. En un Heuriger (tabernas típicas situadas generalmente entre los viñedos que rodean Viena). Esta es una de mis favoritas con una preciosa vista al Danubio y la ciudad.



Otro de mis Heuriger favoritos, con otro amigo de Madrid y mi marido en 2014.

El Danubio en otra de mis zonas favoritas: el Wachau.


Detesto disfrazarme pero era el cumpleaños de una buena amiga y esta vez tocaba.
Como no tenía nada me puse un traje de noche y una peluca que me dejaron. Mis amigos austriacos se lo curraron más. Muchas casas austriacas tienen un Keller o sótano muy acogedor donde tienen una bodega, billar, dardos. Un lugar ideal para cenar con los amigos. Aquí en uno de estos Keller.


Bye  bye Wien (Viena).
Me duele el corazón.




martes, 27 de diciembre de 2016

Sigo en pausa pero adiós Austria.



Os visito ocasionalmente, os dejo de visitar. Desde hace bastantes meses apenas estoy.

El motivo es que estoy en un cambio vital. Estoy cambiando de piel, de pensamiento, eliminando conceptos que ya no me sirven. Es un proceso lento e importante. 

Me voy de Austria. Vuelvo a España. Ni siquiera sé cómo voy a llamar este blog ni si voy a seguir con él o a abrir otro que se adapte más a mi nueva situación.

Este es un país bellísimo. He conocido a gente estupenda. He hecho unas pocas amistades que supongo serán para toda la vida. Ha sido una experiencia transformadora para mí.

Los austriacos, salvo un par de excepciones como en todas partes, han sido siempre agradables conmigo. Me he sentido muy bien tratada. 


Muchos españoles y personas de todas partes del mundo son felices en Viena. Es una ciudad que siempre amaré. Pero yo no he sido feliz aquí por un montón de circunstancias personales.

Hay cosas que yo no soporto: no me importa el frío, hasta me gusta. Me gusta  sentir las estaciones del año. Pero no soporto el gris casi eterno sobre el cielo, y eso que en los últimos años el clima está cambiando. Me gusta la lluvia, pero no soporto abrir los ojos y ver la niebla sobre la ciudad un día tras otro. A las 16.30 se acabó la luz, es noche cerrada.  Y así de cerrada es la sociedad.

Todo aquí está reglamentado, desde la quedada con los amigos austriacos, de lo cual ya hablé en otro post, hasta la menor mierda.

No soporto ver películas de amor donde los amantes se hablan de usted mientras se dicen que se aman y solo al día siguiente se atreven a hablarse de "tú". No lo soporto porque es así como es la sociedad en Austria y Alemania, que es de donde vienen los doblajes. No soporto más ver a padres que dan la mano a sus hijos en lugar de darles un abrazo o un beso, o las dos cosas (en las generaciones más jóvenes esto, gracias a Dios, está cambiando). No soporto tener que hablar de usted a niños de 18 años porque son mayores de edad. No soporto la falta de comunicación general.  No soporto más la sociedad del "bienestar" ni aquí ni en ningún sitio, porque produce seres alienados.

Me fui de España porque no soportaba el ambiente político, ni la mala educación en la época del boom, ahora desconozco cómo es. Pero prefiero lo que conocí a lo que conozco aquí porque esta sociedad me resulta asfixiante.

Añoro oír  por el patio de luces el típico: "!Mari, saca la tortilla!" Os parecerá una estupidez. Yo soy amante del silencio pero cuando llevas siete años de silencio absoluto te suena más a muerte que a otra cosa.


Me voy al sol, me voy al mar, me voy al bullicio, aunque muchas veces me joda. Me voy a oír y hablar mi lengua. Me voy a un lugar donde me reconozca mejor que en este a sabiendas de que no hay nada perfecto y de que soy yo la que se tiene que sentir bien consigo misma. Solo que intuyo que en "casa" me será más fácil.

Dentro de unas semanas me vuelvo a casa, no sin antes dar las gracias a las gentes de este bello país por haberme acogido tan bien. Pero yo no pertenezco a aquí. No fue un error, no existen los errores solo las experiencias y esta ha sido una de las experiencias más importantes e iluminadoras de mi vida.


No me despido de Viena, solo le digo Dankeschön und Aufwiedersehen. Volveré, pero no con lágrimas sino con una sonrisa en la boca.


lunes, 28 de noviembre de 2016

Pausa larga


Aunque ya hace tiempo que no estoy del todo esta vez sí voy a hacer una pausa larga de varios meses, supongo.
Os visitaré cuando pueda.
Besos y gracias.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Tragedia de Mayerling: La misteriosa muerte del hijo de Sisi ( Vivir en Austria)

La condesa Marie Larisch, sobrina favorita de Sisi hasta el día en que  ésta se enteró de su papel de alcahueta entre el principe Rudolf y su joven amante de diecisiete años, Mary Vetsera,  en su autobiografía "My life" cuenta el desarrollo de la  relación entre los amantes y las horas previas al trágico suceso que aconteció en el coto de caza de Mayerling, pequeña ciudad en las inmediaciones de Viena.

Días antes del suceso, el principe visitó a su prima en el Grand Hotel de Viena:
"Oh, estoy tan cansado de la vida —dijo—. Ojalá tuviera el carácter y la independencia suficientes para escapar a las intrigas de la corte. No somos más que despreciables marionetas. Nos disfrazamos para satisfacer a la gente. No nos atrevemos a ser naturales. !Oh, Dios, ¿por qué nací?! Sólo soy una pobre criatura maldita por los pecados de sus padres ... Quizá soy poco inteligente al despreciar el amor de esta pequeña criatura (Mary). Ella me quiere. He conocido mujeres mucho más hermosas pero ninguna con un corazón tan fiel".

Rudolf estaba infelizmente casado con Estefanie de Bélgica, una mujer fría y calculadora y tenía una hija pequeña, Erzi, conocida años más tarde como la archiduquesa roja.


               A la izquierda Larisch , a la derecha Vetsera días antes de la la tragedia.

La relación entre Rudolf y la joven Mary Vetsera se afianza. Esta le confiesa a Marie Larisch: 

"!Stefanie hace la vida de Rudolf tan miserable! No le entiende y en lugar de ayudarle lo hunde. Rudolf es tan desafortunado. Todo el mundo está en contra suya. Ojalá siempre pudiera estar junto a él. Pero si vienen problemas, jamás le abandonaré."

Un día antes su muerte el principe heredero volvió a visitar a su prima en el Grand Hotel de Viena. Esta conversación , que resumo, puede encerrar la clave de la tragedia.

"Es necesario que hable a solas con Mary, tienes que traerla al Hofburg (Palacio real). Estoy en grave peligro... Coge esta cajita y ponla a buen recaudo. Nadie debe encontrarla. Se la darás a la persona que te diga estas cuatro letras R.I.U.O. Debo hablar con Mary, solo así quizá pueda salvarme de la amenaza que se cierne sobre mí." "¿Tiene el problema que ver con tu mujer?", pregunta Marie Larisch. "¿Con mi mujer??? Eso son solo problemas domésticos. Mi amenaza es política." "Habla pues con tu padre", dice Marie.  "Si confío en el emperador , firmaré mi sentencia de muerte", afirma él.

Siguiendo las instrucciones de Rudolf, Marie lleva a Mary de compras y después una fiaca las acerca al palacio real donde las espera una persona que las guía secretamente por los tejados de palacio hasta las habitaciones de Rudolf. Marie, preocupada por su delicada posición en esta relación, le pide a Rudolf que sea breve, tiene que devolver a Mary cuanto antes a su casa. Al poco Rudolf sale y le dice  a su prima que tiene que volver sin Mary ya que ésta ya no se encuentra en Palacio.


Mary Vetsera.

Al día siguiente, la mañana del 30 de enero de 1889 los amantes fueron descubiertos muertos, con un tiro en la cabeza en el dormitorio del coto de caza del principe en Mayerling. Se dijo que fue un pacto suicida. El principe supuestamente disparó primero a su amante y luego permaneció un tiempo sentado sobre sus rodillas hasta dispararse él mismo.

Al parecer el emperador Francisco José y su hijo habían tenido una discusión en la que el primero urgía a su hijo a poner fin a la relación.

Sin embargo, un amigo  de Rudolf confesó las tendencias liberales del principe heredero, quien con nombre falso escribía artículos en los periódicos en contra del régimen autoritario de su padre. Algunos piensan que no se trató de un suicidio sino de un asesinato para dar fin a un supuesto complot por parte de Rudolf para deponer a su padre.


Rudolf en su lecho de muerte.

Esa misma noche, aprovechando la oscuridad, el cadáver de Mary Vetsera fue sentado en un carruaje, como si estuviera viva y trasladada en secreto a un convento donde fue enterrada en secreto.

En 1992  la tumba de Mary fue profanada y  su restos mortales  robados. Cuando la policía los encontró fueron examinados para asegurarse de que se trataba del cadáver de Mary. No se encontró evidencia alguna de que el cráneo hubiera sido atravesado por una bala, al parecer fue golpeado varias veces hasta provocarle la muerte. A la vez se hizo un examen del cadáver de Rudolf, su cuerpo asimismo había sido golpeado antes de los disparos que le causaron la muerte. Las seis balas disparadas no pertenecían a su revólver personal. Existen dos teorías: Rudolf y Mary tuvieron una fuerte pelea, él la golpeó hasta matarla y luego se dio muerte o una tercera persona mató a Mary a golpes y luego disparó contra el principe heredero.
Esta última era la teoría que defendía la  última emperatriz de Austria,  Zita, confidente del emperador Francisco José.
En todo caso, esto no demuestra nada. Rudolf era una persona con una personalidad frágil, adicto a la morfina a causa de dolores físicos. Quizá se volvió loco y mató a su amante en una pelea.

Recientemente se encontraron las cartas de despedida de Vetsera hacia su madre y hermana en las que aclaraba que por la imposibilidad de su amor, ambos decidían irses juntos. "Querida madre, discúlpame por lo que he hecho..."




A raíz de la muerte de su hijo, la emperatriz Elisabeth dejó de hablarse con su sobrina favorita: Marie Larisch. Vistaba cada noche la tumba de su hijo con el fin de que su espíritu le hablara. Vistió de negro el resto de su vida y huyó de la corte vienesa para siempre a través de sus múltiples viajes.



                             Vestido de duelo de la emperatriz Elisabeth, quien mantenía una relación distante y desconfiada hacia su hijo, un alma muy parecida a la suya.

Personalmente siento empatía hacia Rudolf, un ser con un alma sensible y artística como la de su madre ( he visto dibujos suyos artísticos y tiernos, de cuando era niño). Un hombre que vivió condenado a vivir en un ambiente contrario a su alma, con unos padres que le ignoraron por distintos motivos desde su más tierna niñez.

Visité la tumba de Vetsera en Mayerling así como el coto de caza que hoy está reformado y tiene poco que ver con lo que fue. 





                               Mi teoría es: Rudolf se sentía encerrado por su matrimonio, culpable por el complot contra su padre, desesperado y sin salida. Y él y su amante en un acto de locura decidieron abandonar este mundo.

martes, 8 de noviembre de 2016

Terror al volante (Anécdotas)


(Yo soy la excepción que confirma la regla, según las estadísticas del dibujo arriba).

1-  Viernes: el coche no arranca. Llamo al mecánico: "Vicente, el coche no arranca, ¿puedes venir?"
( Era la batería).
Sábado: el coche no arranca. "Vicente , el coche no arranca, ¿puedes venir?" " Celia, joder, ¿pero qué haces?"

Viernes siguiente: el coche no arranca. 
Vicente viene.
Sábado: Vicente vuelve a venir.

Bis, bis, bis, varios fines de semana.
Vicente: "Bueno, ya está bien, dime qué haces antes de salir del coche."
"Bajo este espejito y miro si aún iba bien de maquillaje". "Celia, ese espejo está bajado. ! Te estás dejando la luz encendida!"

2- Aparco debajo de casa de una amiga. En el balcón me pregunta dónde he aparcado. "Justo a la entrada de tu casa". "Pues no está." "!Dios mío, me han robado el coche!" "Tranquila, lo habrás aparcado en otro sitio". Miramos. El coche fantástico ha viajado solito hasta la siguiente calle atravesando una calle transversal. "¿No le has puesto el freno de mano." "Para qué, si no hay pendiente."

3.Recojo a una amiga de casa. Doy marcha atrás a lo Fittipaldi (además soy chula al volante) y me llevo el coche de atrás por delante. Dueña del coche: "!Dios mío, y mañana tengo que ir a una boda!" "Tranquila, el taller te dará otro, además lo paga mi seguro."

4.Ligues copiloto, agarrados con ambas manos al asiento. "¿Qué tal? ¿Vas bien?" "Muy emocionante" (Todos la misma respuesta).

5.Una amiga y yo ligamos con dos alemanes moteros guapísimos en una discoteca. Propongo que me sigan con sus motos a otra discoteca. "!Dios mío! !Creo que esta calle la cambiaron de dirección hace como veinte años! !Dirección prohibida!" Ñiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii (frenazo impulsivo). Booommmmmmmmmm (dos alemanes saltando por lo aires). "I´m sorry, I´m sorry!!!!!", grito saliendo del coche. "Don´t worry, don´t worry", los alemanes, humillados, se levantan del suelo.

Al día siguiente vuelvo al garaje:


Vicente: "Celia, ¿otra vez? — iba todas las semanas—. Este coche ya no tiene solución, está hecho polvo. " "Sí, hombre, vuelve a ponerme la matrícula con un alambre y eso de ahí... ¿no me lo puedes pegar con pegamento?" 

6.Salgo, miro por el retrovisor, no viene nadie. Boommmmmm. Una furgoneta que también salía desde la otra acera y yo nos la damos. La furgoneta está hundida. Mi coche ya da igual porque ya lo estaba. Hombre: "¿Y ahora de quién es la culpa?" "Pues no lo sé." "Hombre, como tu coche está hecho polvo y mi furgoneta es nueva, ¿te importa que lo pague tu seguro?" "No, hombre, para eso estamos."

Carta del seguro:
"Estimada señora Seguí:
Dada la cantidad inusual de siniestros en la que se ha visto usted envuelta en tan pocos meses, lamentándolo mucho nos vemos obligados a cancelar su seguro..."

"!Socorro, Pablo, socorro!", le digo al de la gestoría. "!Me han quitado el seguro, ¿ahora qué hago?"  "Tú tranquila mujer , te lo hacemos con otra compañía."


Mi coche murió un día, de resquemor, atravesando una pequeña ciudad valenciana, le salía humo hasta de las orejas. Yo me bajé y alerté al personal: "!Todos atrás, todos atrás, mi coche va a estallar, llamen a los bomberos!". Ni mi coche estalló ni nadie llamó a los bomberos. Alguien me ayudó a llevarlo al cementerio.
Soy de las hijas de puta que no pasan de 80 y acumulan una fila de coches pitando detrás porque además no adelanto hasta que no veo que a dos kilómetros no viene nadie. Eso sí, cuando me encuentro a uno como yo por la carretera y voy de copiloto lo pongo a parir y hasta le saco el dedo.

Por eso mismo me retiré de las carreteras en el 2000... pero al loro, que amenazo con volver...


jueves, 3 de noviembre de 2016

Recitando a Doña Rosita ( Audio)



Como últimamente no tengo cabeza para nada me ha dado por volver a mis orígenes e interpretar papeles en casa. Para quien le apetezca , recito uno de mis favoritos de la obra de teatro "Doña Rosita la soltera" , de Federico García Lorca (uno de los tres que preparé para las pruebas de ingreso en la Escuela Superior de Arte Dramático hace siglos). Como lo digo de memoria y hacía tanto tiempo que no lo recitaba he tergiversado un par de palabras.
Música de fondo: "Following a bird" de Ezio Bosso.
(El sonido sin auriculares deja mucho que desear).

Doña Rosita lleva treina años esperando vanamente la vuelta de su novio a sabiendas de que se casó en América con otra mujer. Sin embargo ella sigue recibiendo sus cartas y autoengañándose. En este monólogo, Doña Rosita se sincera ante su tía.


sábado, 29 de octubre de 2016

El circo de Ryanair (Anécdotas)




Normalmente cojo un vuelo directo de Viena a Valencia con Air Berlin pero en esa ocasión, hace ya unos años, cogí un vuelo Bratislava Alicante con Ryanair. Todo un circo:

Sentada en la salida de emergencia una azafata mandona y con muy mala  leche pide silencio, se dirige a mí y me pide que explique qué tengo que hacer para abrir la puerta de emergencia si el avión se estrella. "Oiga, a mí no me acojone", le digo con todo el mundo mirando. A la chica que iba a mi lado la largó a otro asiento por no saber hablar ni español ni inglés. 

Acto seguido nos dice que la azafata Brigitte se despide de la compañía y nos pide un aplauso para ella.

Ya en el aire suena por megafonía el toque de clarín de las corridas de toros: "Tiiiiii, tiri, tiri, tiri, titi, titi, titi", tras el cual un auxiliar de vuelo exclama: "!Señoras y señores, ¿les gusta el bingo?! Pues bien, !ahora tienen la oportunidad de jugar en el aire! Compren ustedes las papeletas y con una monedita rasquen :RACARACARAC", dice. "!Rasquen, señores, rasquen RACARARARAC!"

Al rato: "Señoras y señores, ahorren ustedes comprando nuestras tarjetas. Por solo nueve euros podrán hablar ustedes con su familia, novio, novia, mujer, marido.... ¿Y por qué no con su amante???".

Al iniciar el aterrizaje anuncia que van a apagar las luces del avión y con voz fantasmagórica exclama: "Y ahoraaaaaaa, vamos a quedarnos en la OSCURIDAAAAAAAAADDDD, AGGGGG".

El vuelo más surrealista de mi vida.



miércoles, 26 de octubre de 2016

Los extraños visitantes ( Fenómeno Paranormal)




Semiconsciente, sudorosa y con la pierna amputada mi abuela vivía sus últimos agónicos momentos en la cama del hospital. A su lado, mi madre, llorando, alzó la cara y rogó a los hermanos ya fallecidos de su madre que vinieran por ella y  la libraran de tamaño tormento. Al poco la venció el sueño. Una breve cabezada y al abrir los ojos mi abuela se había ido. Eran las cuatro de la madrugada.

A las cuatro de la madrugada mis dos hermanos dormían en un séptimo piso a cuatro manzanas del hospital. Los despertó el timbre del portero automático. Pensando que mi madre venía a comunicarles el fallecimiento de mi abuela corrieron los dos a la puerta.

—¿Quién es?
—Somos los de Játiva. Hemos venido a ver a la abuelita. ¿En qué habitación está? —preguntó una voz de mujer.
—En las 201.
—Gracias.

Los de Játiva, ciudad natal de mi abuela, no aparecieron por el hospital. De hecho, la muerte de mi abuela fue comunicada al resto de la familia sobre las seis de la mañana. Al día siguiente en el entierro se le preguntó a toda la familia que había venido de Játiva si alguien había acudido a nuestra casa a las cuatro de la madrugada.  «¿Cómo? Si no sabíamos nada, ¿a santo de qué íbamos a venir a esas horas?»

Nunca supimos quién llamó buscando a mi abuela exactamente a la hora de su muerte.

(Esta historia es real, la  recordamos en este último viaje que he hecho a Valencia. Yo soy agnóstica, pero para quien no lo haya leído y le interese, aquí dejo el enlace de un fenómeno horroroso que me pasó a mí personalmente (pinchar enlace): LAS TRES NOCHES DE TERROR QUE CAMBIARON MI VIDA)

domingo, 16 de octubre de 2016

Por el amor de la amistad 2.0 , vuelvo



No puedo irme.
No puedo ni quiero.


Por ti, que hoy me has escrito comunicándome tu gran dolor y diciéndome que me parecera raro pero me quieres. Que no te parezca raro, yo también te quiero y estoy contigo en tu dolor.

Por esa personita que un día me mandó un email diciéndome que me sentía muy cercana y quería confesarme algo muy privado y lo hizo. Espero que sepas quién eres, tú y yo hablamos muy a menudo, casi a diario en algunos periodos.

Por mi gran amigo que siempre está ahí escuchando mis quejas y mi dolor;aconsejándome para que no me vaya a la mierda. Y perdonándome en las peleas.

Por el galleguiño, no bloguero, que un día me escribió contándome su inmenso drama y pidiendo ayuda, y que cuando me despedí de este blog me escribió un hermoso email animándome él a mí.

Por la maravillosa y gran actriz argentina que casi cada semana me manda su amor , y por nuestras charlas sobre nuestros dolores, sin habernos visto nunca.

Por todos vosotros, que me animáis, me mandáis vuestra comprensión y no me juzgáis, a pesar de mi pesadez últimamente con tanto dramatismo y negativismo, me quedo.

No sé cuánto postearé, ni si podré escribir dadas mis múltiples dificultades ahora mismo. No sé si os podré visitar a diario, no creo. Pero este blog queda abierto. Se actualizará cuando me apetezca y tenga ganas. Y os visitaré y comentaré del mismo modo, cuando tenga tiempo y esté de humor.Pero yo de aquí no me voy.

Es un mundo virtual, sí. Pero lleno de gente maravillosa y no necesito verles las caras para saber que lo son. Espero, eso sí, alguna vez veros en persona y abrazaros.

Y ahora me voy  a España una semana. A intentar reflexionar para encontrar un camino en la oscuridad que me rodea. No sé cómo estaré cuando vuelva, quizá peor, quizá mejor. Pero igual. A vosotros no quiero perderos.

Os quiero mogollón y no siento más que un inmenso agradecimiento.


Besos.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Adiós

El lunes me voy a España , pero no es eso.
Llevo tiempo pensándolo. A lo mejor en breve me arrepiento y a lo mejor no.
He decidido cerrar el blog por ahora. Creo que lo necesito.
Quizá en un futuro no muy lejano, me abra un blog anónimo, donde solo vengan mis amigos blogueros y donde postee todas las chorradas que me apetezca sin tema alguno. No diré quién soy, pero es muy probable que si nos reencontramos me reconozcáis. De momento no me siento con fuerzas para seguir con este.
Es lo que siento ahora. Quizás cambie de opinión.
Mil gracias a todos por todo lo que me habéis dado, que ha sido muchísimo.
Espero reencontraros en algún momento.

Un beso muy grande.

Celia

Hannes el superlargo II ( Crónicas vienesas)


Extrañada, le pregunto a Hannes "el súper largo" por la utilidad de dos inmensos peucos de espuma ennegrecida y maloliente que ha depositado sobre la mesa del local. Son sus zapatillas de andar por casa , me dice. Sus dos metros diecisiete de estatura le dificultan encontrar zapatillas a su medida. De modo que cuando necesita unas "nuevas" se va al rastro , se compra unos patines de hielo y  tras extraer la espuma de su interior se deshace de ellos arrojándolos al contenedor más próximo.

Dentro de un pequeño recipiente de metal plateado arde una vela. Hannes la mira fijamente. Una joven camarera se acerca y nos pregunta qué vamos a tomar. Él se la queda mirando, después vuelve su atención hacia la vela y le dice: "No queremos esta vela aquí, por favor, llévatela". Oh, no, pienso... Pero la chica accede amablemente, sus mejillas se encienden, las manos le tiemblan, dubitativa da un paso hacia nosotros pero no se atreve a soltarla , finalmente sujetando el recipiente con los brazos extendidos corre hacia la barra. 

Al rato vuelve con nuestras bebidas: "La vela quemaba, ¿eh?".  "Mucho", contesta la chica con timidez. "No entiendo por qué no la has soltado,  hubiera sido lo lógico..."

Hannes propone que vayamos a un local cercano donde a las siete en punto los clientes se enzarzan en una guerra lanzándose unos a otros los posavasos.

Mientras tomamos una cerveza en la barra,   nos percatamos de  que  sonríe seductoramente a   una mujer que se halla sentada junto a su pareja en una mesa próxima. El juego de miradas entre los dos prosigue durante un tiempo, hasta que la mujer se levanta y se acerca. "Hola. Te invito a tomar algo", le dice. "Ahora no puedo, estoy con mi marido". Coge el agua que ha pedido, le guiña un ojo y vuelve con su marido.

Poco después la pareja se dispone a abandonar el local, al pasar por nuestro lado, nuestro amigo y la mujer se miran y sonríen. Las bebidas se han acabado y Hannes  pide a la camarera que ponga cuatro más. "Cuatro no, tres", rectifica  el mariden. "No, cuatro. Va a volver...".

A los pocos segundos la mujer entra , se acerca  provocativa a Hannes y le coge por los hombros. Había mandado al marido a casa con el pretexto de volver al baño.